POEMAS CHISTOSOS

Ir a Comentarios
El orden mostrado es por puntuación.
Puedes modificarlo según los criterios:
Compartir:


Para lucirla por la calle, hermosa.
Y para convivir, la razonable
belleza que Lucrecio aconsejaba.
Pero para la cama más bien fea.

La hermosa y casi hermosa se te tienden
en el lecho y esperan muy seguras
el rápido homenaje que merecen.
Mas son algo pasivas. Y con límites.

La chica más bien fea, sin embargo,
agradece el haber sido elegida
entre otras de más bellas. Participa
con mayor entusiasmo en el amor.

La oscuridad ambiente la sitúa
en plano de igualdad ante la estética.
Y un ciego guía a un ciego, mas los dos
-los cuerpos- hallan juntos sus caminos.

Y deja hacer y accede de buen grado
a cuanto la requiera aquel momento.
Para pasarlo bien en una cama
escoged una chica más bien fea.

Autor del poema: José María Fonollosa
Puntuación del poema: 6.91
 Puntúa
 Envía
 Comenta


Un domingo, en la-misa matinal,
un cura el Evangelio predicaba;
de panes y de peces razonaba
diciendo de manera natural:

"Con tres mil pececillos de la mar.
y con sólo tres mil panes de trigo,
nuestro hermano Jesús, maestro amigo,
el hambre de unos diez llegó a saciar."

Un mariquita de lo más fetén, que oía
desde el fondo la homilía,
le objeta con acento refinado:

"Eso, padre, lo hago yo también."
El cura ignora al moña y su porfía
y concluye la misa apresurado.

Luego busca al marica impertinente . y
lo encuentra esbozando una risita:
"¿Acaso haces milagros, mariquita ?
-le pregunta con voz grave y potente."

El moña que del cura está pendiente,
le mira y le responde nerviosita
"Ay, padre, le salió fatal la cita,
citó mucha comida y poca gente"

El cura se da cuenta del error. Aquel
mariconcillo de sus culpas le ha hecho
comprender que estaba errado.

Olvida su ofuscado malhumor, le
pide al mariquita mil disculpas
y da una palmadita al refinado.

Por la tarde el buen cura repetía
el sermón en horario vespertino.
De peces y de panes con buen tino
hablaba a su parroquia y le decía:

"Tres panes y tres peces, aquel día,
bastaron a Jesús, Santo y Divino,
para dar de comer en el camino
a la gran multitud que le seguía."

El cura satisfecho se ha quedado.
El moña desde el fondo reacciona:
"Pues eso lo hago yo." Grita el sotana:

"¿Cómo habrías de hacerlo, maricona?"
"¡Ay, padre -le contesta el afectado-,
con lo que me sobró de esta mañana!"

Autor del poema: R.Redoli
Puntuación del poema: 6.73
 Puntúa
 Envía
 Comenta


Se dice que acudió al confesionario una
asidua beata preocupada por cierta comezón
inusitada que habíale quitado el sueño diario.

El cura, con rigor preconciliario,
preguntóle: "¿Qué tienes descarriada?
¿Qué pena te acongoja, so pasmada,
que no puedas curar con un rosario?"

"¡Ay, padre!, es que siento unos calores
que me suben y bajan por el pecho y no
hay polvos que calmen mis picores."

Su edad, pregunta el cura y, a despecho:
"Noventa -dice ella- soy la Encarna."
"Pues... ¡Jódete, hija mía, que eso es sarna!"

Autor del poema: R.Redoli
Puntuación del poema: 6.43
 Puntúa
 Envía
 Comenta
Desde el 7 hasta el 9 de un total de 13 poemas chistosos
Atrás


Inicio
«
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Sigue


Fin
»
Añade tus comentarios
Fotos de casas
Fotos de paisajes