13 Poemas de familia 

BEBÉ

Cuenta Bebé dos meses no cumplidos,
pero burlando al tiempo y sus reveses,
como todos los niños bien nacidos
parece un señorón de 20 meses.

Rubio, y con ojos como dos luceros
lo vi con traje de color de grana
en un escaparate de Plateros
un domingo de Pascua en la mañana.

Iban conmigo Concha y Margarita
y al mirar las dos, ambas gritaron:
"¡Mira padre, qué cara tan bonita!"
y trémulas de gozo mi miraron.

¿Quién al ver que en sus hijas se subleva
la ambición de adueñarse de un muñeco,
no se siente vencido cuando lleva
dos duros en la bolsa del chaleco?

Ha vencido pensé: si está comprado,
y como es natural tiene otros dueños
mis hijas perderán el encantado
palacio de sus mágicos ensueños.

Pero movido el paternal cariño,
entré a la tienda a realizar su antojo,
y dije al vendedor: "Quiero ese niño
de crenchas blondas y vestido rojo".

Abrió entonces la alcoba de cristales
tomó a Bebé, lo puso entre mis manos,
y convirtió a mis hijas en rivales
porque el amor divide a los hermanos.

"Para mí" -Concha me gritó importuna,
"para mí" -me gritaba Margarita,
y yo les grité al fin: "para ninguna"
con la seca aridez de un cenobita.

Reinó un silencio entre las dos profundo,
y yo recordé entonces conturbado
este axioma tristísimo del mundo:
"Ser rival es odiar y ser odiado".

Y así pensé: no debo en corazones
que de la vida llaman a la puerta,
encender con el celo esas pasiones,
que el odio atiza y el rencor despierta.

La historia del amor con dos premisas,
iguala a la mujer y no os asombre;
¡Un muñeco en la edad de las sonrisas,
y en la edad de las lágrimas, un hombre!

Autor del poema: Juan de Dios Peza

90.48%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

El patio

Enviado por penelopo2  Seguir

El patio se lleno de pájaros
Y el ruido opaco el silencio
Las plantas indefensas tiritaron
Ante un posible ataque de los nietos.
Un ejército de inocentes soldados
Atacan la siesta de los abuelos
Que somnolientos salen a calmarlos.
Con un puñado de ricos caramelos

Que inutil sería el patio sin ellos,
desnudo de gritos y de risas.
Vacío de naves espaciales,
construidas con ramas y con sillas

Nunca te conviertas patio mío,
en un lugar prolijo y solitario.
Deja que el desorden haga nido,
para que puedan los nietos disfrutar

84.62%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

Poeta familiar

Enviado por penelopo2  Seguir

Trae algunos problemas...
ser poeta familiar
Todos piden un versito..
un poema personal
Cumpleaños,aniversarios
Nacimientos,funerales
Los amigos que te ruegan..
Hacele un verso a mi suegra...
Tiene problemas renales!
Ser poeta, es ser bueno,
es creencia popular.
Un vaso de agua y un verso,
a nadie se negará
Piensa el poeta una rima,
y el tema que va a encarar.
Puede ser serio o risueño,
sentimental o fatal.!
El pedido ya está listo!!
Y no podemos cobraaar!!
Lo tildaran de blandito,
al poeta familiar.
"Escribe versos bonitos"
"Algunos te hacen llorar"
"Le escribe a los pajaritos"
"A las novias, al Rosal"
Esos y otros comentarios
Debe el poeta aguantar
"Porque es sensible el muchacho"
Romántico y sentimental.

Si supieran que el poeta,
es un guerrero brutal!!
Que dice en versos verdades.
Que nadie se anima a hablar.
Que denuncia la injusticia,
Las traiciones ,la maldad,
que declama sus amores,
sin temor a fracasar.
Y dice entre rima y rima,
lo que es mentira o verdad.
Un poeta bien nacido,
siempre será mucho más
Que el mote tan divertido
De "poeta familiar"
Juan.R

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

EL ABUELO

I

El abuelo un día
cuando era muy joven
allá en su Galicia,
miró el horizonte
y pensó que otra senda
tal vez existía.
Y al viento del norte
que era un viejo amigo,
le habló de su prisa,
le mostró sus manos
que mansas y fuertes,
estaban vacías,
y el viento le dijo:
"Construye tu vida
detrás de los mares,
allende Galicia".

Y el abuelo un día
en un viejo barco
se marchó de España.
El abuelo un día,
como tantos otros,
con tanta esperanza.
La imagen querida
de su vieja aldea
y de sus montañas
se llevó grabada
muy dentro del alma,
cuando el viejo barco
lo alejó de España.


II

El abuelo un día
subió a la carreta
de subir la vida.
Empuñó el arado,
abonó la tierra
y el tiempo corría.
Y luchó sereno
por plantar el árbol
que tanto quería.
Y el abuelo un día
lloró bajo el árbol
que al fin florecía,
lloró de alegría
cuando vio sus manos,
que un poco más viejas
no estaban vacías.

Y el abuelo entonces,
cuando yo era niño,
me hablaba de España,
del viento del norte,
de la vieja aldea
y de sus montañas.
Le gustaba tanto
recordar las cosas
que llevo grabadas
muy dentro del alma,
que a veces callado,
sin decir palabra,
me hablaba de España.


III

El abuelo un día,
cuando era muy viejo,
allende Galicia.
Me tomó la mano
y yo me di cuenta
que ya se moría.
Y entonces me dijo,
con muy pocas fuerzas
y con menos prisa,
"prométeme, hijo,
que a la vieja aldea
irás algún día,
y al viento del norte
dirás que su amigo,
a una nueva tierra
le entregó la vida".

Y el abuelo un día
se quedó dormido
sin volver a España.
El abuelo un día,
como tantos otros,
con tanta esperanza.
Y al tiempo al abuelo
lo vi en las aldeas,
lo vi en las montañas,
en cada mañana
y en cada leyenda,
por todas las sendas
que anduve de España.

Autor del poema: Alberto Cortez

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

mas que un hermano, mi amigo

Enviado por lu30sotelo  Seguir


Tan bellos y delicados
Esos ojos tan maravillosos
Que me dice más de mil palabras
Abre mi corazón para mejorar el alrededor

No existen palabras
Para decir un te quiero
Me llenas de una inmensa felicidad
Y de un amor sincero

Dulces juegos tú imaginas
Hermanito de mi vida
En cada uno de ellos
Veo reflejada tu sonrisa

Te ves tan delicado
Como yo al nacer
Hermosa tu sonrisa
Encantas a cualquiera que te ve

82.08%

votos positivos

Votos totales: 173

Comparte:

GRACIAS

Enviado por vazcas  Seguir

Porque eres tú quien me da la esperanza,
ilusiones, fuerzas, ganas, sonrisas.
Porque eres tú quien levanta las brisas
que agotan llamas que el mundo me lanza.

Por darme ese amor que nadie conserva.
Siempre en alerta tus brazos sinceros
que cubren mi llanto de cuerpo entero
generosa, altruista, sin reserva.

Regalas tu risa sin nada a cuenta
contagiando la mía chabacana
olvidando lo que mi alma lamenta.

Y así dichoso despierto mañana
protegido, cuidado, siempre atenta.
Por todo ello te quiero, mi hermana.

81.66%

votos positivos

Votos totales: 1445

Comparte:

A MI HIJA

Por cima de la montaña
que nos sirve de frontera,
te envía un alma sincera
un beso y una canción;
tómalos; que desde España
han de ir a dar, vida mía,
en tu alma mi poesía,
mi beso en tu corazón.

Tu padre, tras la montaña
que para ambos no es frontera,
lleva la amistad sincera
del autor de esta canción.
Recibe, pues, desde España
beso y cantar, vida mía,
en tu alma la poesía
y el beso en el corazón.

Si un día de esa montaña
paso o pasas la frontera,
verás el alma sincera
de quien te hace esta canción,
que la hidalguía de España
es quien sabe, vida mía,
dar al alma poesía
y besos al corazón.

Autor del poema: José Zorrilla

78.82%

votos positivos

Votos totales: 1492

Comparte:

A MIS HIJAS

Mi tristeza. es un mar; tiene su bruma
que envuelve densa mis amargos días;
sus olas son de lágrimas; mi pluma
está empapada en ellas, hijas mías.
Vosotras sois las inocentes flores
nacidas de ese mar en la ribera;
la sorda tempestad de mis dolores
sirve de arrullo a vuestra edad primera.
Nací para luchar; sereno y fuerte
cobro vigor en el combate rudo;
cuando pague mi audacia con la muerte,
caeré cual gladiador sobre mi escudo.

Llévenme así a vosotras; de los hombres
ni desdeño el poder ni el odio temo;
pongo todo mi honor en vuestros nombres
y toda el alma en vuestro amor supremo.
Para salir al mundo vais de prisa.
¡Ojalá que esa vez nunca llegara!
Pues hay que ahogar el llanto con la risa,
para mirar al mundo cara a cara.

No me imitéis a mí: yo me consuelo
con abrir más los bordes de mi herida;
imitad en lo noble a vuestro abuelo:
¡Sol de virtud que iluminó mi vida!

Orad y perdonad; siempre es inmensa
después de la oración la interna calma,
y el ser que sabe perdonar la ofensa
sabe llevar a Dios. dentro del alma.

Sea vuestro pecho de bondades nido,
no ambicionéis lo que ninguno alcanza,
coronad el perdón con el olvido
y la austera virtud con la esperanza.

Sin dar culto a los frívolos placeres
que la pureza vuestra frente ciña,
buscad alma de niña en las mujeres
y buscad alma de ángel en la niña.

Nadie nace a la infamia condenado,
nadie hereda la culpa de un delito,
nunca para ser siervas del pecado
os disculpéis clamando: estaba escrito.

¡Existir es luchar! No es infelice
quien luchando, de espinas se corona;
abajo, todo esfuerzo se maldice,
arriba, toda culpa se perdona.

Se apaga la ilusión cual lumbre fatua
y la hermosura es flor que se marchita;
la mujer sin piedad es una estatua
dañosa al mundo y del hogar proscrita.

No fijéis en el mal vuestras pupilas
que víbora es el mal que todo enferma,
y haced el bien para dormir tranquilas
cuando yo triste en el sepulcro duerma.

Nunca me han importado en este suelo
renombre, aplausos, oropeles, gloria:
procurar vuestro bien, tal es mi anhelo;
amaros y sufrir tal es mi historia.

Cuando el sol de mi vida tenga ocaso
recordad mis consejos con ternura,
y en cada pensamiento, en cada paso,
buscad a Dios tras de la inmensa altura.

Yo anhelo que, al morir, por premio santo,
tengan de vuestro amor en los excesos:
las flores de mi tumba vuestro llanto,
las piedras de mi tumba vuestros besos.

Autor del poema: Juan de Dios Peza

77.78%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

para blanca

Enviado por penelopo2  Seguir


Para Blanca.

En un lugar del cielo
Seguro te encontraras
Y un coro de angeles bellos
Con música celestial
Cantaran para alegrarte
Y en tu nube bailaras.
Porque te fuiste tan joven?
Pregunta sin contestar...
En mi mente tu sonrrisa
Siigue iluminando igual
Hoy es tu cumpleaños
Lo vamos a festejar
Con un abrazo muy grande
Que dure una etermidad.
Tu recuerdo hermana mia
Con nosotros siempre está

Tu hermano. J.R

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Puede...

Enviado por palomita13  Seguir

Puede que no te vea
Puede que no te escuche
Puede que la vida sea misteriosa,
como puede que el león sea como un gato 100 veces mas grande.

puede que mi vida este llena de logros,
como puede que este llena de vació y soledad,
puede que mi sueño sea volver a verte como la ultima vez:
Me encantaría verte sonreír.

mi vida ríe,
pero tu no estas en ella y el amor que te tuve
no ha ni creo que desaparecer en mucho tiempo,
el amor que siento por mi abuelo.

en algún minuto te volveré a ver,
ya sea en sueños, en mi imaginación o en fotos,
pero siempre yacerás en mi mente
como alguien de importancia.

nunca olvidare mi origen,
pero se que tu sin importar que, me quisiste,
tal como yo lo hago,
tal como recuerdo.

ahora mi vida viaje
y no se hasta donde llegare,
solo se que si estas a mi lado
lograre cualquier cosa.

mis recuerdos viven de tus sonrisas,
en mi mirar estas tan alto como las nubes,
y en mi corazón tu paciencia y amor.
te quiero abuelo.

65.52%

votos positivos

Votos totales: 87

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 13 Poemas de familia

Añade tus comentarios