30 Poemas de la naturaleza 

Los recursos del Ambiente

Enviado por davisitocraft  Seguir

Los árboles y las plantas son símbolos vegetales,
el agua y el aire son símbolos naturales,
todos estos juntos forman el ambiente
en el que estamos destruyendo inconscientemente

84.52%

votos positivos

Votos totales: 4380

Comparte:

EL NIDO

Es porque un pajarito de la montaña ha hecho,
en el hueco de un árbol, su nido matinal,
que el árbol amanece con música en el pecho,
como que si tuviera corazón musical.

Si el dulce pajarito por entre el hueco asoma,
para beber rocío, para beber aroma,
el árbol de la sierra me da la sensación
de que se le ha salido, cantando, el corazón.

Autor del poema: Alfredo Espino

82.22%

votos positivos

Votos totales: 3189

Comparte:

LA NATURALEZA

Enviado por luisramos2000  Seguir

El mar es azul pues es el gran reflejo del cielo,
La vida se vive aquí en este planeta llamado tierra y con,
El cantar de las aves expresa una sincera alegría
Y un astro ilumina con gozo y felicidad cada día.
La lluvia cae como símbolo de pureza que existe,
Desafortunadamente hoy en día son pocos los que respetan la naturaleza,
Pero lo que si es cierto es que nosotros vivimos gracias a ella,
Necesitamos de ella, pero no lo sabemos pues lo único que hacemos es maltratarla.
Cada noche me duermo escuchando un sonido,
Un sonido que me dice que tengo la naturaleza cerca, tan cerca que
Respiro el aroma de una flor sencilla,
Mientras escribo este poema pensando en cómo ayudar a la amada naturaleza.
Luis Alfonso ramos

79.89%

votos positivos

Votos totales: 1765

Comparte:

ETERNAMENTE TUYO

Enviado por doblezeroo  Seguir

*******

Podrán morir las raíces
y derrumbarse las selvas,
podrán fundir los recuerdos
como grisáceas nieblas,
podrán caer los amuletos
en las fosas de la tierra,
hacerse polvo pirámides
por un soplo de tres hebras,
pero nada conseguirá
borrar jamás mi promesa.

Falleciesen los jazmines
por relentes de tristeza,
navegase el ultimo pez
en la árida torrentera,
¡nunca olvides que te juré!,
que te quiero y te amaré
hasta el día que me muera.

Aunque se sequen los pozos
bajo atmosferas de arena,
derrítanse los glaciares
y desnúdense las piedras,
viniese la negra noche
en un cielo sin estrellas
o en rosario y disciplina,
como ancianas a la iglesia,
volase cada paloma
a encerrarse en una celda.

¡Pártase el cielo de agosto!
en cuotas de frio y niebla,
¡cúbranse todos los mares!
de tenebrosas tormentas,
bajen a picar los dioses
las rocas de una cantera,
caigan mil rayos de punta
y que los páramos prendan,
se haga la luna en pedazos
o se apaguen las estrellas
¡nunca olvides que te juré
que te quiero y te amaré
hasta el día que me muera!.

******

79.23%

votos positivos

Votos totales: 2114

Comparte:

La Nube

Enviado por namara  Seguir

En su dulce nido blanco
Se acuesta
Desde abajo yo te observo
Con una riza que suele ser más triste que el llanto
Desde lejos disfruto tus lágrimas de agua
Desearía treparme por cada gotita,
Estrechar mis pétalos de colores
Y bordarte de felicidad con mi olor para que me ames
Con tu lindura, desahoga el firmamento
Tú que no sabes lo guapa que eres
En el cielo
cuando cae la oscuridad quisiera ser la luna
Para que nunca se pierda la claridad de tú mirífica belleza
Alumbraría cada rizo que encuadra
Tu linda cara
Y anhelaría besar la estrellita fugaz de tu Sonriza
Convertiría cada lágrima tuya
En un arcoiris,
Mientras te sigo pintando de gris

Arbaky Aurelus

76.83%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:

si yo...

Enviado por penelopo2  Seguir

Si yo viviera en el campo
Tendria un perro y un caballo
Y a la mañana temprano
Me tomaria unos mates
Debajo de un arbol guacho.

Si yo viviera en el campo
Bajo el alero del rancho
Un gran asado entre amigos
Estaria disfrutando.

Si yo viviera en el campo
Con que placer miraria
Cuando el sol se va ocultando
Y ya sembrado de estrellas
El cielo se va adornando.

Pero vivo en la ciudad
Encerrado entre ladrillos
Donde no se escucha el canto
Ni de pajaros ni grillos
Solo el ruido de motores
Que enferman a mis oidos.

Mas la esperanza no pierdo
De despertar algun dia
Con el canto de un gorrion
Pa'que me alegre la vida
Si yo viviera en el campo
Seguro te llevaria

75.00%

votos positivos

Votos totales: 256

Comparte:

ÉXTASIS

Cada rosa gentil ayer nacida,
cada aurora que apunta entre sonrojos,
dejan mi alma en el éxtasis sumida...
¡Nunca se cansan de mirar mis ojos
el perpetuo milagro de la vida!

Años ha que contemplo las estrellas
en las diáfanas noches españolas
y las encuentro cada vez mas bellas.
Años ha que en el mar, conmigo a solas,
de las olas escucho las querellas,
y aun me pasma el prodigio de las olas!

Cada vez hallo la Naturaleza
más sobrenatural, más pura y santa,
Para mí, en rededor, todo es belleza;
y con la misma plenitud me encanta
la boca de la madre cuando reza
que la boca del niño cuando canta.

Quiero ser inmortal, con sed intensa,
porque es maravilloso el panorama
con que nos brinda la creación inmensa;
porque cada lucero me reclama,
diciéndome, al brillar: «Aquí se piensa,
también aquí se lucha, aquí se ama».

Autor del poema: Amado Nervo

73.77%

votos positivos

Votos totales: 1407

Comparte:

LOS NARANJOS

Perdiéronse las neblinas
En los picos de la sierra,
Y el sol derrama en la tierra
Su torrente abrasador.
Y se derriten las perlas
Del argentado rocío,
En las adelfas del río
Y en los naranjos en flor.

Del mamey el duro tronco
Picotea el carpintero,
Y en el frondoso manguero
Canta su amor el turpial;
Y buscan miel las abejas
En las piñas olorosas,
Y pueblan las mariposas
El florido cafetal.

Deja el baño, amada mía,
Sal de la onda bullidora;
Desde que alumbró la aurora
Jugueteas loca allí.
¿Acaso el genio que habita
De ese río en los cristales,
Te brinda delicias tales
Que lo prefieres a mí?

¡Ingrata! ¿por qué riendo
Te apartas de la ribera?
Ven pronto, que ya te espera
Palpitando el corazón
¿No ves que todo se agita,
Todo despierta y florece?
¿No ves que todo enardece
Mi deseo y mi pasión?

En los verdes tamarindos
Se requiebran las palomas,
Y en el nardo los aromas
A beber las brisas van.
¿Tu corazón, por ventura,
Esa sed de amor no siente,
Que así se muestra inclemente
A mi dulce y tierno afán?

¡Ah, no! perdona, bien mío;
Cedes al fin a mi ruego;
Y de la pasión el fuego
Miro en tus ojos lucir.
Ven, que tu amor, virgen bella,
Néctar es para mi alma;
Sin él, que mi pena calma,
¿Cómo pudiera vivir?

Ven y estréchame, no apartes
Ya tus brazos de mi cuello,
No ocultes el rostro bello
Tímida huyendo de mí.
Oprímanse nuestros labios
En un beso eterno, ardiente,
Y transcurran dulcemente
Lentas las horas así.

En los verdes tamarindos
Enmudecen las palomas;
En los nardos no hay aromas
Para los ambientes ya.
Tú languideces; tus ojos
Ha cerrado la fatiga
Y tu seno, dulce amiga,
Estremeciéndose está.

En la ribera del río,
Todo se agosta y desmaya;
Las adelfas de la playa
Se adormecen de calor.
Voy el reposo a brindarte
De trébol en esta alfombra
De los naranjos en flor.

Autor del poema: Ignacio Manuel Altamirano

73.74%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:

En mi universo

Enviado por deliacorvera  Seguir

Si en el aire, navegan lejos mis suspiros
Si al verte, mi corazón en el cielo emerge un estallido
Estallido de luciérnagas danzantes que en la brisa del río, lucen flameantes
Por un instante, un reflejo invoca mi esencia
Hacía un horizonte calmo e infinito
Del Rocío emerge tu presencia
Y así la aurora boreal en los pistilos
Suave viento costero
Que mis cabellos caricias desprevenido
Y pensar su perfume arrastras a la orilla
Canten grillos y escurranse libélulas
En el flamear de los camalote
Que el tiempo al transitar se desagote.

73.57%

votos positivos

Votos totales: 575

Comparte:

QUEZALTEPEC

La noche fue dantesca... En medio del mutismo
rompió de pronto el retumbar de un trueno...
Tropel de potros que rompiera el freno
y se lanzara, indómito, al abismo...

Un pálido fulgor de cataclismo,
al cielo que antes se mostró sereno,
siniestramente iluminó de lleno,
como si el cielo se incendiara él mismo...

Entre mil convulsiones de montaña
se abrió la roja y palpitante entraña
en esa amarga noche de penuria...

Y desde el cráter en la abierta herida
brotó la ardiente lava enfurecida
como un boa incendiando de lujuria.

Autor del poema: Alfredo Espino

73.33%

votos positivos

Votos totales: 600

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 30 Poemas de la naturaleza

Añade tus comentarios