23 Poemas de silencio 

QUÉDATE CALLADO

Quédate callado y solo:
casi todo sobra y huelga.
De la rama el fruto cuelga
y la rosa del peciolo,
no a efectos del querer sólo,
sino a la inerte ceguera
que la visión exagera
en alcance y en sentido;
y lo que cantas dormido
es tu canción verdadera.

Quédate solo y callado:
casi todo huelga y sobra.
Ningún gasto se recobra,
ni vale el oro cambiado
la moneda que has pagado
por montones de vellón.
Que a hurtos da el corazón
los latidos que aprovechas,
y aunque imaginas que pechas,
lo debes al panteón.

Autor del poema: Alfonso Reyes Ochoa

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

MEJOR CALLADOS

¿Y si los gritos crujiesen cuando los gritos
Dentro de la sangre negra se amordazan?
¿Y si los ojos aullasen cuando la lágrima
Gruesa de sal amarga rasga la piel?
¿Y si las uñas convertidas en navajas
Abriesen diez caminos de desquite?
¿Y si los versos doliesen masticados
Entre dientes que muerden el vacío?

(¿Más preguntas, amor? Mejor callados.)

Autor del poema: José Saramago

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

SILENCIO

Cabelleras y sueños confundidos
cubren los cuerpos como sordos musgos
en la noche, en la sombra bordadora
de terciopelos hondos y olvidos.

Oros rielan el cielo como picos
de aves que se abatieran en bandadas,
negra comba incrustada de oros vivos,
sobre aquel gran silencio de cadáveres.

Y así solo, salvado de la sombra,
junto a la biblioteca donde vaga
rumor de añosos troncos, oigo alzarse
como el clamor ilímite de un valle.

Ronco tambor entre la noche suena
cuando están todos muertos, cuando todos,
en el sueño, en la muerte, callan llenos
de un silencio tan hondo como un grito.

Róndeme el sueño de sedosas alas,
róndeme cual laurel de oscuras hojas
mas oh el gran huracán de los silencios
hondos, de los silencios clamorosos.

Y junto a aquel vivac de viejos libros,
mientras sombra y silencio mueve, sorda
la noche que simula una arboleda,
te busco en las honduras prodigiosas,
ígnea, voraz, palabra encadenada.

Autor del poema: Aurelio Arturo

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

SILENCIO

Mi casa tan lejos del mar
Mi vida tan lenta y cansada.
¡Quién me diera tenderme a soñar
una noche de luna en la playa!

Morder musgos rojizos y ácidos
y tener por fresquísima almohada
un montón de esos curvos guijarros
que ha pulido la sal de las aguas.

Dar el cuerpo a los vientos sin nombre
bajo el arco del cielo profundo
y ser toda una noche, silencio,
en el hueco ruidoso del mundo.

Autor del poema: Juana de Ibarbourou

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

DESMESURA

Dijo que no. Y el Tiempo se quedó sin tiempo.
Luego, la vida hizo una pausa
y todo pareció recomponerse
como esos acertijos infantiles
en los que sólo falta una palabra,
una palabra necesaria y rara.
Pero dijo que no. Cerró los labios
y escuchó el gorgoteo de las sílabas
luchando por vivir a la intemperie.
Dijo que no. Y el tiempo oyó el silencio.
Luego, la vida hizo una pausa.
Y todo fue distinto: el dolor fue
más cauto, más sensato,
la lujuria lloró en su madriguera.
Y el tiempo inauguró sus máscaras:
hubo un pequeño espanto en los rincones,
temblaron los espejos agobiados
defendiendo impotentes el azogue.
Los pájaros callaron esa tarde
y la luna brilló blanca y sin manchas.
Ardió la noche como vieja tea
con la absurda avaricia de la muerte,
con su luto distante y pegajoso,
y un rencor resabiado y carcomido
descargó como lluvia en el desierto.
Entonces, sólo entonces,
oyó a su corazón ladrando
y se volvió despacio a los espejos
y los vio tiritar con mucho frío
y pedir compasión desde su escarcha.
Y no supo qué hacer con tanta desmesura:
cerró los labios y escuchó al silencio.

Autor del poema: Francisca Aguirre

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

MI SILENCIO

Enviado por selegnavj  Seguir

Y me enseñó a enmudecer
a estar en silencio
a llorar en soledad
a callar mi pensamiento

me enseñó la indiferencia
la desilusión y la incoherencia
el desencanto y el conformismo
a negar mi sentimiento

recordé tiempos atrás
en los que la angustia
la tristeza y el desaliento
coexistían sin razonamiento

y entonces aprendí que
con tan solo una lagrima
fluye un diálogo interno
avisando del sufrimiento

olvídate de quien mide
su tiempo y sus palabras
porque vivirás con el silencio
como signo de acompañamiento

mavj

85.20%

votos positivos

Votos totales: 392

Comparte:

¿Por que tanto silencio?

Enviado por alpean  Seguir


¿Por que tanto silencio?
Si, sabes que me duele en el alma,
Si, sabes del dolor que me provocas,
Si, sabes que me corroe las entrañas,

¿Por que tanto silencio?
Si, sabes que me provocas celos,
Si, sabes que mi corazón se abate,
Si, sabes del coraje que me incitas,

¿Por que tanto silencio?
Si sabes que muero lentamente,
Si sabes que todo se oscurece,
Si sabes que te quiero demasiado,

¿Por qué tanto silencio?
Si sabes que te he amado más que nadie,
Si sabes que para mi eres mi sol,
Si sabes que solo quiero la verdad,

¿Por qué tanto silencio..........amor?


81.25%

votos positivos

Votos totales: 80

Comparte:

SILENCIO

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.

Autor del poema: Octavio Paz

80.10%

votos positivos

Votos totales: 995

Comparte:

SILENCIO DE ANGUSTIA

Tengo el desesperante silencio de la angustia
y el trino verde herido...
¿Por qué persiste el aire en no darme el sepulcro?
¿Por qué todas las músicas no se rompen
a un tiempo a recibir mi nombre?
-¡Ah, sí, mi nombre, que me vistió de niña
y que sabe el sollozo
que me enamora el alma!

Autor del poema: Julia de Burgos

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

SOLEDAD DE LA CAMPANA

Soledad de la campana.

Le dice adiós al tañido.
Último son de su bronce,

flecha ardiente en el silencio.
Vaga en busca de los ecos

pero nadie le contesta.

Autor del poema: José Emilio Pacheco

78.80%

votos positivos

Votos totales: 283

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 23 Poemas de silencio

Añade tus comentarios