232 Poemas de amor 

Comparte:
YA NO HAY GRISES

Ya no hay grises,
no puedo ni siquiera intuirlos.

No sé el cómo ni el porqué,
pero si cuando los perdí.

Tu luz borró las sombras de mi mundo,
y ahora estoy aprendiendo de nuevo a vivir.

Ya no hay más grises,
y todo ello es gracias a tí.

El solo hecho de saber que existes,
me hace ser más feliz.

Y aunque aún no conozcas quién soy,
yo ya te he regalado todo mi corazón.

Autor del poema: George Pellicer
(Colaborador de Yavendrás)

77.36%

votos positivos

Votos totales: 53

Comparte:
YO ME MUERO DE AMOR, QUE NO SABÍA...

Yo me muero de amor, que no sabía,
aunque diestro en amar cosas del suelo,
que no pensaba yo que amor del cielo
con tal rigor las almas encendía.

Si llama la moral filosofía
deseo de hermosura a amor, recelo
que con mayores ansias me desvelo
cuanto es más alta la belleza mía.

Amé en la tierra vil, ¡qué necio amante!
¡Oh luz del alma, habiendo de buscaros,
qué tiempo que perdí como ignorante!

Mas yo os prometo agora de pagaros
con mil siglos de amor cualquiera instante
que por amarme a mí dejé de amaros.

Autor del poema: Lope de Vega

77.06%

votos positivos

Votos totales: 327

Comparte:
AMOR

Un deseo constante de alegría;
una urgencia perenne de lamento
y el corazón, campana sobre el viento
estrenando badajas de elegía.

Morir mil veces en un solo día
y otras tantas quemar el pensamiento
en la resurrección, que es el tormento
de pensar en la próxima agonía.

Ver en pupilas de mujer un llanto
y sorprenderlo convertido en canto
al soñar en un niño que lo vierte.

Esto es amor, candela estremecida
empujando la noche de la vida
hacia la madrugada de la muerte.

Autor del poema: Carlos Castro Saavedra

76.94%

votos positivos

Votos totales: 490

Comparte:
EL QUERER

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

Me he enamorado de ti
y es enfermedad tan mala,
que ni la muerte la cura,
¡bien lo saben los que aman!

Loco me pongo si escucho
el ruido de tu charla,
y el contacto de tu mano
me da la vida y me mata.

Yo quisiera ser el aire
que toda entera te abraza,
yo quisiera ser la sangre
que corre por tus entrañas.

Son las líneas de tu cuerpo
el modelo de mis ansias,
el camino de mis besos
y el imán de mis miradas.

Siento al ceñir tu cintura
una duda que me mata
que quisiera en un abrazo
todo tu cuerpo y tu alma.

Estoy enfermo de ti,
de curar no hay esperanza,
que en la sed de este amor loco
tu eres mi sed y mi agua.

Maldita sea la hora
en que contemplé tu cara,
en que vi tus ojos negros
y besé tus labios grana.

Maldita sea la sed
y maldita sea el agua,
maldito sea el veneno
que envenena y que no mata.

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

Autor del poema: Manuel Machado

76.87%

votos positivos

Votos totales: 2611

Desde el 21 hasta el 24 de un total de 232 Poemas de amor

¿Sabes lo que es un soneto? Te lo explicamos con ejemplos.

Añade tus comentarios