437 Poemas de amor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Historia difícil de contar

Enviado por goodspeed  Seguir

Porque sin importar cuantos nuevas vivencias,
Estás no son capaces de olvidar ese recuerdo,
Porque el tiempo llega tarde y también pasa tan rápido.

Porque sentimos que debimos hacer estado en ese lugar mucho antes.
Pero llegamos tarde y el tiempo no paro de avanzar.

Porque un triste recuerdo, en ciertos momentos se hace más fuerte
Porque sin importar cuantas risas hayan marcado tus pasos
Las sombras de los no vividos siempre te alcanzan

Hay momentos que se hace tan fácil amar, pero tan difícil olvidar
Porque hay historias que te quisiste saltar
Pero se quedaron grabadas en tu corazón
Y cada cierto tiempo vuelven a crecer esas espinas del recuerdo, que habías pensado ya cortar.

Porque los recuerdos del invierno, renacen en primavera
Y por más que intentes olvidar, cada vez que sientes ese frío, estos vuelven a rebrotar

Porque no caminaste antes a ese lugar, porque no apuraste tus pasos.
Porque no me buscaste, yo te necesitaba y hoy esa historia gris tendría otro final

Si me preguntan si por amor, repetiría esta historia y la volvería a grabar en mi corazón.
Creo que diría que no, porque se está haciendo muy difícil el cambiar.

Esta historia es la de un amor de verdad, que peleo muchas batallas, pero muchas se pudieron evitar.
Y el recuerdo de las innecesarias es el que hoy me hacen suspirar.

Nunca debiste haberme hecho volver atrás.
Si me preguntan que si te amo, claro que si, por eso luche por ti, pero las heridas están difíciles de curar.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Amor y condena

Enviado por piojodelrojo  Seguir

Aún porfía en mi memoria los detalles de aquel momento,
y mis pupilas siguen ardiendo con el calor de aquel verano
Ahí estabas,
aguardando en el rincón del bar,
ahí, en la parte más remota del tumulto
de las almas que descienden a vivir sin escala.

Ahí estabas,
con tus cabellos fugitivos,
abrumados de tanta perfección,
y con tu voz dormida en el umbral
de unos labios poderosos
que guardaban en su carne
mi condena infinita.

Ahí estabas, amor, ahí
con los ojitos perdidos,
diseminando el temor en un creerte inocente
y preguntando a la gente si el sentir
se ha prohibido.

¿Y yo, dónde estaba?
Ese día no existía,
pero te vi, vida mía, te vi,
y mi renacer fue todo caos
y el sol parió el amanecer en mis mejillas,
y el atardecer murió en tus brazos,
…mi eterna romería;

Y hoy que todo es efervescencia vida mía,
¿dónde estamos?
Yo,
viviendo todavía en la memoria de aquel día,
¿y vos?,
vos, sumergida en el tumulto
ese que te acercó una vez...
pero que hoy te arrebatan de mi. -

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Reinas y Venenos

Enviado por danielesteban  Seguir

Primero llegó la reina de tréboles
Y auguraba la primavera
No era más que otra teatrera
Con la tenacidad de Ébole

Mala suerte tuve al haberla conocido
Porque ahora me deshojan sus ojos
En cada hoja escribo mi aullido
Mientras veo como de mi cora brota rojo

Otro engaño más que sumar a la baraja
Me equivoqué pensando que era la aguja entre la paja
Vino como todas haciéndose la maja
Y me dejó desnudo en ataud con mortaja

La muerte me rebaja y yo la rebaso a pasos escasos
Poco a poco avanzo y si avanzo es porque no me rindo
Me piqué cuando me clavaron la pica del otro payaso
Si esas son las reinas mejor cojo cianuro y brindo

¡Toma! Toma mi copa, te invito
Que de tanto beber ya terminé ahíto
Buscando en mi corazón un sentimiento extinto
Soy el minotauro porque nunca saldré de mi laberinto
Y porque quizás en realidad solo soy mito

Y repito los mismos errores ¿Es de sabios?
Suicidarse con los besos de esos labios
Impregnados con estricnina
Que si la mirada puede ser asesina
La suya es el mismísimo huracán Katrina
Cogí la flor de la cicuta, la miré por un momento
Y viendo que la vida es puta, la convertí en otro veneno que no me mate lento

Estoy entrando en terreno obsceno
Porque solo me lleno si ceno tus senos
Ese no es más que otro veneno que estreno
Al menos me han prometido que este es más bueno

La reina de corazones dejó un devastador paso por el mío
Falsas ilusiones y mi cuerpo inerte sangrando un río
De falsas promesas y una palabra que se voló con la brisa
De una princesa que dejó grabada su risa

Se repite una y otra vez en mi cabeza, estoy cansado
Si mi cerebro se ha quedado como un disco rallado
¿De verdad me merezco este sufrimiento eterno?
Quiero otra reina que me saque de mi infierno

Y así la de rombos puso rumbo a mi cabeza
Y en este mundo puso algo de limpieza
Ella me salvó cerrando mi cajón de rayos y truenos
A la vez cerrando así mi cajón con frascos de veneno

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

EL ALMA EN LOS LABIOS

Para mi amada

Cuando de nuestro amor la llama apasionada
dentro de tu pecho amante contemples extinguida,
ya que sólo por ti la vida me es amada,
el día en que me faltes me arrancaré la vida.

Porque mi pensamiento, lleno de este cariño
que en una hora feliz me hiciera esclavo tuyo.
Lejos de tus pupilas es triste como un niño
que se duerme soñando en tu acento de arrullo.

Para envolverte en besos quisiera ser el viento
y quisiera ser todo lo que tu mano toca;
ser tu sonrisa, ser hasta tu mismo aliento,
para poder estar más cerca de tu boca.

Vivo de tu palabra, y eternamente espero
llamarte mía, como quien espera un tesoro.
Lejos de ti comprendo lo mucho que te quiero
y, besando tus cartas, ingenuamente lloro.

Perdona que no tenga palabras con que pueda
decirte la inefable pasión que me devora;
para expresar mi amor solamente me queda
rasgarme el pecho, Amada, y en tus manos de seda
¡Dejar mi palpitante corazón que te adora!

Autor del poema: Medardo Ángel Silva

92.50%

votos positivos

Votos totales: 120

Comparte:

A DESTIEMPO

Me enamoré de una canción,
y era de carne y hueso,
me enamoré de una chica que no sólo era carne,
si no que también era seso
"ME ENAMORÉ"...
me enamoré de su beso, de su cuerpo y de su sexo
¡SI!...¡SI!...¡SI!...me enamoré
me enamoré de su verso...me enamoré de su peso...
de su cielo y de su infierno
de su vuelo y de su suelo
de su: ¡ME VOY!...y pues claro, yo también me vengo
me enamoré, joder que si me enamoré
me enamoré, pero creo que me enamoré a destiempo,
porque... cuando me desperté... todo era un sueño
me volví a enamorar, pero...

TÚ HABÍAS MUERTO

Autor del poema: César Brandon

92.13%

votos positivos

Votos totales: 648

Comparte:

Sinfonía de las hojas amarillas

Enviado por mariozetino  Seguir

Alguien hay a lo lejos que te nombra,
que edifica con hojas tu sonido,
y te trae del tiempo en que sucedes
y despierta la luz en que dormías.

Alguien es a lo lejos de los días
que te dice y parece que cantara,
que te dice y parece que no fuera
y parece que no dijera nada.

El silencio se puebla de tu nombre.
Una ciudad nocturna enciende lámparas.
De tu nombre las cosas surgen todas
y surge el sueño todo y las palabras.

Alguien te hace palabra y dice todo.
Todo deja de ser si alguien te calla.
Todo encuentra su muerte en tu silencio.
En tu ausencia completa todo es nada.

A lo lejos del tiempo que te envuelve
una voz te susurra y te desata.
Lleno de hojas y música es el viento.
Vuela otoño hasta lejos. Alguien canta.

90.91%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

DISCIPLINA SECRETA

La casa como barco
en alta mar de junio.

Las calles como trenes
de noche sosegada.

Estas cosas no pasan en el mundo.

Estoy por afirmar
que ahora vivo en un libro de poemas.

Pero si tú me miras,
decidida a existir
desde el fondo templado de tus ojos,
también existe el mundo.

Y muy probablemente
yo acabaré por existir contigo.

Autor del poema: Luis García Montero

90.48%

votos positivos

Votos totales: 147

Comparte:

QUE YO SIEMPRE AMÉ

Que yo siempre amé
yo te traigo la prueba
que hasta que amé
yo nunca viví -bastante-

que yo amaré siempre
te lo discutiré
que amor es vida
y vida inmortalidad

esto -si lo dudas- querido,
entonces yo no tengo
nada que mostrar
salvo el calvario

Autor del poema: Emily Dickinson

90.40%

votos positivos

Votos totales: 323

Comparte:

EL AMOR

El amor viene lento como la tierra negra,
como luz de doncella, como el aire del trigo.
Se parece a la lluvia lavando viejos árboles,
resucitando pájaros. Es blanquísimo y limpio,
larguísimo y sereno: veinte sonrisas claras,
un chorro de granizo o fría seda educada.

Es como el sol, el alba: una espiga muy grande.

Yo camino en silencio por donde lloran piedras
que quieren ser palomas, o estrellas,
o canarios: voy entre campanas.
Escucho los sollozos de los cuervos que mueren,
de negros perros semejantes a tristes golondrinas.

Yo camino buscando tu sonrisa de fiesta,
tu azul melancolía, tu garganta morena
y esa voz de cuchillo que domina mis nervios.
Ignorante de todo, llevo el rumbo del viento,
el olor de la niebla, el murmullo del tiempo.

Enséñame tu forma de gran lirio salvaje:
cómo viven tus brazos, cómo alienta tu pecho,
cómo en tus finas piernas siguen latiendo rosas
y en tus largos cabellos las dolientes violetas.

Yo camino buscando tu sonrisa de nube,
tu sonrisa de ala, tu sonrisa de fiebre.
Yo voy por el amor, por el heroico vino
que revienta los labios. Vengo de la tristeza,
de la agria cortesía que enmohece los ojos.

Pero el amor es lento, pero el amor es muerte
resignada y sombría: el amor es misterio,
es una luna parda, larga noche sin crímenes,
río de suicidas fríos y pensativos, fea
y perfecta maldad hija de una Poesía
que todavía rezuma lágrimas y bostezos,
oraciones y agua, bendiciones y penas.

Te busco por la lluvia creadora de violencias,
por la lluvia sonora de laureles y sombras,
amada tanto tiempo, tanto tiempo deseada,
finalmente destruida por un alba de odio.

Autor del poema: Efraín Huerta

90.09%

votos positivos

Votos totales: 111

Comparte:

CONFESIÓN

esperando a la muerte
como a un gato
que saltará sobre la
cama

estoy muy afligido por
mi esposa

ella verá este
tieso
blanco
cuerpo
lo sacudirá una vez, quizás
de nuevo

“Hank!”

Hank no
responderá

no es mi muerte lo que
me preocupa, es mi esposa
abandonada con este
montón
de nada.

quiero
hacerle saber
sin embargo
que todas las noches
durmiendo
a su lado

incluso los más triviales
argumentos
fueron cosas
siempre espléndidas


y las difíciles
palabras
que siempre temí
decir
pueden ser
dichas ahora:

Te
amo.

Autor del poema: Charles Bukowski

90.00%

votos positivos

Votos totales: 230

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 437 Poemas de amor

Añade tus comentarios