23 Poemas de lluvia 

Sola

Enviado por gabl  Seguir

Te vi parada allí, sola, pensativa
con la mirada perdida en el entorno,
ajena al presente, oyendo silbar el viento
que hacía que tu delgado cuerpo
se agitara como luz de una vela.

Tomó tiempo para que notaras mi presencia
y algo dentro de mí se conmovió
te sonreí con temor, y tú delicadamente
buscaste mis ojos, como pidiendo compasión.

Quise dejarte allí, empapada sin cobijo,
dejarte con la tristeza y el dolor,
que azotaba tu mente y sentidos,
solo tendí mi mano a la nada, a ti…

gbl
07/07/2017
Derechos Reservados de Autor




100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

LA LLUVIA

Bruscamente la tarde se ha aclarado
porque ya cae la lluvia minuciosa.
Cae o cayó. La lluvia es una cosa
que sin duda sucede en el pasado.

Quien la oye caer ha recobrado
el tiempo en que la suerte venturosa
le reveló una flor llamada rosa
y el curioso color del colorado.

Esta lluvia que ciega los cristales
alegrará en perdidos arrabales
las negras uvas de una parra en cierto

patio que ya no existe. La mojada
tarde me trae la voz, la voz deseada,
de mi padre que vuelve y que no ha muerto.

Autor del poema: Jorge Luis Borges

77.74%

votos positivos

Votos totales: 337

Comparte:

LLUEVE SOBRE EL CAMPO VERDE

Llueve sobre el campo verde...
¡Qué paz! El agua se abre
y la hierba de noviembre
es de pálidos diamantes.

Se apaga el sol; de la choza
de la huerta se ve el valle
más verde, más oloroso,
más idílico que antes.

Llueve; los álamos blancos
se ennegrecen; los pinares
se alejan; todo está gris
melancólico y fragante.

Y en el ocaso doliente
surgen vagas claridades
malvas, rosas, amarillas,
de sedas y de cristales...

¡Oh la lluvia sobre el campo
verde! ¡Qué paz! En el aire
vienen aromas mojados
de violetas otoñales.

Autor del poema: Juan Ramón Jiménez

75.29%

votos positivos

Votos totales: 4148

Comparte:

TENTACIÓN

Afuera llueve; cae pesadamente el agua
que las gentes esquivan bajo abierto paraguas.
Al verlos enfilados se acaba mi sosiego,
me pesan las paredes y me seduce el riego
sobre la espalda libre. Mi antecesor, el hombre
que habitaba cavernas desprovisto de nombre,
se ha venido esta noche a tentarme sin duda,
porque, casta y desnuda,
me iría por los campos bajo la lluvia fina,
la cabellera alada como una golondrina.

Autor del poema: Alfonsina Storni

75.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

DESAMOR

Las razones
que tuve para amarte
se borraron anoche
en la tormenta

Quedé limpia

Tu olor a huésped
voluptuoso en mis entrañas
se enredó con la lluvia
y se marchó.

Autor del poema: María Clara González

74.84%

votos positivos

Votos totales: 155

Comparte:

DESPUÉS DE LA LLUVIA

Por las floridas barrancas
Pasó anoche el aguacero
Y amaneció el limonero
Llorando estrellitas blancas.

Andan perdidos cencerros
Entre frescos yerbazales,
Y pasan las invernales
Neblinas, borrando cerros.

Autor del poema: Alfredo Espino

73.70%

votos positivos

Votos totales: 289

Comparte:

LLUEVE EN SILENCIO

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda
y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme. Cuando el alma es viuda
de algo que ignora, el sentimiento es ciego.
Llueve. De mí (de este que soy) reniego...

Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece
que no es lluvia, mas sólo un susurrar
que a sí mismo se olvida cuando crece.
Llueve. Nada apetece...

No pasa el viento, cielo no hay que sienta.
Llueve lejana e indistintamente,
como una cosa cierta que nos mienta,
como un deseo grande que nos miente.
Llueve. Nada en mí siente...

Autor del poema: Fernando Pessoa

71.88%

votos positivos

Votos totales: 128

Comparte:

LA LLUVIA

No; la lluvia no te moja:
te resbala.
Tienes la piel de aceite, amada mía.
Ungida con aceite, perfumada.

Todo lo ha traspasado de ternura
la lengua transparente de las aguas.
Un vapor dulce, como el aliento
de un buey, cálidamente exhalan
los árboles.
Gotas largas,
romo alfileres líquidos,
brillan al primer sol de la mañana.

La lluvia que ha mojado tus cabellos
no ha mojado tu cuerpo ni tu cara.

Autor del poema: Ángel González

68.75%

votos positivos

Votos totales: 32

Comparte:

GOTA DE LLUVIA

Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.
Toda la noche estaba en esa humedad sombría
que de repente
iluminó la luna.

Autor del poema: José Emilio Pacheco

68.60%

votos positivos

Votos totales: 1691

Comparte:

Lluvia

Enviado por penelopo2  Seguir

Esta lloviendo
Y aumenta mi tristeza
Mi corazón con pereza
No se quiere despertar
Quizá la lluvia podrá
Con sus lágrimas del cielo
Darme un poco de consuelo
Para poderte olvidar.
J.R

66.67%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

LLUVIA

Toda la tarde llovió, y luego
semejante poder cayó de las nubes
en un hilo amarillo,
autoritario como se supone que es Dios.
Cuando golpeó el árbol, el cuerpo de ella
se abrió para siempre.

Autor del poema: Mary Oliver

65.67%

votos positivos

Votos totales: 67

Comparte:

THE CATS WILL KNOW

Aún caerá la lluvia
sobre tus dulces empedrados,
una lluvia ligera
como un aliento o un paso.
Aún la brisa y el alba
florecerán ligeras
como bajo tu paso,
cuando tú vuelvas.
Entre alféizares y flores
los gatos lo sabrán.
Llegarán otros días,
llegarán otras voces.
Sonreirás a solas.
Los gatos lo sabrán.
Oirás palabras antiguas,
palabras huecas, cansadas,
como trajes arrumbados
de las fiestas de ayer.
También gesticularás,
responderás palabras
—rostro de primavera,
también gesticularás.
Los gatos lo sabrán,
rostro de primavera.
Y la lluvia ligera,
el alba color de jacinto
que rasgan el corazón
de quien más ya no espera,
son la sonrisa triste
con que sonríes a solas.
Llegarán otros días,
otras voces y despertares.
Sufriremos en el alba,
rostro de primavera.

Autor del poema: Cesare Pavese

65.22%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

DE UN ABRIL

Otra vez huele el bosque,
se ciernen las alondras, elevándose
con el cielo, que estaba pesado en nuestros hombros;
cierto es que se veía por las ramas el día
qué vacío que estaba;
pero tras de lluviosas tardes largos
vienen las horas nuevas,
soleadas de oro,
huyendo de las cuales, en fachadas lejanas,
todas las desgarradas
ventanas temerosas agitan sus batientes.
Luego se hace la calma. Hasta la lluvia
cae más queda en el brillo de la piedra, que en paz
se ensombrece. Los ruidos enteros se agazapan
en los fúlgidos brotes de las yemas.

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

65.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

Visiones

Enviado por gabl  Seguir



Aquella tarde llovía, relámpagos y truenos
retumbaban en los oídos estremeciendo
los muros del cuarto, agitando remolinos
en mi mente angustiada y cuerpo tembloroso.

Rayos y centellas iluminaban en las afueras
figuras que semejaban fantasmas vagando
en la oscuridad de la prematura noche
buscando refugio como mortal espantado.

El temporal inclemente azotaba con pasión
desmesurada las almas que clamaban perdón
de pecados que la muerte dejó en agonía,
como castigo a sus actos terrenales.

Mientras la lluvia amainaba regresaba la calma
y las visiones espectrales se esfumaban
como la tenue luz del candil que iluminó
el tiritar de mi cuerpo temeroso y frío.

gbl
19/12/2015
Derechos Reservados de Autor

64.71%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

Tristezas

Enviado por gabl  Seguir


Ayer me sentí muy triste
como tarde fría de lluvia inesperada,
de melancolía intensa que ahoga
todo pensamiento y nubla la mente.

Que aleja la poesía y la rima
atrayendo la prosa y cadencia del verso,
solo me acuerdo de semblanzas tristes
sin sentido, pero historias al fin.

Que tiñeron de blanco las sienes
y trajeron arrugas a mi frente,
hoy de nuevo me siento triste
sin poesía, sin inspiración, sin alegría.

gbl
24/09/2017
Derechos Reservados de Autor

64.29%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

INTERLUDIO

El elemento del aire era incontenible.
El ímpetu del viento rasgó las tiernas hojas
Arrojándolas en confusión sobre la tierra.
Esperamos las primeras gotas de lluvia en los aleros.

El caos crecía al tiempo que la luz
Mermaba bajo un cielo compacto.
Una noche innatural dilató nuestras pupilas,
Pero el camino y el polvoriento campo permanecieron secos.

La lluvia quedóse en la nube; fue casi oscuro;
El viento yació inmóvil entre las altas hierbas.
Las venas de las manos traicionaban nuestro miedo.
Lo que habíamos esperado no había acontecido.

Autor del poema: Theodore Roethke

60.71%

votos positivos

Votos totales: 28

Comparte:

TORMENTA DE VERANO

Están cogidos de la mano
en silencio,
bajo los soportales.

El niño mira su columpio,
muy triste,
bajo la lluvia,
y no lo entiende.

El padre mira al niño:
es la vida, hijo
-quisiera poder decirle-,
y no ha hecho más que empezar.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

58.33%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

LA LLUVIA

He aquí la lluvia:
los aires callados remece,
y las golondrinas
-gaviotas de mínimos peces-
las aguas oscuras, tranquilas,
rizan en los lagos.
Un olor de heno
satura recintos y campos.

Y el año se va
sin dar un lamento,
ni lanzar un grito,
que un día más
pudiera ganar de improviso.

Autor del poema: Salvatore Quasimodo

58.04%

votos positivos

Votos totales: 112

Comparte:

Casualidad

Enviado por gabl  Seguir


¡Fue por casualidad!
caminaba bajo la lluvia
y al refugiarme en un recodo,
nuestras miradas se encontraron
y solo tu voz, me devolvió al presente.

gbl
16/09/2016
Derechos Reservados de Autor.
(Editado)

57.14%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

LA LLUVIA EN REGENTS PARK

Debe de estar lloviendo en Regent's Park.
Y una suave neblina hará que se extravíe
la hierba en el perfil del horizonte,
los robles a lo lejos, las flores, los arriates.
Pausada, compasiva, descenderá la lluvia
hoy sobre el corazón de la ciudad,
su angustia, su estruendo,
sobre el mínimo infierno inabarcable
de cada pobre diablo.
Igual que aquella tarde en la que fui feliz,
igual que aquella lluvia
que me purificó, caritativa.

En las horas peores,
cuando el desierto avanza,
y no hay robles, ni hay hierba, cuando pienso
que no saldré jamás del laberinto,
y siento el alma sucia,
y el cuerpo, que se arrastra,
cobarde, entre la biografía,
la lluvia, en el recuerdo, me limpia, me acaricia,
me vuelve a hacer aún digno,
aún merecedor
de algún día de gloria de la vida.
La amable, la misericordiosa,
la dulce lluvia inglesa.

Autor del poema: Carlos Marzal

56.63%

votos positivos

Votos totales: 83

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 23 Poemas de lluvia

Añade tus comentarios