42 Poemas colombianos 

ETÉREO

Enviado por oriascos  Seguir

La abracé... y entre mis brazos la sentí con la fragilidad de nada, con la delicadez de nada, con lo tierno de nada. siendo ella para mí todo...
para ese momento la brisa resultaba tosca y la seda grosera al semejar la con su fina piel.
para ese momento, el cristal era muy brusco y un pétalo de rosa era como piedra sólida. para ese momento, el agua perdía su finura al comprarla con su emblemático cuerpo...
lastima que en ese momento comprendí que era un sueño...
y para ese momento desperté.
y perdí la dicha, de su cuerpo etéreo.

_Oscar A. Riascos

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

SI SUPIERA

Si supiera que esta fuese la última vez
Que te veo salir por esa puerta,
Te daría un abrazo, un beso
Te llamaría de nuevo para darte más…
Si supiera que esta fuera la última vez
Que voy a oír tu voz
Grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas
Una y otra vez indefinidamente…
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo
Diría te quiero
Y no asumiría tontamente
Que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida
Nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien,
Pero por si me equivoco
y hoy es todo lo que nos queda

Me gustaría decirte cuanto te quiero
Que nunca te olvidaré…

Autor del poema: Gabriel García Márquez

90.68%

votos positivos

Votos totales: 2220

Comparte:

SI ALGUIEN LLAMA A TU PUERTA

Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en tu tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida de armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa desangra el día

Si alguien llama a tu puerta una mañana
sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía

Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía.

Autor del poema: Gabriel García Márquez

87.37%

votos positivos

Votos totales: 673

Comparte:

TERCERA PRESENCIA DEL AMOR

Este amor que ha venido de repente
y sabe la razón de la hermosura.
Este amor, amorosa vestidura,
ceñida al corazón exactamente.

Este amor que es harina
que es infancia de sueños en la frente,
que es líquido de música en la frente
y es lucero nostálgico en la altura.

Este amor que es el verso y es la rosa.
Y es saber que la vida en cada cosa
se nos repite cada vez más fuerte.

Tan eterno este amor tan resistible,
que comparado al tiempo imposible
saber donde limita con la muerte.

Autor del poema: Gabriel García Márquez

86.21%

votos positivos

Votos totales: 515

Comparte:

GEOGRAFÍA CELESTE

No ha muerto.
Ha iniciado un viaje atardecido.
De azul en azul claro
—de cielo en cielo— ha ido
por la senda del sueño
con su arcángel de lino.
A las tres de la tarde
hallará a San Isidro
con sus dos bueyes mansos
arando el cielo límpido
para sembrar luceros
y estrellas en racimos.
—Señor, cuál es la senda para ir al Paraíso?
—Sube por la Vía Láctea,
ruta de leche y lirio,
la menor de las Osas
te enseñará el camino.
Cuando sean las cuatro
la Virgen con el Niño
saldrán a ver los astros
que en su infancia de siglos
juegan la Rueda rueda
en un bosque de trinos.
Y a la seis de la tarde
El ángel de servicio
saldrá a colgar la luna
de un clavo vespertino.
Será tarde. Si acaso
no te han guardado sitio,
dile a Gabriel Arcángel
que te preste su nido
que estás en el más frondoso
árbol del paraíso.
Murió la Marisela,
pero aún queda un lino.

Autor del poema: Gabriel García Márquez

85.77%

votos positivos

Votos totales: 246

Comparte:

HIMNO DE GUERRA COLOMBIANO

Ya de Apure hasta el Plata retumba
De la lid pavorosa el fragor:
De Miranda, Cabal y Bolívar
¡Ved izado de nuevo el pendón!

Coro
Allá en la humareda
Lo alumbra el cañón;
¡Allí por la Patria
Morir vencedor!

¡Libertad! ¡Libertad! En el campo
Antes muertos que esclavos, caer:
¡A la carga postrera, valientes!
¡Colombianos invictos, Venced!

Coro
¡O libres o muertos!
La lid de Dios es:
¡Maldad, son esbirros
Feroces de un rey!

¡Gloria! ¡Oh gloria! De América libre
La frente radiosa de olivos orlad;
Y perdón generoso al vendido:
¡Es dos veces vencer, perdonar!

Coro
¡Victoria! ¡Victoria!
Tu genio inmortal,
Bolívar amado,
¡Nos dio libertad!

Autor del poema: Jorge Isaacs

84.62%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

SONATA 2

Por los árboles quemados después de la tormenta.
Por las lodosas aguas del delta.
Por lo que hay de persistente en cada día.
Por el alba de las oraciones.
Por lo que tienen ciertas hojas
en sus venas color de agua
profunda y en sombra.
Por el recuerdo de esa breve felicidad
ya olvidada
y que fuera alimento de tantos años sin nombre.
Por tu voz de ronca madreperla.
Por tus noches por las que pasa la vida
en un galope de sangre y sueño
Por lo que eres ahora para mí.
Por lo que serás en el desorden de la muerte.
Por eso te guardo a mi lado
como la sombra de una ilusoria esperanza.

Autor del poema: Álvaro Mutis

84.21%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

POEMAS DE AMOR (3)

Yo huelo a ti.
Me persigue tu olor, me persigue y me posee.
No es este olor un perfume sobrepuesto sobre ti,
no es el aroma que llevas como una prenda más:
es tu olor más esencial, tu halo único.
Y cuando, ausente, mi vacío te convoca,
una ráfaga de ese aliento me llega del lugar más tierno de la noche.
Yo huelo a ti
y tu olor me impregna después de estar juntos en el lecho,
y ese fino aroma me alimenta,
y ese aliento esencial me sustituye.
Yo huelo a ti.

Autor del poema: Darío Jaramillo Agudelo

84.16%

votos positivos

Votos totales: 101

Comparte:

POEMAS DE AMOR (10)

Que nadie toque este amor.
Que todos ignoren el sigilo de nuestro cielo nocturno
y el secreto sea el aire dichoso de nuestros plácidos suspiros.
Que ningún extraño contamine el sueño tuyo y el mío:
cualquier visitante es un invasor en el tibio ámbito donde habitamos;
aquí el tiempo es agua fresca en movimiento, apenas sutil vuelo,
y todas las gentes viven muy lejos de nuestro jardín alucinado,
ajenos a nuestro paraíso secreto.

Autor del poema: Darío Jaramillo Agudelo

83.66%

votos positivos

Votos totales: 153

Comparte:

LA MUERTE DE LA ROSA

Murió de mal aroma.
Rosa idéntica, exacta.
Subsistió a su belleza,
Sucumbió a su fragancia.
No tuvo nombre: acaso
la llamarían Rosaura,
O Rosa-fina, o Rosa
del amor, o Rosalba;
o simplemente Rosa,
como la nombra el agua.
Más le hubiera valido
ser siempreviva, Dalia,
pensamiento con luna
como un ramo de acacia.

Pero ella será eterna:
fue rosa; y eso basta;

Dios la guarde en su reino
a la diestra del alba.

Autor del poema: Gabriel García Márquez

83.65%

votos positivos

Votos totales: 263

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 42 Poemas colombianos

Añade tus comentarios