24 Poemas a la madre 

Comparte:
¡MADRE MIA!

Cuando los ojos a la vida abría,
al comenzar mi terrenal carrera,
la hermosa luz que vi por vez primera
fue la luz de tus ojos, ¡madre mía!.

Y hoy que, siguiendo mi escarpada vía,
espesas sombras hallo por doquiera,
la luz de tu mirada placentera
ilumina mi senda todavía.

Mírame, ¡oh madre!, en la postrera hora,
cuando a las sombras de mi noche oscura
avance ya con vacilante paso.

Quiero que el sol que iluminó mi aurora
sea el mismo sol que con su lumbre pura
desvanezca las brumas de mi ocaso.

Autor del poema: Rafael Escobar Roa

78.28%

votos positivos

Comparte:
TEJEDORA

Bordas laureles, claras contraseñas
en la mañana llena de semillas,
y crecen tus puntadas amarillas
como flores redondas y pequeñas.

Dulces son tus tareas hogareñas
y los pañales, sobre tus rodillas,
son palomas ajadas y sencillas
que te anuncian el hijo con que sueñas.

Tejes la vida, tejes el futuro
y tu sombra se inclina sobre el muro
como sombra de rama que florece,

mientras la luz, la sangre de la aurora,
asciende por el hilo, tejedora,
y en mis ojos nocturnos amanece.

Autor del poema: Carlos Castro Saavedra

77.61%

votos positivos

Comparte:
CANTO DE LOS 5 ELEMENTOS

A ti mujer de años luz,
a ti mujer de años mil.
Tu luz, tu sombra, tu esfuerzo, tu paciencia.
Años luz colmadas de inocencia, tierra.
Consejo, sabiduría, ganas de vivir, agua.
No hay nadie como tú, única en tu género, certera, viento.
Como un fiero ser en defensa tus críos, libre, tolerante, fuego.
Cuantas noches de desvelo, de lunas interminables, madre
El amor que nunca traiciona, transparente, viene de ti.
A ti mujer de segundos, minutos,
a ti mujer de años luz.

Autor del poema: Sergio Rambla Márquez

77.12%

votos positivos

Comparte:
MADRE

Todo lo que hay de triste sobre el mundo
en tu espíritu, madre, resumiste,
por que no se dijera que lo triste
no es, además de místico, fecundo

A tu intenso mirar meditabundo
tal emoción de transparencia diste,
como para explicar por qué; coexiste
lo diáfano, en el mar, con lo profundo.

Y hay tal valor en tu actitud sumisa
tal ilusión en tu palabra lenta,
y tanta austeridad en tu sonrisa.

porque la humanidad se diera cuenta
de por qué; se estremece ante la brisa
el bambú que resiste a la tormenta.

Autor del poema: Juan Lozano y Lozano

76.75%

votos positivos

Desde el 9 hasta el 12 de un total de 24 Poemas a la madre

Añade tus comentarios