71 Poemas de soledad 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

NOCHEBUENA

Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.

En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo.

Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.

Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:

—Decile a... —susurró el niño—. Decile a alguien, que yo estoy aquí.

Autor del poema: Eduardo Galeano

87.50%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

SOLO

Desde el tiempo de mi infancia no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude traer
mis pasiones de una simple primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pesar, no podría despertar
mi corazón al júbilo con el mismo tono;
Y todo lo que amé, lo amé Solo.
Entonces -en mi infancia- en el alba
de la vida más tempestuosa, se sacó
de cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata:
Del torrente, o la fuente,
Del risco rojo de la montaña,
Del sol que giraba a mi alrededor
en su otoño teñido de oro,
Del rayo en el cielo
cuando pasaba volando cerca de mí,
Del trueno y la tormenta,
Y la nube que tomó la forma
(Cuando el resto del Cielo era azul)
De un demonio ante mi vista.

Autor del poema: Edgar Allan Poe

86.73%

votos positivos

Votos totales: 196

Comparte:

DE LA INACCIÓN

Es una ardua espera;
ver los días pasar,
ver las noches llegar.
Y excepto las horas, nada pasa y nada queda.

Quema esta soledad.
Familia, amigos y conocidos,
empiezan a ser anodinos.
Y nada pasa, nada queda.

Y siguen turnándose los soles
a los que oigo reír de que esté sólo.
Solo tengo el desespero de una ansiedad no resuelta
porque nada pasa y nada queda.

Autor del poema: Nemo

84.40%

votos positivos

Votos totales: 141

Comparte:

Ilumina

Enviado por emily  Seguir

En la inmensa oscuridad,
Me siento tan pequeña.

No veo a nadie a mi lado,
No siento amor, no siento tristeza, solo siento miedo.

No puedo escapar, estoy paralizada, No tengo luz que ilumine está oscuridad,

Por favor, se mi luz, y sacame de aqui que ya no lo soporto más.

83.58%

votos positivos

Votos totales: 134

Comparte:

Vete de mi

Enviado por alsofia  Seguir

Yo te quise
Yo te deseé
Pero ahora que te tengo ya no te quiero tener.

Te esperé tanto tiempo
Quería provar de ti
y ver como me hacías sentir.
Pero ahora no se como hacerte partir.

No eres liberadora como lo imaginé, ni auto conmovedora como lo esperé.

Eres amarga y hostigante, opresiva e inquietante.
me tienes en un pozo cada vez más hondo
Separandome de todo

Soledad vete de mi por que ahora ya entendí
que no hay salvación en ti.

83.33%

votos positivos

Votos totales: 84

Comparte:

A LA SOLEDAD

¡Oh, Soledad! Si contigo debo vivir,
Que no sea en el desordenado sufrir
De turbias y sombrías moradas,
Subamos juntos la escalera empinada;
Observatorio de la naturaleza,
Contemplando del valle su delicadeza,
Sus floridas laderas,
Su río cristalino corriendo;
Permitid que vigile, soñoliento,
Bajo el tejado de verdes ramas,
Donde los ciervos pasan como ráfajas,
Agitando a las abejas en sus campanas.
Pero, aunque con placer imagino
Estas dulces escenas contigo,
El suave conversar de una mente,
Cuyas palabras son imágenes inocentes,
Es el placer de mi alma; y sin duda debe ser
El mayor gozo de la humanidad,
Soñar que tu raza pueda sufrir
Por dos espíritus que juntos deciden huir.

Autor del poema: John Keats

82.76%

votos positivos

Votos totales: 58

Comparte:

SOLEDAD

Enviado por penelopo2  Seguir

Me desperté pensando en ti
Pues toda la noche te soñé
Como te arranco de mi?
Si eres parte de mi ser.
A todos lados te llevo conmigo
A donde vaya tambien irás
Busco distraerme en otras cosas
Pero en otras cosas tambien Estás
Tendre que acostumbrarme a tu presencia
Como una sombra me perseguiras
Ya no sufrire tu susencia
Ya no vivire la soledad
J.R

81.82%

votos positivos

Votos totales: 22

Comparte:

Soledad...

Enviado por mayte78  Seguir

Te llamas soledad,
y sin embargo...
caminas, junto al que está solo,
¡ que triste...
es llamarte soledad !
cuando estás siempre,
junto al alma.

¡Deberían llamarte,
amiga del Alma !

81.82%

votos positivos

Votos totales: 55

Comparte:

¡OH, SÍ!

Hay cosas peores que
estar solo
pero a menudo toma décadas
darse cuenta de ello
y más a menudo
cuando esto ocurre
es demasiado tarde
y no hay nada peor
que
un demasiado tarde.

Autor del poema: Charles Bukowski

81.08%

votos positivos

Votos totales: 111

Comparte:

SOLO

Es como siempre
habías querido
estar
y no podías
hasta que
de repente
lo estás
y entonces
ya no quieres
estar solo
pero claro
quién no quiere
lo que no tiene.

Autor del poema: Roger Wolfe

80.19%

votos positivos

Votos totales: 313

Comparte:

SOLEDAD

Un manso río, una vereda estrecha,
un campo solitario y un pinar,
y el viejo puente rústico y sencillo
completando tan grata soledad.

¿Qué es soledad? Para llenar el mundo
basta a veces un solo pensamiento.
Por eso hoy, hartos de belleza, encuentras
el puente, el río y el pinar desiertos.

No son nube ni flor los que enamoran;
eres tú, corazón, triste o dichoso,
ya del dolor y del placer el árbitro,
quien seca el mar y hace habitable el polo.

Autor del poema: Rosalía de Castro

79.45%

votos positivos

Votos totales: 949

Comparte:

POEMA DEL DOMINGO TRISTE

Este domingo triste pienso en ti dulcemente
y mi vieja mentira de olvido, ya no miente.

La soledad, a veces, es peor castigo...
Pero, ¡qué alegre todo, si estuvieras conmigo!

Entonces no querría mirar las nubes grises,
formando extraños mapas de imposibles países;
y el monótono ruido del agua no sería
el motivo secreto de mi melancolía.

Este domingo triste nace de algo que es mío,
que quizás es tu ausencia y quizás es mi hastío,
mientras corren las aguas por la calle en declive
y el corazón se muere de un ensueño que vive.

La tarde pide un poco de sol, como un mendigo,
y acaso hubiera sol si estuvieras conmigo;
y tendría la tarde, fragantemente muda,
el ingenuo impudor de una niña desnuda.

Si estuvieras conmigo, amor que no volviste,
¡qué alegre me sería este domingo triste!

Autor del poema: José Ángel Buesa

79.01%

votos positivos

Votos totales: 81

Comparte:

RECUERDO

Te recuerdo en el llanto y en la risa;
en la estrella, en el verso y en la rosa;
en la opulenta copa que rebosa
y en el trozo de pan que se precisa.

En la luz que gastó la mariposa
para ser mariposa y no ser brisa;
en la tranquilidad que se improvisa
y en la diaria inquietud que nos acosa.

En la noche que sube hasta la frente;
en el cielo que alfombra cada fuente
y en el cielo ensatado en la oración;

en la angustia que rige cada paso;
en el rojo cansancio del ocaso,
y en el cansancio de mi corazón.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

78.70%

votos positivos

Votos totales: 108

Comparte:

¿QUIÉN ME COMPRA UNA NARANJA?

¿Quién me compra una naranja
para mi consolación?
Una naranja madura
en forma de corazón.

La sal del mar en los labios
¡ay de mí!
La sal del mar en las venas
y en los labios recogí.

Nadie me diera los suyos
para besar.
La blanda espiga de un beso
yo no la puedo segar.

Nadie pidiera mi sangre
para beber.
Yo mismo no sé si corre
o si deja de correr.

Como se pierden las barcas
¡ay de mí!
como se pierden las nubes
y las barcas, me perdí.

Y pues nadie me lo pide,
ya no tengo corazón.
¿Quién me compra una naranja
para mi consolación?

Autor del poema: José Gorostiza

78.65%

votos positivos

Votos totales: 89

Comparte:

Te Necesito

Enviado por gabl  Seguir


Necesito que alimentes mi esperanza,
que alegres mis horas solitarias,
necesito que alimentes mi alma.

Que tus ojos vean mis ojos,
que escudriñen mi abatido corazón.

Necesito que te lleves mi tristeza
olvidada en la página del tiempo.

Solo necesito que tu presencia
reviva la alegría perdida en mí.

gbl
27/01/2018
Derechos Reservados de Autor

78.05%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:

EN VANO BUSCA LA TRANQUILIDAD EN EL AMOR

A fugitivas sombras doy abrazos,
en los sueños se cansa el alma mía;
paso luchando a solas noche y día,
con un trasgo que traigo entre mis brazos.

Cuando le quiero más ceñir con lazos,
y viendo mi sudor se me desvía,
vuelvo con nueva fuerza a mi porfía,
y temas con amor me hacen pedazos.

Voyme a vengar en una imagen vana,
que no se aparta de los ojos míos;
búrlame, y de burlarme corre ufana.

Empiézola a seguir, fáltanme bríos,
y como de alcanzarla tengo gana,
hago correr tras ella el llanto en ríos.

Autor del poema: Francisco de Quevedo

77.63%

votos positivos

Votos totales: 76

Comparte:

ME DOY CUENTA DE QUE ME FALTAS

Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.
Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.
Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre.

Autor del poema: Jaime Sabines

77.31%

votos positivos

Votos totales: 216

Comparte:

ESTA TERNURA

Esta ternura y estas manos libres,
¿a quién darlas bajo el viento ? Tanto arroz
para la zorra, y en medio del llamado
la ansiedad de esa puerta abierta para nadie.
Hicimos pan tan blanco
para bocas ya muertas que aceptaban
solamente una luna de colmillo, el té
frío de la vela la alba.
Tocamos instrumentos para la ciega cólera
de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos
con los presentes ordenados en una mesa inútil,
y fue preciso beber la sidra caliente
en la vergüenza de la medianoche.
Entonces, ¿nadie quiere esto,
nadie?

Autor del poema: Julio Cortázar

77.14%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

Así te conocí.

Enviado por gabl  Seguir

Los años sobran,
cuando el alma envejece.
Sobran los recuerdos,
y la memoria se pierde.
Hoy te recuerdo,
Joven, sonriente, alegre.
Así te conocí,
en mi transitar enamorado.
De la vida, del amor,
De paso rápido y seguro.
Nuestros ojos se encontraron
desatando la tormenta amorosa,
como huracán apasionado.
Dentro de mí, dentro de ti.

¿De dónde viniste mujer?
Eres real, existes, te veo
Te abrazo, nos besamos…
Hoy no estás,
te fuiste una mañana.
Me dejaste tu aroma,
tu presencia etérea.
Hoy te recuerdo
en mi vida, en mi días.
Los años pasan
Y la vida se va.

gbl
25/10/2017
Derechos Reservados de Autor.

77.14%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

EN LA NIEBLA

¡Qué extraño es vagar en la niebla!
En soledad piedras y sotos.
No ve el árbol los otros árboles.
Cada uno está solo.

Lleno estaba el mundo de amigos
cuando aún mi cielo era hermoso.
Al caer ahora la niebla
los ha borrado a todos.

¡Qué extraño es vagar en la niebla!
Ningún hombre conoce al otro.
Vida y soledad se confunden.
Cada uno está solo.

Autor del poema: Hermann Hesse

76.84%

votos positivos

Votos totales: 393

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 71 Poemas de soledad

Añade tus comentarios