10 Poemas de caballos 

ESTATUA ECUESTRE

Permanece el trote aquí,
entre su arranque y mi mano.
Bien ceñida queda así
su intención de ser lejano.
Porque voy en un corcel
a la maravilla fiel:
inmóvil con todo brío.
¡Y a fuerza de cuánta calma
tengo en bronce toda el alma,
clara en el cielo del frío!

Autor del poema: Jorge Guillén

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

POEMA A UN CABALLO ANDALUZ

Blanco caballo andaluz,
déjame admirar tu color,
fijar tus altivos ojos
y contar los pelos grises
de tu porte rociero.

Cantaré a la marisma tu brío,
entre los juncos de la laguna,
y al fondo, Sierra Nevada,
reflejando la luz de la luna.

Bello caballo andaluz,
hazte un nudo en la cola,
arregla tus largas cernejas,
calza tus polainas viejas
Y marcha de romería.

Chaquetilla oscura,
herraduras nuevas,
borreguillo en montura,
latiguillo y espuelas.

Bravo caballo andaluz,
galopa raudo por el campo;
mosquero en frontalera,
nobleza por bandera,

elegancia a cada tranco.

Autor del poema: Andrea Rodríguez

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

EL ALAZÁN

Era una cinta de fuego
Galopando, galopando
Crin revuelta en llamaradas
Mi alazán te estoy nombrando

Trepo las sierras con luna
Cruzó los valles nevando
Cien caminos anduvimos
Mi alazán te estoy nombrando

Oscuro lazo de niebla
Te pialó junto al barranco
¿Cómo fue que no lo viste?
¿Qué estrella estabas buscando?

En el fondo del abismo
Ni una voz para nombrarlo
Solito se fue muriendo
Mi caballo, mi caballo

En una horqueta del tala
Hay un morral solitario
Y hay un corral sin relinchos
Mi alazán te estoy nombrando

Si como dicen algunos
Hay cielos pal' buen caballo
Por ahí andará mi flete
Galopando, galopando

Oscuro lazo de niebla
Te pialó junto al barranco
¿Cómo fue que no lo viste?
¿Qué estrella estabas buscando?

En el fondo del abismo
Ni una voz para nombrarlo
Solito se fue muriendo
Mi caballo, mi caballo

Autor del poema: Atahualpa Yupanqui

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

CABALLITO CRIOLLO

¡Caballito criollo del galope corto,
del aliento largo y el instinto fiel!
¡Caballito criollo que fue como un asta
para la bandera que anduvo sobre él!

¡Caballito criollo que de puro heroico
se alejó una tarde de bajo su ombú,
y en alas de extraños afanes de gloria
se trepó a los Andes y se fue al Perú!

¡Se alzará algún día, caballito criollo,
sobre una eminencia un overo en pie;
y estará tallada su figura en bronce,
caballito criollo que pasó y se fue!

Autor del poema: Belisario Roldán

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

SALVAJE OESTE DEL AMOR

Galoparon, galoparon
sobre arenas de los mares
ágiles caballos blancos.

Unos caballos blancos
que nunca tuvieron amos.
Sobre arenas de los mares
los caballos galoparon.

Llevaban las crines sueltas:
cabelleras de muchachas
que unas túnicas vestían
como los caballos, blancas.

iQué galopar tan certero,
qué crines sueltas al viento
en un correr tan ligero!

(Si por algo yo lo siento
es porque no te vi a ti
sobre uno de ellos, corriendo.)

Autor del poema: Carmen Conde

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:

MI POTRO SALVAJE

Cabalgas sobre mi piel,
salvaje e indomable,
Fuerte...grande como sólo tu lo puedes ser.
Caminas por tu propio camino,
no te dejas llevar; piensas siempre por ti,
no hay quien cambie tu destino.
Mi potro salvaje...
Potro de bosque oscuro, ¿qué ocultas?
Desapareces con la puesta del sol
y verte es mi locura
¿Por qué huyes cuando sólo quiero cabalgar contigo?
Quiero verte y ¿¿¿dónde estas???
Potro salvaje ¿en qué bosques andarás?
Te amo aunque seas de nadie, me conformo con solo verte...
aunque no te dejes domar,
aunque te escondas al quererme acercar...
me conformo con sólo poderte amar.

Autor del poema: Anónimo

100.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

LOS POTROS

Ya se acercan los potros; raudamente precisa
el grupo sus contornos de estética salvaje;
entre el pálido rosa del lánguido paisaje
corren desenfrenados, a la par de la brisa.

Los potros ya se acercan: mas lo hacen tan aprisa,
que parece volaran sobre el quieto paraje;
desplázanse los cascos en fantástico viaje
atrás dejando chozas de silueta imprecisa.

Huracanadamente por los llanos nativos,
van devorando leguas los potros fugitivos,
por burlar los afanes de inútil seguimiento;

como una sombra alada pasan ante nosotros,
y los recios gañanes, en fuga tras los potros,
describen con los lazos rúbricas en el viento...

Autor del poema: Alfredo Espino

80.25%

votos positivos

Votos totales: 395

Comparte:

DE FRENTE O DE PERFIL

De frente o de perfil, quiebros volando
blancos, puros y grandes, inocentes
rasgos de luz divinos y crecientes,
ciega y honda armonía golpeando,
sois los altos caballos inmortales,
hijos del sol y espumas musicales.

¿Quién no los ve y a quién no les extasía
vuestro rítmico paso, vuestra pura,
perfecta nitidez, vuestra mesura,
vuestro sentido de la geometría?
Sois las medidas, exaltadas luces
que brotan de los campos andaluces.

Yo os quisiera cantar, aunque quisiera,
infundiéndoos las savias del jinete,
que dulce y duramente os compromete
el alma que a la música os trajera.

Y nada más, caballos que en el viento
bailaréis en mi solo pensamiento.

Autor del poema: Rafael Alberti

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

LOS POTROS

Atropellados por la Pampa suelta
los raudos potros en febril disputa;
hacen silbar sobre la sorda ruta
los huracanes en su crin revuelta.

Atrás dejando la llanura envuelta
en Polvo, alargan la cerviz enjuta.
Y a su carrera retumbante y bruta
cimbran los pinos y la palma esbelta

Ya cuando cruzan el austral peñasco
vibra un relincho por las altas rocas;
entonces paran el triunfante casco,

resoplan roncos, ante el sol violento.
Y alzando en grupo las cabezas locas
oyen llegar el retrasado viento.

Autor del poema: José Eustasio Rivera

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Ilusión Infantil

Enviado por gabl  Seguir

Cuando era niño soñaba que volaba,
que cabalga entre nubes plateadas
de la tarde que presagiaban tormenta
en cielo grisáceo que rasgaba el rayo.

Despertaba asustado y miraba al cielo,
y mi caballo blanco había desaparecido
era un sueño, una ilusión infantil
que rompió en llanto desbordado.

Como río brotado de mis ojos
que la lluvia se llevó confusamente,
como tropel de mi caballo imaginado.

Cuando era niño soñaba que volaba,
que cabalga sobre nubes plateadas.

gbl
18/05/2018
Derechos Reservados de Autor

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 10 Poemas de caballos

Añade tus comentarios