15 Poemas lindos 

Comparte:
AL CALOR DE UN ÁNGEL

Tengo los mismos años que vivió García Lorca
dos más que Maiakovski
cuatro encima de Bécquer
trece menos que Rilke.
Un año más que Whitman cantándose a sí mismo.

Sigo aquí. Mi papel
de testigo me sigue complaciendo.

Podría entonar antífonas solemnes.
Decir: cosecha,
sangre,
fuerza,
cosmos,
patria.

Me habían dicho que un día sería grande.
Pero de estas cenizas nadie me había hablado.
No morir. ¿Cómo se hace?
¿Con honra? ¿Con ejemplo?
¿Con la imaginación?
¿Con la memoria?

Quiero estar a tu lado entre los cisnes.
Nunca cerrar los ojos. Recordarte.
Que me abrace tu nombre.

Que tu sal en mi pecho
no haya cárcel ni enfermedad ni reyes
capaces de robármela.

Autor del poema: Raquel Lanseros

71.63%

votos positivos

Votos totales: 141

Comparte:
LAS CAMPANAS

Yo las amo, yo las oigo,
cual oigo el rumor del viento,
el murmurar de la fuente
o el balido del cordero.

Como los pájaros, ellas,
tan pronto asoma en los cielos
el primer rayo del alba,
le saludan con sus ecos.

Y en sus notas, que van prolongándose
por los llanos y los cerros,
hay algo de candoroso,
de apacible y de halagüeño.

Si por siempre enmudecieran,
¡qué tristeza en el aire y el cielo!
¡Qué silencio en la iglesia!
¡Qué extrañeza entre los muertos!

Autor del poema: Rosalía de Castro

65.79%

votos positivos

Votos totales: 38

Comparte:
OFRENDA

¡Oh, cómo florece mi cuerpo, desde cada vena,
con más aroma, desde que te reconozco!
Mira, ando más esbelto y más derecho,
y tú tan sólo esperas... ¿pero quién eres tú?

Mira; yo siento cómo distancio,
cómo pierdo lo antiguo, hoja tras hoja.
Sólo tu sonrisa permanece como muchas estrellas
sobre ti, y pronto también sobre mí.

A todo aquello que a través de mi infancia
sin nombre aún refulge, como el agua,
le voy a dar tu nombre en el altar
que está encendido de tu pelo
y rodeado, leve, con tus pechos.

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

63.64%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:
DE LA DESOBEDIENCIA ORIGINAL DEL HOMBRE

de la desobediencia original del hombre
y el fruto del prohibido árbol, cuyo sabor
trajo al mundo de la muerte, y todas nuestras penas,
al perder el Edén, hasta que otro mayor
hombre nos restablezca en la sede feliz,
canta, Musa Celeste, que en la secreta cumbre
de Horeb o Sinaí inspiraste al pastor
que primero enseñó a la raza elegida,
como allá en el principio de los cielos y la tierra
surgieron desde el caos; [...]
te invoco a ti que me alientes en mi canto aventurado,
que pretende elevarse con ambicioso vuelo
sobre el monte Parnaso, decidido a lograr
cosas aún no intentadas en prosa o verso.

Autor del poema: Alejandro Latorre Quintanilla

46.15%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:
INVOCACIÓN

Que no crezca jamás en mis entrañas
esa calma aparente llamada escepticismo.

Huya yo del resabio,
del cinismo,
de la imparcialidad de hombros encogidos.

Crea yo siempre en la vida
crea yo siempre
en las mil infinitas posibilidades.

Engáñenme los cantos de sirenas,
tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua.

Que nunca se parezca mi epidermis
a la piel de un paquidermo inconmovible,
helado.

Llore yo todavía
por sueños imposibles
por amores prohibidos
por fantasías de niña hechas añicos.

Huya yo del realismo encorsetado.

Consérvense en mis labios las canciones,
muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.

Por si vinieran tiempos de silencio.

Autor del poema: Raquel Lanseros

56.25%

votos positivos

Votos totales: 16

Desde el 1 hasta el 5 de un total de 15 Poemas lindos

Añade tus comentarios