11 Poemas del tiempo 

SONATA

Otra vez el tiempo te ha traído
al cerco de mis sueños funerales.
Tu piel, cierta humedad salina,
tus ojos asombrados de otros días,
con tu voz han venido, con tu pelo.
El tiempo, muchacha, que trabaja
como loba que entierra a sus cachorros
como óxido en las armas de caza,
como alga en la quilla del navío,
como lengua que lame la sal de los dormidos,
como el aire que sube de las minas,
cono tren en la noche de las páramos.
De su opaco trabajo nos nutrimos
como pan de cristiano o rancia carne
que enjuta la fiebre de los ghettos
a la sombra del tiempo, amiga mía,
un agua mansa de acequia me devuelve
lo que guardo de ti para ayudarme
a llegar hasta el fin de cada día.

Autor del poema: Álvaro Mutis

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

MIRANDO EXTASIADA EL CIELO

Sentada a la orilla de la vida
yo soy tres:
mi sueño, la poesía y yo;
pero lo que ahora digo
lo borra mi sangre con su veloz vertiente,
entretanto el reloj
—rompeolas de los días—
inventa una nueva hora,
en la escala gradual del tiempo.
Anterior al péndulo
y al vuelo de las golondrinas,
está mi luna que llora y ríe
en un exacto protectorado de palabras.
Yo no sé cómo cerrar los ojos,
reconquistar las tardes,
las memorias
y los paisajes
en una sola fuente recóndita
que afirme definitivamente
el soplo primigenio;
a nivel de la rosa que no se marchita
en el seno,
o de la nube que se hubiera quedado
prendida en la ventana
mirando extasiada al cielo.

Autor del poema: Clementina Suárez

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

EL PASO DEL TIEMPO

Se hace, pues, inútil
retomar aquellos versos
que guardamos muchos años atrás
e intentar adaptarlos
al nuevo ritmo del tiempo.
Quiero decir que, en conciencia,
ya no puede decirse ahora caridad
ni amor ni libertad como entonces.
Envejecen los versos
y la voz se nos deforma
si no tratamos, tenaces, de entender
que ha cambiado el sentido
vital de las palabras.
Es una pendiente fácil
y resbaladiza, que no nos deja
crecer. Para los que luchan
siempre se hace corto el tiempo;
los otros se extasían
y protestan, airados,
contra cualquier viento que agite
el agua del pilón que los conserva.
Y se mojan entre sí,
displicentes, con las viejas
palabras. Porque el juego
consiste en sentirse
siempre húmedo, convencido, inefable.

Autor del poema: Miquel Martí Pol

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

LAS HORAS

¡Qué tristes son las horas! Cual rebaño
de ovejas que caminan por el cielo
entre el fragor horrísono del trueno,
y bajo un cielo de color de estaño.

Cruzan sombrías en tropel huraño,
de la insondable Eternidad al seno,
sin que me traigan ningún bien terreno,
ni siquiera el temor de un mal extraño.

Yo las siento pasar sin dejar huellas,
cual pasan por el cielo las estrellas,
y aunque siempre la última acobarda,

de no verla llegar ya desconfío,
y más me tarda cuanto más la ansío
y más la ansío cuanto más me tarda.

Autor del poema: Julián del Casal

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

SONETO XXII

Somos hombres inquietos.
Pero el paso del tiempo
no es más que pequeñez
en lo eternamente perdurable.

Todo lo que apremia
pronto habrá pasado;
pues sólo es capaz de consagrarnos
lo que permanece.

Oh, no pongáis, muchachos,
el valor en la urgencia
ni en el querer volar.

Está todo en reposo:
la sombra y también la claridad,
la escritura y la flor.

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

77.01%

votos positivos

Votos totales: 87

Comparte:

TU ESPEJO ES UN SAGAZ

Tu espejo es un sagaz
te sabe poro a poro
te desarruga el ceño
te bienquiere
te pule las mejillas
te despeina los años
o te mira a los ojos
te bienquiere

te depura los gestos
te pone la sonrisa
te transmite confianza
te bienquiere

hasta que sin aviso
sin pensarlo dos veces
se descuelga del clavo
te destroza

Autor del poema: Mario Benedetti

76.12%

votos positivos

Votos totales: 201

Comparte:

EL PASO DEL TIEMPO

Esperé a que volvieras
durante días, semanas, años
quizá toda la vida
desde que tengo memoria

Y nunca volviste
Siempre tú, en mis sueños
Siempre tú, en mis esperanzas
Siempre tú

Y ahora que te vuelvo a ver
qué suerte,
ya no te necesito.

Autor del poema: Koldo Fierro

74.77%

votos positivos

Votos totales: 116843

Comparte:

TIEMPO QUE DICE

De tiempo somos.
Somos sus pies y sus bocas.
Los pies del tiempo caminan en nuestros pies.
A la corta o a la larga, ya se sabe, los vientos del tiempo borrarán las huellas.
¿Travesía de la nada, pasos de nadie? Las bocas del tiempo cuentan el viaje.

Autor del poema: Eduardo Galeano

73.79%

votos positivos

Votos totales: 351

Comparte:

El tic tac del reloj

Enviado por yedra  Seguir

EL TIC TAC DEL RELOJ


Sonaba,como ruido de fondo el tic-tac monocorde del reloj.
En las noches cuando en el silencio nos disponíamos a ir a la cama...el reloj marcaba el ritmo suave de nuestros momentos.



Por la mañana,el trajinar de mi abuela,el de mi madre,mientras yo en la cama aún,escuchaba el paso del tiempo,ese sonido que traspasaba mis sueños..tic,tac,tic,tac,y me desesperezaba en la cama...y empezaba el día para mi.

Pasó el tiempo,el sonido de aquel reloj,se me quedó en la memoria,el reloj ya no está,ni mi madre,ni mi abuela;se las llevó el eterno trascurrir del tiempo...¡el reloj no dejó de sonar,aunque ya no estuviera,ni lo escuchara con mis oídos;pero el sonido monocorde eternamente continua en el trascurrir de nuestras vidas,y se nos lleva poco a poco a la eternidad.

El tiempo,el sonido del reloj,marca nuestras vidas;y mientras tanto nos afanamos en nuestras cosas,mientras cada día,una cana más aparece en nuestra cabeza;quisiéramos a veces poder pararlo y dar marcha atrás y recuperar aquello que perdimos...¡pero no puede ser!
El tic-tac del reloj se sigue escuchando y solo podemos añorar lo que perdemos en su son,y intentar vivir con toda la alegría que podamos
¡a pesar de todo!

AUTOR:YEDRA

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

TIEMPO SIN TIEMPO

Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta

tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.

Autor del poema: Mario Benedetti

50.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 11 Poemas del tiempo

Añade tus comentarios