11 Poemas de miedo 

INTUICIÓN DEL FRÍO

No es el de la niñez,
aquellas mañanas de diciembre,
a lo largo del río,
hacia el colegio.

Ni se trata tampoco de aquel otro
que te sorprendería
años después
más de una madrugada
dando tumbos.

No, este es distinto, este
da miedo:
viene
del futuro.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

82.64%

votos positivos

Votos totales: 242

Comparte:

TENGO MIEDO DE TI...

Tengo miedo de ti,
de mí,
del mundo, del aire,
del amor, de la sombra.
Tengo miedo de todo.
¡Tengo miedo del miedo!
Tengo miedo a caer
sin nombre,
sin memoria y sin cuerpo,
en la eternidad
del olvido y del silencio.

¿Para qué soy
si para siempre dejaré de serlo?

Autor del poema: Elías Nandino

80.87%

votos positivos

Votos totales: 3460

Comparte:

COBARDÍA

Pasó con su madre. ¡Qué rara belleza!
¡Qué rubios cabellos de trigo garzul!
¡Qué ritmo en el paso! ¡Qué innata realeza
de porte! ¡Qué formas bajo el fino tul...

Pasó con su madre. Volvió la cabeza:
¡me clavó muy hondo su mirada azul!

Quedé como en éxtasis... Con febril premura,
«¡Síguela!», gritaron cuerpo y alma al par.

...Pero tuve miedo de amar con locura,
de abrir mis heridas, que suelen sangrar,
¡y no obstante toda mi sed de ternura,
cerrando los ojos, la dejé pasar!

Autor del poema: Amado Nervo

79.67%

votos positivos

Votos totales: 423

Comparte:

ALTIVEZ

Sólo sabemos toda nuestra altura
si alguien le dice a nuestro ser: ¡Levanta!
Y entonces, fiel consigo, se agiganta
hasta llegar al cielo su estatura.
De la vida común sería ley
el heroísmo en el humano ruedo
si no nos doblegáramos al miedo
de vernos y sentirnos como un rey.

Autor del poema: Emily Dickinson

72.79%

votos positivos

Votos totales: 305

Comparte:

Mujer de Piedra

Enviado por bryan  Seguir

Atrapada en el dolor que una vez el amor causo.
Viviendo del recuerdo de lo que una vez fue.
Encerrada en el ayer y dejando pasar el mañana.
Y sin poder liberarte del lazo que te tiene atada.
Con una soga en el cuello y una caída al vacío.
Si la corto me muero y si la dejo me asfixio.
El miedo a la muerte y a la vida tal cual es.
Un miedo que ciega como la carnada a un pez.
En tus manos unas tijeras, y si no fuera por el miedo vieras.
Que si la cortas en libertad vivieras.
Es una caida a un vacío imaginario.
Creada por las marcas que el dolor ha dejado.
Pero la vida sigue y el pasado al pasado.
Asi que corta la soga y ven a vivir feliz a mi lado.

72.27%

votos positivos

Votos totales: 119

Comparte:

TENGO MIEDO

Tengo miedo.
Qué difícil contarte esta verdad,
porque tú no sabes nada
sobre su vestimenta leve,
que se va deslizando
por los huesos
y se prende
como una enredadera amarga
en lo más hondo
de las raíces de la vida.
Qué importa.
Todo es tan inútil.
Uno está atrapado,
encogido como un feto,
sin luchar,
porque el miedo bestial
te ahoga, te aprisiona.
No hay sueños, ni recuerdos.
Sólo el agua glauca,
maligna,
que sumerge el cuerpo tembloroso
dentro del miedo.

Autor del poema: Carmen Matute

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

TENGO MIEDO DE VERTE NECESIDAD DE...

Enviado por alvaro89  Seguir

Tengo miedo de verte
Necesidad de verte
Esperanza de verte
Desazones de verte .

Tengo ganas de hallarte
Preocupación de hallarte
Certidumbre de hallarte
Pobres dudas de hallarte

Tengo urgencia de oírte
Alegría de oírte
Buena suerte de oírte
temores de oírte.

64.72%

votos positivos

Votos totales: 309

Comparte:

DESASOSIEGO

1
Me siento extraña

Percibo el ruido
del tiempo que camina
por mi piel.

2
Siento miedo
de acercarme al instante
en que la red se rompa
y el torrente impreciso
no fluya más en mí.

Autor del poema: María Clara González

58.33%

votos positivos

Votos totales: 192

Comparte:

EL ÚLTIMO ESPEJO

Inspirado en una pesadilla que tuvo por nombre
«Marava Domínguez Torán»

Todo aquel que atraviesa el corredor del Miedo
llega fatalmente al Último Espejo
donde una mujer abrazada a tu esqueleto nos muestra
cara a cara el infierno de los ojos sellados
de los ojos cerrados para siempre como en una máscara
de muerta representando en el más allá el teatro último:
así miré yo a los ojos que borraron mi alma
así he mirado yo un día que no existe en el Último Espejo

Autor del poema: Leopoldo María Panero

52.63%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

TRISTE FIERA

En la noche fui hasta el mar para pedir socorro
y el mar me respondió: socorro.
Fui hasta el mar y lo toqué
con cuidado, como se toca a un animal equívoco,
un animal que se come la tierra
y en su límite último intenta confundirse con el cielo.
Fui hasta él con la inerme disposición
con que nos acercamos a lo desconocido
esperando una respuesta mayor que nuestra dolorosa pregunta.
Antes yo había mirado toda mi isla
para llevarla conmigo hasta su sal.
Había agrupado todo mi territorio en la retina
y fui con él al mar: era
tan suyo como mío.
Ítaca y yo fuimos al minotauro acuático
para pedir socorro
y el mar nos respondió: socorro.
Triste fiera: socorro.

Autor del poema: Francisca Aguirre

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 11 Poemas de miedo

Añade tus comentarios