26 Poemas para enamorar 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

MARIPOSA

Me gustaría ser mariposa
y volar de flor en flor,
y llegar hasta tu casa
y decirte hola mi amor.

Autor del poema: Anónimo

85.11%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

¡OH MI ADORADA NIÑA!

¡Oh mi adorada niña!
Te diré la verdad:
tus ojos me parecen
brasas tras un cristal;
tus rizos, negro luto,
y tu boca sin par,
la ensangrentada huella
del filo de un puñal.

Autor del poema: Rubén Darío

80.69%

votos positivos

Votos totales: 347

Comparte:

CUANDO ESTUVE EN EL MAR ERA MARINO

Cuando estuve en el mar era marino
este dolor sin prisas.
Dame ahora tu boca:
me la quiero comer con tu sonrisa.

Cuando estuve en el cielo era celeste
este dolor urgente.
Dame ahora tu alma:
quiero clavarle el diente.

No me des nada, amor, no me des nada:
yo te tomo en el viento,
te tomo del arroyo de la sombra,
del giro de la luz y del silencio,

de la piel de las cosas
y de la sangre con que subo al tiempo.
Tú eres un surtidor aunque no quieras
y yo soy el sediento.

No me hables, si quieres, no me toques,
no me conozcas más, yo ya no existo.
Yo soy sólo la vida que te acosa
y tú eres la muerte que resisto.

Autor del poema: Jaime Sabines

79.39%

votos positivos

Votos totales: 165

Comparte:

A INTACTA

¿No sientes tú que tu exquisita boca
pide otra boca que se estampe en ella,
y un mirar que incendiador destella
la bomba de los ósculos provoca?

¿Que para cárcel de tu pecho es poca
esa malla que mórbido atropella;
y en fin, que cuando Dios te hizo tan bella
no dijo: «Esto se mira y no se toca»?

¿No sientes que tu misma no te sientes
en todo tu sabor mientras no expriman
en ti tu rico jugo extraños dientes?

¿Y que aguardas los brazos que te opriman
tal como inerte y mudo aguarda el piano
de ágil virtuoso la potente mano?

Autor del poema: Rafael Pombo

76.07%

votos positivos

Votos totales: 117

Comparte:

A EMMA

No sientas que te falte
el don de hablar que te arrebata el cielo,
no necesita tu belleza esmalte
ni tu alma pura más extenso vuelo.

No mires, niña mía,
en tu mutismo fuente de dolores,
ni llores las palabras que te digan
ni las palabras que te faltan llores.

Si brillan en tu faz tan dulces ojos
que el alma enamorada se va en ellos,
no los nublen jamás tristes enojos,
que todas las mujeres de mis labios,
no son una mirada de tus ojos...

Autor del poema: José Martí

75.38%

votos positivos

Votos totales: 65

Comparte:

TE DESNUDAS IGUAL QUE SI ESTUVIERAS SOLA

Te desnudas igual que si estuvieras sola
y de pronto descubres que estás conmigo.
¡Cómo te quiero entonces
entre las sábanas y el frío!

Te pones a flirtearme como a un desconocido
y yo te hago la corte ceremonioso y tibio.
Pienso que soy tu esposo
y que me engañas conmigo.

¡Y como nos queremos entonces en la risa
de hallarnos solos en el amor prohibido!
(Después, cuando pasó, te tengo miedo
y siento un escalofrío.)

Autor del poema: Jaime Sabines

75.22%

votos positivos

Votos totales: 113

Comparte:

Vuelo

Enviado por keyla  Seguir

vuelo como el viento
busco creo y siento
buscar el laberinto
ser uno ser distinto
la velocidad atrapa el movimiento
la luna que brilla en cada sentimiento
no hay nada que nos puede detener
decididos hay un nuevo amanecer
vamos a rompe la ley de gravedad
del destino, desafiarespectivamente la realidad

75.00%

votos positivos

Votos totales: 68

Comparte:

TÚ TIENES LO QUE BUSCO, LO QUE DESEO, LO QUE AMO...

Tú tienes lo que busco, lo que deseo, lo que amo,
tú lo tienes.
El puño de mi corazón está golpeando, llamando.
Te agradezco a los cuentos,
doy gracias a tu madre y a tu padre,
y a la muerte que no te ha visto.
Te agradezco al aire.
Eres esbelta como el trigo,
frágil como la línea de tu cuerpo.
Nunca he amado a una mujer delgada
pero tú has enamorado mis manos,
ataste mi deseo,
cogiste mis ojos como dos peces.
Por eso estoy a tu puerta, esperando.

Autor del poema: Jaime Sabines

74.91%

votos positivos

Votos totales: 283

Comparte:

CUANDO EN SESIONES DULCES Y CALLADAS...

Cuando en sesiones dulces y calladas
hago comparecer a los recuerdos,
suspiro por lo mucho que he deseado
y lloro el bello tiempo que he perdido,

la aridez de los ojos se me inunda
por los que envuelve la infinita noche
y renuevo el plañir de amores muertos
y gimo por imágenes borradas.

Así, afligido por remotas penas,
puedo de mis dolores ya sufridos
la cuenta rehacer, uno por uno,
y volver a pagar lo ya pagado.

Pero si entonces pienso en ti, mis pérdidas
se compensan, y cede mi amargura.

Autor del poema: William Shakespeare

74.12%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

MADRIGAL APASIONADO

Quisiera estar en tus labios
para apagarme en la nieve
de tus dientes.
Quisiera estar en tu pecho
para en sangre deshacerme.
Quisiera en tu cabellera
de oro soñar para siempre.
Que tu corazón se hiciera
tumba del mío doliente.
Que tu carne sea mi carne,
que mi frente sea tu frente.
Quisiera que toda mi alma
entrara en tu cuerpo breve
y ser yo tu pensamiento
y ser yo tu blanco veste.
Para hacer que te enamores
de mí con pasión tan fuerte
que te consumas buscándome
sin que jamás ya me encuentres.
Para que vayas gritando
mi nombre hacia los ponientes,
preguntando por mí al agua,
bebiendo triste las hieles
que antes dejó en el camino
mi corazón al quererte.
Y yo mientras iré dentro
de tu cuerpo dulce y débil,
siendo yo, mujer, tú misma,
y estando en ti para siempre,
mientras tú en vano me buscas
desde Oriente a Occidente,
hasta que al fin nos quemara
la llama gris de la muerte.

Autor del poema: Federico García Lorca

73.70%

votos positivos

Votos totales: 289

Comparte:

AMOR MÍO, MI AMOR

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

Autor del poema: Jaime Sabines

73.61%

votos positivos

Votos totales: 72

Comparte:

A VECES

A veces cuando era
temprano todavía para verte
o cuando la ventana
se abría a la distancia y al sonido
de tanto hierro puesto y tanta arena
que cruje a tierra extraña en los caminos
remoto a la esperanza
me volvía a aquel sitio en que dejamos
las soledades juntas y las voces.

Te hallaba limitada
de corazón disperso y de alegría
por todos los costados y flotando
en la noche segura y abundante
que nunca se consuma.

Sin embargo a lo lejos
tan pronto me acogías con los nombres
de las cosas comunes, en sigilo
sentía que tu isla no estaba ya a mi alcance.

Entonces por entero
reincorporado al límite del cuerpo
volvía a la certeza de la espera.

Autor del poema: Carlos Barral

73.13%

votos positivos

Votos totales: 134

Comparte:

CUANDO PIENSO QUE TODO CUANTO CRECE...

Cuando pienso que todo cuanto crece
dura en su perfección un breve instante,
como de la mañana el sol radiante
que, al avanzar la tarde, se oscurece;

cuando miro que todo se envejece
como flor mañanera y rozagante
que pronto se deshoja, agonizante,
y al morir el crepúsculo perece;

se aflige mi alma y por tu suerte llora;
mas todo cuanto pierdes en frescura,
con sus matices el ensueño dora,

y a medida que el tiempo tu hermosura
con implacable saña decolora,
con desquite, mi amor te transfigura.

Autor del poema: William Shakespeare

72.29%

votos positivos

Votos totales: 350

Comparte:

COSES EN DULCE PAZ

Coses en dulce paz, y son divinos
tus mirares y plácido tu gesto,
cuando escuchas la rima que he compuesto
para tus dedos ágiles y finos.

La candidez sin mancha de los linos
nieva y decora tu regazo honesto,
y en grato ir y venir tocan el cesto
las yemas de tus dedos marfilinos.

Mirándote coser, tan envidiosa
de tu aguja está el alma, que quisiera
tener, en la existencia fastidiosa,

la suerte de la aguja afortunada,
por quedar un momento prisionera
entre los dedos de la bien amada.

Autor del poema: Ramon Lopez Velarde

70.73%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:

FUI AL BOSQUE

Enviado por axel  Seguir

Ayer fui al bosque
Allí donde vivo…
Pensé en ti a la sombra de un olivo
Pensé… en tus mejillas sonrosadas
Y recordé tu cálida mirada
Esta poesía es para llamar tu atención
Porque cada que te miro se me acelera el corazón.

Axel costa

69.57%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

A BLANCA

¡Tu belleza mirífica no asoma
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que llega del jardín cual un aroma,
pero cual un aroma que cantara!

¡Endulzas con tu acento un mar de acíbar
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que viene de un amor, cual un almíbar,
pero cual un almíbar que cantara!

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

69.23%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

blanca mariposa

Enviado por tinky1960  Seguir

Hermosa dama que paseas en mis caminos,
Que con tu aroma me haces respirar hasta lo profundo,
Sintiendo el más rico buque del más puro vino,
Inspirando mis sentidos provocado por el mismo vicio.

Me gusta lo negro de tus ojos como la noche misma,
Me gustan tus labios que me incitan a probar el sabor de su tinta,
Y en cada paso que das quisiera ser la sombra de tu vida,
Para no separarme nunca y que en ti se enlace la mía.

Me enloqueces con tu sonrisa y me atormentas con tu caminar,
Que cuando te quedas quieta se ve tu silueta como nadie más,
Con ese cuerpo de diosa con las medidas exactas y muy precisas,
Que quisiera decirte mil cosas y tan solo te digo lo mucho que me gustas.

Solo pienso que por el vino de esta copa no hago más que pensar en mi vida loca,
Imaginando que podría alcanzarte si eres la más grande de mis notas,
Porque eres la más bellas que pudiera imaginar este humilde poeta,
Haciendo de ti renombrar aunque nunca te vea más que en mi pobre imaginar.
Perdido en el vicio como un mendigo de tu amor blanca mariposa.

TITULO: BLANCA MARIPOSA
AUTOR: JOSE SAMUEL CARRASCO SANTOS

68.97%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

UN RANCHO Y UN LUCERO

Un día -¡primero Dios!-
has de quererme un poquito.
Yo levantaré el ranchito
en que vivamos los dos.

¿Que más pedir? Con tu amor,
mi rancho, un árbol, un perro,
y enfrente el cielo y el cerro
y el cafetalito en flor...

Y entre aroma de saúcos,
un zenzontle que cantará
y una poza que copiará
pajaritos y bejucos.

Lo que los pobres queremos,
lo que los pobres amamos,
eso que tanto adoramos
porque es lo que no tenemos...

Con sólo eso, vida mía;
con sólo eso:
con mi verso, con tu beso,
lo demás nos sobraría...

Porque no hay nada mejor
que un monte, un rancho, un lucero,
cuando se tiene un "Te quiero"
y huele a sendas en flor...

Autor del poema: Alfredo Espino

68.24%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

Correr a encontrarte

Enviado por arturo_79  Seguir

Quisiera correr por las calles y encontrarte
Tomarte en mis brazos, acercarte y besarte
Sentir que eres mía y jamas soltarte
Quisiera correr por Toda tu mente,
Cual corren las aguas caudalosamente.
Hervirte la sangre y ahogarte en mis labios
Fundirte en mi cuerpo y amarte despacio
Sentir que no hay tiempo y dejarte correr
Olvidar la tristeza y borrar este rastro
De que mía no eres y así debe ser.
Esperar la otra vida para volver a correr
Y correrla despacio hasta que aparezca
Tu ser.

Arturo Fuentes Arellano

66.67%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

LAS GRACIAS DE LA QUE ADORA...

Ese color de rosa y de azucena
y ese mirar sabroso, dulce, honesto,
y ese hermoso cuello, blanco, inhiesto,
y boca de rubíes y perlas llena;

la mano alabastrina que encadena
al que más contra Amor está dispuesto,
y el más libre y tirano presupuesto
destierra de las almas y enajena.

Era rica y hermosa primavera,
cuyas flores de gracias y hermosura
ofendellas no puede el tiempo airado;

son ocasión que viva yo y que muera,
y son de mi descanso y mi ventura
principio y fin, y alivio del cuidado.

Autor del poema: Francisco de Quevedo

65.79%

votos positivos

Votos totales: 266

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 26 Poemas para enamorar

Añade tus comentarios