15 Poemas de pobreza 

A DIVES

¿Quién soy yo para condenarte, oh Dives,
yo que estoy tan amargado
por la pobreza
como lo estás tú por la inútil riqueza?

Autor del poema: Ezra Pound

100.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

DE NIÑO A HOMBRE

Es fácil dejar a un niño
a merced de los pájaros.

Mirarle sin asombro
los ojos de luces indefensas.

Dejarle dando voces entre una multitud.

No entender el idioma
claro de su medialengua.

O decirle a alguien:
es suyo para siempre.

Es fácil,
facilísimo.

Lo difícil
es darle dimensión
de un hombre verdadero.

Autor del poema: Roberto Sosa

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

NEGRO SIN NADA EN TU CASA

Yo te he visto cavar minas de oro
-negro sin tierra-.

Yo te he visto sacar grandes diamantes de la tierra
-negro sin tierra-.

Y como si sacaras a pedazos tu cuerpo de la tierra,
te vi sacar carbones de la tierra.

Cien veces yo te he visto echar semillas en la tierra
-negro sin tierra-.

Y siempre tu sudor que no termina
de caer en la tierra.

Tu sudor tan antiguo, pero siempre tan nuevo
tu sudor en la tierra.

Agua de tu dolor que fertiliza
más que el agua de nube.

Tu sudor, tu sudor. Y todo para aquél
que tiene cien corbatas, cuatro coches de lujo,
y no pisa la tierra.

Sólo cuando la tierra no sea tuya,
será tuya la tierra.

Autor del poema: Manuel del Cabral

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

NEGRO SIN ZAPATOS

Hay en tus pies descalzos graves amaneceres.
(Ya no podrán decir que es un siglo pequeño.)
El cielo se derrite rodando por tu espalda:
húmeda de trabajo, brillante de trabajo,
pero oscura de sueldo.

Yo no te vi dormido... Yo no te vi dormido...
aquellos pies descalzos
no te dejan dormir.

Tú ganas diez centavos, diez centavos por día.
Sin embargo,
tú los ganas tan limpios,
tienes manos tan limpias,
que puede que tu casa sólo tenga
ropa sucia,
catre sucio,
carne sucia,
pero lavada la palabra: Hombre.

Autor del poema: Manuel del Cabral

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

LA HUIDA DEL VAGABUNDO

Ayudadme en mi miseria
Oí al vagabundo decir
Cuando le sacaban del tribunal
Y se lo llevaban
«Mi camino no ha sido agradable
Y me queda poco tiempo,
Y sigo sin saber
Qué mal le he hecho yo a nadie»
El juez se quitó la toga,
Sus ojos se llenaron de lágrimas
«Jamás lo comprenderías», le dijo,
«¿Por qué tienes que intentarlo?» ,
Fuera el público alborotaba,
Se le podía oír desde la puerta,
Dentro el juez bajaba del estrado
Mientras el jurado clamaba pidiendo más.
«¡Oh!, callen ya a ese maldito jurado»,
Gritaron el asistente y la enfermera.
El juicio ya fue bastante malo,
Pero esto es diez veces peor.
Justo entonces, un rayo,
Reventó el Juzgado,
Y mientras todo el mundo caía de rodillas a
rezar,
El vagabundo escapó.

Autor del poema: Bob Dylan

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

SOLO UN VAGABUNDO

Al ir caminando un día, en un rincón
Vi a un viejo vagabundo tumbado en un portal
Su cara se apretaba contra el frío suelo de la
acera
Y calculé que debía llevar allí toda la noche o
más.
Era sólo un vagabundo, pero ya falta uno más
No deja atrás a nadie que cante su triste canción
No deja atrás a nadie que le lleve a casa
Sólo un vagabundo, pero ya falta uno más.
Una manta de papeles de periódico cubría su
cabeza.
El escalón era su almohada, la calle era su cama
Una mirada a su cara permitía ver el largo
camino que había recorrido
Y un puñado de dinero dejaba ver las monedas
que había mendigado.
Era sólo un vagabundo, pero ya falta uno más
No deja atrás a nadie que cante su triste canción
No deja atrás a nadie que le lleve a casa
Sólo un vagabundo, pero ya falta uno más.
¿Hace falta acaso ser muy hombre para ver toda
la vida derrumbarse?
¿Para mirar al mundo desde un agujero en el
suelo?
¿Para esperar el futuro como un caballo que se
ha quedado cojo?
¿Para yacer en el arroyo y morir sin un nombre?

Autor del poema: Bob Dylan

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

DEBAJO DE LOS PUENTES

Enviado por 63863373  Seguir

Hace al menos
toda la vida
Debajo de los puentes
Viven gentes,
existen vidas...
No hay platos,
mesas ..ni luces...
Solo hay un par de zapatos
agujerados, con un traje roto,
Sobre una piel vencida....
Debajo de los puente,
se esconde el asombro,
de los lechos de cemento
Se acunan las drogas
las penas y el hambre.....
Los terribles fracasos
y la desesperanza
Debajo de los puentes,
No hay voluntad,
ni entendimiento...
Solo hay rostros
Desdibujados
Sin pretensiones ni sueños....
Arriba de los puentes,
existimos nosotros.
Tenemos zapatos,
mesas y abrigos
pero no tenemos
Voluntad...ni entendimiento...

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

INDESEABLE

No me deja pasar el guardia.
He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el examen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura.

Autor del poema: José Emilio Pacheco

80.28%

votos positivos

Votos totales: 284

Comparte:

ENSUEÑO

Para fugarnos de la tierra
un libro es el mejor bajel;
y se viaja mejor en el poema
que en el más brioso y rápido corcel
Aun el más pobre puede hacerlo,
nada por ello ha de pagar:
el alma en el transporte de su sueño
se nutre sólo de silencio y paz.

Autor del poema: Emily Dickinson

75.92%

votos positivos

Votos totales: 1225

Comparte:

POEMA DE AMOR

Los que ampliaron el Canal de Panamá
(y fueron clasificados como “silver roll” y no como “golden roll”),
los que repararon la flota del Pacífico en las bases de California,
los que se pudrieron en las cárceles de Guatemala, México, Honduras, Nicaragua por ladrones, por contrabandistas, por estafadores, por hambrientos
los siempre sospechosos de todo( “me permito remitirle al interfecto por esquinero sospecho soy con el agravante de ser salvadoreño”),
las que llenaron los bares y los burdeles de todos los puertos y las capitales de la zona (“La gruta azul”, “El Calzoncito”, “Happyland”),
los sembradores de maíz en plena selva extranjera,
los reyes de la página roja,
los que nunca sabe nadie de dónde son,
los mejores artesanos del mundo,
los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
los que murieron de paludismo de las picadas del escorpión o la barba amarilla en el infierno de las bananeras,
los que lloraran borrachos por el himno nacional bajo el ciclón del Pacífico o la nieve del norte,
los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
los guanacos hijos de la gran puta,
los que apenitas pudieron regresar,
los que tuvieron un poco más de suerte,
los eternos indocumentados,
los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo,
los tristes más tristes del mundo,
mis compatriotas,
mis hermanos.

Autor del poema: Roque Dalton

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 15 Poemas de pobreza

Añade tus comentarios