116 Poemas de muerte 

La innombrable

Enviado por benji  Seguir

Muerte muda e insondable
despojada de sentimientos.
sitibunda de la agonía,
cuan viuda con manto negro
deambula de noche y de día,
dejando tras de su estela
lágrimas y un desmedido vacío.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

El dolor me mató...

Enviado por alonsoplus07  Seguir

Hoy me siento con dolor,
un dolor muy triste en mi,
un dolor como tu recuerdo...

Hoy no quiero recordar
porque eso haría mi dolor aún peor
y aún así, aunque no piense,
aunque no quiera recordar,
siempre, siempre, consigues estar tú.

De la abeja se dice,
que no recolecta a la misma flor, el mismo día,
pero este recuerdo de ti,
y el dolor que haces sentir,
persiste y consigue estar un día y más...

Esta noche al pensar en ti,
un sentir me consumió
y sin poder dormir,
el dolor fue protagonista.

Y al tornarse oscura la noche,
la luna logró contemplar,
como la oscuridad y las tinieblas
decretaban aviso a la muerte,
envolviendo y consumiendo así,
mi cuerpo pálido y frío.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Y SI LA MUERTE DE MI...

Enviado por parca29  Seguir

Y si la muerte de mi se acordara
Y por un momento mi alma tomara
Si compasión de mí tuviera
Y me permitiera descansar,
Que le cuesta darme un suspiro
Y perderme de sus recuerdos
Si lo único que quiero, es un momento de paz.

89.94%

votos positivos

Votos totales: 338

Comparte:

COLOQUIO

Había muerto yo por la Belleza;
me cercaban silencio y soledad,
cuando dejaron cerca de mi huesa
a alguno que murió por la Verdad.
En el suave coloquio que entablamos,
vecinos en la lúgubre heredad,
me dijo y comprendí: Somos hermanos
una son la Belleza y la Verdad.
Y así, bajo la noche, tras la piedra,
dialogó nuestra diáfana hermandad
hasta que el rostro nos cubrió la yedra
y los nombres borró la eternidad.

Autor del poema: Emily Dickinson

89.06%

votos positivos

Votos totales: 192

Comparte:

LA DISOLUCIÓN

Ella está muerta, y todas las cosas que mueren
en sus primeros elementos se resuelven;
y nosotros éramos mutuos elementos para nosotros
y hechos el uno del otro.
Mi cuerpo pues el de ella envuelve,
y aquellas cosas de que yo consisto, por eso mismo,
en mí crecen abundantes y onerosas;
y no nutren sino asfixian.
Mi fuego de pasión, suspiros de aire,
agua de lágrimas y terrena triste desesperanza,
que mis componentes son,
aunque casi agotados por la seguridad del amor,
ella para mi mal con su muerte rehace.
Y yo podría vivir largo tiempo tan desgraciado,excepto que mi fuego con mi combustible crece.
Ahora, como esos reyes emprendedores,
cuya lejana conquista tesoro aporta,
reciben más y gastan más y prestísimo se arruinan,
esta (sorprendido estoy que pueda hablar de ella)
esta muerte al par que mis reservas
mis gastos ha acrecentado.
Y así mi alma más ardientemente liberada
desbordará la de ella; como a las balas partidas antes
una bala tardía puede alcanzar si la pólvora es más.

Autor del poema: John Donne

88.89%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

Algo empezó mal

Enviado por nica22  Seguir

Aquel dia algo empezó mal,

me miré al espejo,

y no vi mi reflejo...

¿ qué podía pasar ?.

Se habían llevado mi cuerpo,

pero me quedaba mi alma...

Unos lo llaman estar muerto.

88.46%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

PARA ENTONCES

Quiero morir cuando decline el día,
en alta mar y con la cara al cielo;
donde parezca sueño la agonía,
y el alma, un ave que remonta el vuelo.

No escuchar en los últimos instantes,
ya con el cielo y con el mar a solas,
más voces ni plegarias sollozantes
que el majestuoso tumbo de las olas.

Morir cuando la luz, triste, retira
sus áureas redes de la onda verde,
y ser como ese sol que lento expira:
algo muy luminoso que se pierde.

Morir, y joven: antes que destruya
el tiempo aleve la gentil corona;
cuando la vida dice aún: «soy tuya»,
aunque sepamos bien que nos traiciona.

Autor del poema: Manuel Gutiérrez Nájera

87.87%

votos positivos

Votos totales: 635

Comparte:

¿QUIÉNES SON LOS MUERTOS?

No son los muertos los que en dulce calma
la paz disfrutan de la tumba fría;
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía.
No son los muertos, no, los que reciben
rayos de luz en sus despojos yertos;
los que mueren con honra son los vivos,
los que viven sin honra son los muertos.
La vida no es la que vivimos,
la vida es el honor, es el recuerdo,
por eso hay muertos que en el mundo viven
y hombres que viven en el mundo, muertos.

Autor del poema: Ricardo Palma

87.50%

votos positivos

Votos totales: 552

Comparte:

QUIERO ENTRAR A LA MUERTE

Quiero entrar a la muerte
con los ojos abiertos
abiertos los oídos
sin máscaras
sin miedo
sabiendo y no sabiendo
enfrentarme serena
a otras voces
a otros aires
a otros cauces
olvidar mis recuerdos
desprenderme
nacer de nuevo
intacta.

Autor del poema: Claribel Alegría

87.04%

votos positivos

Votos totales: 432

Comparte:

OJOS QUE VI CON LÁGRIMAS

Ojos que vi con lágrimas la última vez
a través de la separación
aquí en el otro reino de la muerte
la dorada visión reaparece
veo los ojos pero no las lágrimas
esta es mi aflicción.

Esta es mi aflicción:
ojos que no volveré a ver
ojos de decisión
ojos que no veré a no ser
a la puerta del otro reino de la muerte
donde, como en éste
los ojos perduran un poco de tiempo
un poco de tiempo duran más que las lágrimas
y nos miran con burla.

Autor del poema: T.S. Eliot

86.49%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 116 Poemas de muerte

Añade tus comentarios