10 Poemas de drogas 

A MI HIJA

Es demasiado tarde para maldecirte - ya te gustaría
hacerlo, digamos, como Yeats con su hija. Y cuando
la vemos en Sligo, vendiendo sus cuadros...
era la más plañidera, la mujer más vieja de Irlanda.
Pero estaba a salvo.
Durante la mayor parte del tiempo, sus razonamientos
se me escapaban. En cualquier caso, es demasiado tarde,
como dije. Ya eres mayor, y encantadora.
Eres una borracha muy guapa, hija.
Pero eres una borracha. No puedo decir que me partas
el corazón. No tengo corazón cuando se trata
de cosas de la priva. Triste, sí, sólo Dios lo sabe.
Tu amigo, ése al que llaman Shiloh, ha vuelto
a la ciudad, y la bebida vuelve a correr.
Llevas tres días borracha, me cuentas,
cuando sabes jodidamente bien que la bebida es como veneno
para nuestra familia. ¿No te servimos de suficiente ejemplo
tu madre y yo? Dos personas que se querían pegándose.
Golpeándose. Vaciando un vaso tras otro.
Maldiciones y golpes y traiciones.
¡Debes de estar loca! ¿Todavía no tienes bastante?
¿Quieres morir? Debe de ser eso. A lo mejor
creo que te conozco, y no te conozco.
Y no bromeo, niña. ¿Bromeas tú?
Hija, no puedes beber.
Las últimas veces que te vi, lo habías dejado.
Una escayola en el cuello, o si no
el dedo entablillado, gafas oscuras para esconder
tus hermosos ojos a la funerala. Un labio
que un hombre besaría en vez de partirlo.
¡Ay, Dios, Dios, Dios mío!
Tienes que contenerte.
¿Me oyes? ¡Espabila! Tienes que cortar con eso
y mejorar. Mira, nuestra familia fue hecha
para malgastar, no para conservar. Pero cambia ya.
Puedes, así de fácil - ¡eso es todo!
Hija, no puedes beber.
Te matará. Como hizo con tu madre y conmigo.
Así.

Autor del poema: Raymond Carver

90.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

PASTILLITAS DE COLORES

Atentaron con sus vidas,
una imagen repetida,
¡una guerra sin igual!
Entregados a su suerte,
se cruzaron con la muerte,
¡decretando su final!

Con miradas muy perdidas,
y sus mentes como idas,
¡un perfil devastador!
La sustancia que envenena
y que los pone en escena,
¡pero amargo es su sabor!

Paraíso de mentiras,
un abismo se respira,
una falsa diversión.
Pastillitas de colores
con sonido y resplandores,
¡chocan contra un paredón!

De una manera inmediata,
la tormenta se desata,
¡se retuercen de dolor!
El calor que es tan intenso,
vulnerables, indefensos,
¡suplican por un doctor!

Asistieron al maltrato,
un infierno de inmediato,
¡terminó con la reunión!
Traficantes, vendedores,
pastillitas de colores,
¡estocada al corazón!

Una noche de tragedia
un mal paso de comedia
los cruzó con el horror.
Sin que nadie comprendiera
traspasaron la frontera
¡un momento aterrador!

Traficantes de la muerte,
en adictos los convierten,
¡anestesian su pensar!
¡Acabaron con sus vidas!
Hoy de luto están vestidas
las familias en su hogar.

Vacías están sus camas,
la tristeza se derrama,
es oscuro el callejón.
Mil preguntas sin respuestas,
¿Por qué nadie les contesta?
¿Los culpables quiénes son?

Por el llanto de los padres,
el dolor de tantas madres,
¡no tenemos que callar!
Hoy mis versos se escribieron,
por los hijos que partieron,
¡no podemos olvidar!

A los hijos enseñemos,
que nosotros los queremos,
que la droga hace muy mal,
que es un camino de ida,
¡Que no le entreguen sus vidas,
a esta lacra criminal!

Autor del poema: Arjona Delia

87.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

CERVEZA

No sé cuántas botellas de cerveza

consumí mientras esperaba que las cosas

mejoraran.

No sé cuanto vino, whisky

y cerveza,

principalmente cerveza

consumí después

de haber roto con una mujer

esperando que el teléfono sonara

esperando el sonido de los pasos,

y el teléfono no suena

sino mucho más tarde

y los pasos no llegan

sino mucho más tarde.

Cuando el estómago se me sale

por la boca,

ellas llegan frescas como flores en primavera:

-"¿Qué carajo hiciste?

Llevará tres días antes de que puedas follarme"

Una hembra dura más

vive siete años y medio más

que el macho, y toma muy poca cerveza

porque sabe que es mala para la

silueta.

Mientras nos volvemos locos

ellas están fuera

bailando y riendo

con muchachos divertidos.

Bueno, hay cerveza

bolsas y bolsas de botellas vacías de cerveza

y cuando levantas una

se desfonda

y las botellas caen

rodando

entrechocándose

derramando ceniza gris húmeda

y cerveza vieja

o las bolsas caen a las 4

de la mañana

produciendo el único sonido en tu vida.

Cerveza

ríos y mares de cerveza

cerveza, cerveza, cerveza.

La radio pasa canciones de amor

mientras el teléfono permanece en silencio

y las paredes se ciernen

y cerveza es todo lo que hay.

Autor del poema: Charles Bukowski

87.34%

votos positivos

Votos totales: 158

Comparte:

SÍ, SÍ

cuando Dios creó el amor no nos ayudó
cuando Dios creó a los perros, no ayudó a los perros
cuando Dios creó a las plantas eso fue ordinario
cuando Dios creó el odio adquirimos una utilidad estándar
cuando Dios me creó él me creó
cuando Dios creó al mono estaba amodorrado
cuando él creó a la jirafa estaba borracho
cuando él creó los narcóticos estaba drogado
y cuando él creó el suicidio cayó bajo

cuando él te creo a ti recostada en la cama
él sabía lo que estaba haciendo
estaba borracho y estaba drogado
y creó las montañas y el mar y el fuego al mismo tiempo

cometió algunos errores
pero cuando te creó recostada en la cama
se vino sobre todo su bendito universo

Autor del poema: Charles Bukowski

86.90%

votos positivos

Votos totales: 84

Comparte:

MALDITA DROGA

Hoy escribo este poema
que no es de mi agrado,
pues trata de un flagelo
que muy hondo se ha instalado.

Como un ciego cazador
dispara en todas direcciones,
niños, jóvenes y adultos
son presas de sus perdigones.

Familias que se destruyen
y niños sin un futuro,
no conoce de piedad
y eso se los aseguro.

Su red se va expandiendo
atrapando en su camino,
almas nuevas condenadas
a enlutar su destino.

Tras ella esta el poder
y la ambición desmedida,
que llevan a la sociedad
a sentirse sometida.

Las neuronas que se mueren
llevándolos al delito,
para saciar su adicción
a ese infierno maldito.

Cuantos padres han luchado
para ver sus hijos progresar,
y solo se han quedado
con un féretro para enterrar.

Mis palabras son duras
y con ellas quiero llegar,
al corazón de todos
para hacerlos despertar.

Esto nos afecta a todos
y la forma de luchar,
es empezando por casa
y a los niños educar.

Por si acaso tentados
a probar esta basura,
tengan su mente despierta
y conserven la cordura.

Y a los que lamentablemente
ya han caído en este error,
les digo que solo se sale
contando con mucho amor.

A esas familias que luchan
viendo que su fuerza no alcanza,
les pido de corazón
que no pierdan la esperanza.

Es mi expresión de deseo
y mi alma se desahoga,
cuando le grito al cielo.
¡Basta de esta maldita droga!.

Autor del poema: Adrián Correa

84.62%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

NO QUIERO CAMBIAR SIGUE IGUAL NO...

Enviado por liliana007  Seguir

No quiero cambiar ,sigue igual ,no puedo más ,me causa mucho dolor verla así,porque será ,solo quiero ayudar ,y se aleja más de mí .
Se lo diré es lo mejor no soporto verla así
Ye que me voto de su vida ,pero no soy capaz de marcharme .
Sabiendo que estoy enamorado.
Y ella estando así perdida en el alcohol por culpa de un mal amor .
Solo quiero curar su mal herido corazón que alguien no lo valoró.
Autor :Alexánder Núñez.

81.58%

votos positivos

Votos totales: 38

Comparte:

INMACULADAMENTE DROGADO

Te diré esto.
Ninguna recompensa eterna nos perdonará ahora.
Por malgastar el alba.

Vuelvo a aquellos días, todo era mas sencillo y más confuso.
Una noche de verano, yendo al muelle.
Me encontré con dos jóvenes chicas.
La rubia se llamaba Libertad.
La morena, Empresa.
Hablamos y me contaron esta historia.
Ahora escucha esto...
Te hablaré sobre Texas radio y su gran ritmo
Suavemente conducido, lento y loco.
Como algún nuevo lenguaje.
Llegando a tu cabeza con el frío, furia repentina de un mensajero divino.
Déjame hablarte sobre la angustia y la pérdida de dios.
Divagando, divagando en la desesperada noche.

Aquí fuera no hay estrellas en todo el perímetro.
Aquí fuera estamos colocados.
Inmaculados.

Autor del poema: Jim Morrison

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

DI NO A LA DROGA

No sabes lo que haces,
ignoras lo que pierdes,
di no a la droga
porque la vida no se detiene.

Te estás destruyendo el cuerpo
absorbiéndote la mente,
tu carácter está cambiando
al tenerla presente.

Estás acabando con la familia,
pero te cuesta reconocerlo,
mira el transcurso de sus vidas
para poder verlo.

Ya no sales de casa
como antaño ibas haciendo,
porque el dinero que se tiene
tú lo estás consumiendo.

Ya no tienes alegrías,
cada vez son más los sufrimientos,
por mucho que te digan
las palabras se las lleva el viento.

Di no a la droga
porque la droga no te conviene,
al ser aliada tuya
nada ves, nada oyes, nada tienes.​

Autor del poema: Ricardo Linares

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

COCAÍNA

Blanco color,
Aléjate de mí,
Mágico polvo,
Ya rota tienes mi nariz,
Y cuanto he perdido gracias a ti,
Cuantas horas de sueño perdí,
Momentos, cariño,
Familiares y amigos,
Y ni un gramo más,
Ni uno más,
En mi cuerpo mal herido,
Un gramo puede pesar,
Mucho más que una tonelada,
En este débil ser,
Que otros pesos ya debe comenzar a cargar.
Mis números frecuentes quiero cambiar,
El de mis hijos por el de aquel tipo,
Que vicio y perdición me suele entregar.

Blanca dama,
Tú que me envenenas,
Me arraigas a la locura,
Y me llevas por el camino fácil
Hacia el lugar oscuro,
Te dejo hasta aquí,
Pues nuestra amistad,
No fue reciproca y jamás,
Jamás,
Me mostraste la verdad,
Egoísta y poco sincera,
Al principio,
Todo era fugaz,
Cautelosa y sigilosa,
Me querías atrapar,
Ahora en silencio,
Aquí me tienes,
Destruido y perdido.

Entre sombras de árboles sin hojas,
Con mi mirada hacía el suelo,
Y en el charco veo mi reflejo,
Veo a mí ser,
Con algo de luz,
Observo en mí la sonrisa de mi hijo,
En mis ojos a mi viejo querido,
Y a mi madre en la lágrima que por mi mejilla ha caído,
De compañera no vas más en mis bolsillos,
Ni un día más.

Blanca princesa,
Hoy me despido,
Y solo me dejas mi corazón herido,
Pero te dejo en el olvido,
Con mi ser vacío,
Y gracias te doy para traerme hasta aquí,
Y ver que en mí,
Mi alma me acompaña,
Me ilumina,
En este túnel,
En donde por fin veo algo de luz,
Y diviso
Una…
Lejana salida.

Autor del poema: Christian Valdés

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Ni las drogas,,,

Enviado por rafa21  Seguir

Ni las drogas
Ni el alcohol
Hace que me olvide
De este gran dolor

73.68%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 10 Poemas de drogas

Añade tus comentarios