25 Poemas del tiempo 

A UN RELOJ

Con tu acompasado son
Marcando vas inclemente
De mi pobre corazón
La violenta pulsación....
Dichosa quien no te siente!

Funesto, funesto bien
Haces reloj....La venida
Marcas del ser a la vida,
Y así impasible también
La hora de la partida.

Autor del poema: Dolores Veintimilla

89.55%

votos positivos

Votos totales: 67

Comparte:

TIEMPO SIN TIEMPO

Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta

tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.

Autor del poema: Mario Benedetti

87.04%

votos positivos

Votos totales: 54

Comparte:

EL PASO DEL TIEMPO

Se hace, pues, inútil
retomar aquellos versos
que guardamos muchos años atrás
e intentar adaptarlos
al nuevo ritmo del tiempo.
Quiero decir que, en conciencia,
ya no puede decirse ahora caridad
ni amor ni libertad como entonces.
Envejecen los versos
y la voz se nos deforma
si no tratamos, tenaces, de entender
que ha cambiado el sentido
vital de las palabras.
Es una pendiente fácil
y resbaladiza, que no nos deja
crecer. Para los que luchan
siempre se hace corto el tiempo;
los otros se extasían
y protestan, airados,
contra cualquier viento que agite
el agua del pilón que los conserva.
Y se mojan entre sí,
displicentes, con las viejas
palabras. Porque el juego
consiste en sentirse
siempre húmedo, convencido, inefable.

Autor del poema: Miquel Martí Pol

86.79%

votos positivos

Votos totales: 53

Comparte:

SONATA

Otra vez el tiempo te ha traído
al cerco de mis sueños funerales.
Tu piel, cierta humedad salina,
tus ojos asombrados de otros días,
con tu voz han venido, con tu pelo.
El tiempo, muchacha, que trabaja
como loba que entierra a sus cachorros
como óxido en las armas de caza,
como alga en la quilla del navío,
como lengua que lame la sal de los dormidos,
como el aire que sube de las minas,
cono tren en la noche de las páramos.
De su opaco trabajo nos nutrimos
como pan de cristiano o rancia carne
que enjuta la fiebre de los ghettos
a la sombra del tiempo, amiga mía,
un agua mansa de acequia me devuelve
lo que guardo de ti para ayudarme
a llegar hasta el fin de cada día.

Autor del poema: Álvaro Mutis

86.67%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

"Volátil"

Enviado por mar1108  Seguir

¡Qué volátil es el tiempo
que se lo lleva todo...

mis días,
mis sueños,
mis anhelos
y todos mis
sentimientos...

Quiero atraparlo,
deseo pararlo...

Pero no puedo,
y después de todo
y al final del día..
hasta me alegro!

Mar

86.67%

votos positivos

Votos totales: 105

Comparte:

VOY VOLTEO Y TE MIRO TÚ...

Enviado por alheli  Seguir

Voy, volteo y te miro.
Tú siempre estás girando , con tus pensamientos rebotando bajo el agua de un suave trampolín.
Y el tiempo va siguiendote, girando alrededor de ti, y tu jugando con el lo haces reloj de arena.
Ya no importa quién eres, las bromas han vencido a tu risa.
Y ahora queda tu nombre solo, cual castillo en abandono.
No faltan ya en ti ni armaduras ni estandartes, ya fueron llenos tus pisos con la tibieza de alfombras.
Se han roto los vidriales y te visita el viento.
Las estaciones abandonan sus saltos.
Mientras jugabas a turnos el tiempo ha seguido tiempo.

84.62%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

DURA MENOS UN HOMBRE QUE UNA VELA

Dura menos un hombre que una vela
pero la tierra prefiere su lumbre
para seguir el paso de los astros.
Dura menos que un árbol,
que una piedra,
se anochece ante el viento más leve,
con un soplo se apaga.
Dura menos un pájaro,
que un pez fuera del agua,
casi no tiene tiempo de nacer,
da unas vueltas al sol y se borra
entre las sombras de las horas
hasta que sus huesos en el polvo
se mezclan con el viento,
y sin embargo, cuando parte
siempre deja la tierra más clara.

Autor del poema: Eugenio Montejo

84.38%

votos positivos

Votos totales: 32

Comparte:

Paseo

Enviado por alheli  Seguir

Matar el tiempo, siempre será bueno y feliz...siempre y cuando uno acepte con constancia, morir un poquito, un poquito junto con él. De igual modo uno muere, por ello es bonito aceptarlo.
Viene, tamborilea en semejanza al mío
Un paso, conforme y según otro según se acerca, tiembla
Me engaña, pero es divertido,
no tengo de que culparlo.
Matar el tiempo, será bueno y a veces feliz...siempre y cuando uno no entristezca, al morir un poquito, un poquito junto con él... De igual modo uno muere, por ello es bonito tomarlo.

82.61%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

SONETO XXII

Somos hombres inquietos.
Pero el paso del tiempo
no es más que pequeñez
en lo eternamente perdurable.

Todo lo que apremia
pronto habrá pasado;
pues sólo es capaz de consagrarnos
lo que permanece.

Oh, no pongáis, muchachos,
el valor en la urgencia
ni en el querer volar.

Está todo en reposo:
la sombra y también la claridad,
la escritura y la flor.

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

82.14%

votos positivos

Votos totales: 140

Comparte:

VIENTOS

Ya por el horizonte
se difunde la noche, agua sombría
que moja lo mojado de las nubes murales.
Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,
bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida
ingrávida y pausada se desplaza.
Vientos turbios y equívocos disponen
todo el húmedo clima donde arraiga,
ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,
como un fruto partido, el peso del destino.
(Este soplo me llega desde oscuras distancias,
cruzó mares que he visto,
arrastra los perfumes de tierras que he pisado,
llenó claras llanuras o bosques sofocantes
donde yo enmudecía y sangraba de amor.
Y en la mitad de este aterido viento,
donde errabundas gotas viajan ciegamente,
siento soplar de pronto un viento diferente,
abierto y luminoso.)
Oh viento tibio y firme, viento bueno
que plasmaba de pronto en aguda presencia
el campo de mi infancia donde una abeja zumba.
Los árboles se instalan noblemente,
los caminos recorren inamovibles huellas,
los sitios tienen nombres persuasivos
que los hacen carnales como el hueso a la fruta.
Y la luz brota desde todas partes,
luz increada y siempre fiel, que inunda
la llanura sin muros donde un niño,
de estatura menor que las yerbas del mundo,
todo él suspendido de dos intensos ojos
que inmóviles lo clavan
a la inasible rotación del día,
se ve sobrepasado por su propio silencio,
que ya secretamente se entiende con la vida.
(Y otra vez desemboco en la áspera tierra
del llovido presente
que palmo a palmo con mis plantas palpo,
andando entre desnudas ondas donde anida
esta memoria que en murmurios muere,
tropezando en la sombra a cada instante
con su imperio cambiante.)

Y este múltiple viento informulable,
como el mudo lenguaje de un destino,
recorre con su soplo las horas de mi vida.
Y dice que su afán secreto fue tan solo
entender aquel puro silencio con que un día
yo descifraba el Tiempo.

Autor del poema: Tomás Segovia

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 25 Poemas del tiempo

Añade tus comentarios