32 Poemas de dolor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

SE VA CON ALGO MÍO LA TARDE QUE SE ALEJA

Se va con algo mío la tarde que se aleja;
mi dolor de vivir es un dolor de amar;
y al son de la garúa, en la antigua calleja,
me invade un infinito deseo de llorar.

Que son cosas de niño, me dices; quién me diera
tener una perenne inconsciencia infantil;
ser del reino del día y de la primavera,
del ruiseñor que canta y del alba de Abril.

¡Ah, ser pueril, ser puro, ser canoro, ser suave;-
trino, perfume o canto, crepúsculo o aurora-
como la flor que aroma la vida y no lo sabe,
como el astro que alumbra las noches y lo ignora!

Autor del poema: Medardo Ángel Silva

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

LA NOCHE Y MI DOLOR

El negro manto que la noche umbría
Tiende en el mundo a descansar convida,
Su cuerpo extiende ya en la tierra fría
Cansado el pobre y su dolor olvida.

También el rico en su mullida cama
Duerme soñando avaro sus riquezas,
Duerme el guerrero y en su ensueño exclama:
Soy invencible y grandes mis proesas.

Duerme el pastor feliz en su cabaña
Y el marino tranquilo en su bajel;
A éste no altera la ambición ni saña
El mar no inquieta el reposar de aquel.

Duerme la fiera en lóbrega espesura,
Duerme el ave en las ramas guarecida,
Duerme el reptil en su morada impura,
Como el insecto en su mansión florida.

Duerme el viento.... la brisa silenciosa
Gime apenas las flores cariciando;
Todo entre sombras a la par reposa,
Aquí durmiendo más allá soñando.

Tú, dulce amiga, que talvez un día
Al contemplar la luna misteriosa,
Exaltabas tu ardiente fantasía
Derramando una lágrima amorosa.

Duerme también tranquila y descansada
Cual marino calmada la tormenta,
Así olvidando la inquietud pasada
Mientras tu amiga su dolor lamenta.

Déjame que hoy en soledad contemple
De mi vida las flores deshojadas;
Hoy no hay mentira que mi dolor temple,
Murieron ya mis fábulas soñadas.

Autor del poema: Dolores Veintimilla

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

SOY ESPEJO

Brilla el agua
en mi piel
y no la siento
corre a chorros el agua
por mi espalda
no la siento
me froto con la toalla
me pellizco en un brazo
no me siento
comienzo a vestirme
a tropezones
de los rincones brotan
relámpagos de gritos
ojos desorbitados
ratas que corren
dientes
aún no siento nada
me extravío en las calles:
niños con caras sucias
pidiéndome limosna
muchachas prostitutas
que no tienen quince años
todo es llaga en las calles
tanques que se aproximan
bayonetas alzadas
cuerpos que caen
llanto
por fin siento mi brazo
dejé de ser fantasma
me duele
luego existo
vuelvo a mirar la escena:
muchachos que corren
desangrados
mujeres con pánico
en el rostro
esta vez duele menos
me pellizco de nuevo y ya no siento nada
simplemente reflejo
lo que pasa a mi lado
los tanques
no son tanques
ni los gritos
son gritos
soy un espejo plano
en que nada penetra
mi superficie
es dura
es brillante
es pulida
me convertí en espejo
y estoy descarnada
apenas si conservo
una memoria vaga
del dolor.

Autor del poema: Claribel Alegría

100.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

DOLOR

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar...

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Autor del poema: Alfonsina Storni

89.87%

votos positivos

Votos totales: 523

Comparte:

AYER VENDRÁ

La tarde va a morir; en los caminos
se ciega triste o se detiene un aire
bajo y sin luz; entre las ramas altas,
mortal, casi vibrante,
queda el último sol; la tierra huele,
empieza a oler; las aves
van rompiendo un espejo con su vuelo;
la sombra es el silencio de la tarde.
Te he sentido llorar: no sé a quién lloras.
Hay un humo distante,
un tren, que acaso vuelve, mientras dices:
Soy tu propio dolor, déjame amarte.

Autor del poema: Luis Rosales

87.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

POBRE FLOR

—«¿Por qué te miro así tan abatida,
pobre flor?
¿En dónde están las galas de tu vida
y el color?

»Dime, ¿por qué tan triste te consumes,
dulce bien?»
—«¿Quién?, ¡el delirio devorante y loco
de un amor,
que me fue consumiendo poco a poco
de dolor!
Porque amando con toda la ternura
de la fe,
a mí no quiso amarme la criatura
que yo amé.

»Y por eso sin galas me marchito
triste aquí,
siempre llorando en mi dolor maldito,
¡Siempre así!»—
¡Habló la flor!...
Yo gemí... era igual a la memoria
de mi amor.

Autor del poema: Manuel Acuña

85.85%

votos positivos

Votos totales: 205

Comparte:

Dolor

Enviado por rmcpl  Seguir

Ese minuto, ese instante,
cuando el dolor intenso, tan punzante
duele respirar por estar vivo,
ese instante doloroso
donde todo oculta su sentido,
sin embargo el cuerpo sigue vivo, fuerte
mientras el pensamiento, el entendimiento, el alma
fallecidos,
el dolor es tan agudo pienso que pocos lo han sobrevivido.
y aquí estoy recordando ese instante de abandono,
cuando mi alma deseaba salir y volar a su destino,
pues tierra, estás habitada por cadáveres,
y mi alma añora el hogar divino.

84.71%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

Tu Ausencia

Enviado por gabl  Seguir

Te busco en las horas frías,
en la multitud que camina de prisa,
en el paso lento, errático sin norte ni sur.

Te busco desesperado, en el silencio,
en el ruido, en el transitar del tiempo,
la espera es inútil, estoy solo sin ti.

Despierto y no estás a mi lado, no llegas,
dejaste soledad y un vacío en mi vida.

Solo y sin ti, mas solo en cualquier lugar,
en el más apartado, en el más cercano.

En un rincón del alma está tu presencia
y también tu ausencia oculta.

¿Dónde estás? te busco y no te encuentro.

¿Serán cosas del amor, de todos los días?
sé que llegarás, empezaremos de nuevo,
cierra la página y tira el libro al traste.

Compensa mi sufrir, dame vida y amor.
Calma esta angustia, calma mi dolor.

gbl
29/11/2017
Derechos Reservados de Autor





84.40%

votos positivos

Votos totales: 109

Comparte:

LO QUE SIENTO POR TI

Lo que siento por ti es tan difícil.
No es de rosas abriéndose en el aire,
es de rosas abriéndose en el agua.

Lo que siento por ti. Esto que rueda
o se quiebra con tantos gestos tuyos
o que con tus palabras despedazas
y que luego incorporas en un gesto
y me invade en las horas amarillas
y me deja una dulce sed doblada.

Lo que siento por ti, tan doloroso
como pobre luz de las estrellas
que llega dolorida y fatigada.

Lo que siento por ti, y que sin embargo
anda tanto que a veces no te llega.

Autor del poema: Idea Vilariño

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

POEMA XVI

Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas,
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de dónde estaba.

Cayó sobre mi espíritu la noche
en ira y en piedad se anegó el alma
¡y entonces comprendí por qué se llora!
¡y entonces comprendí por qué se mata!

Pasó la nube de dolor... con pena
logré balbucear breves palabras...
¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
Me hacía un gran favor... Le di las gracias.

Autor del poema: Gustavo Adolfo Bécquer

81.97%

votos positivos

Votos totales: 588

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 32 Poemas de dolor

Añade tus comentarios