94 Poemas de la vida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

EL VIAJE

Oriol Vall, que se ocupa de los recién nacidos en un hospital de Barcelona, dice que el primer gesto humano es el abrazo. Después de salir al mundo, al principio de sus días, los bebés manotean, como buscando a alguien.

Otros médicos, que se ocupan de los ya vividos, dicen que los viejos, al fin de sus días, mueren queriendo alzar los brazos.

Y así es la cosa, por muchas vueltas que le demos al asunto, y por muchas palabras que le pongamos. A eso, así de simple, se reduce todo: entre dos aleteos, sin más explicación, transcurre el viaje.

Autor del poema: Eduardo Galeano

83.33%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

LA VIDA...

La vida tal y como es debería ser razón suficiente para reír.
Es tan absurda, tan ridícula. Es tan hermosa, tan maravillosa.
Es todo tipo de cosas al mismo tiempo.
Es una gran broma cósmica.

Autor del poema: Osho

81.76%

votos positivos

Votos totales: 455

Comparte:

EL MIEDO GLOBAL

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.

Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.

Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.

Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.

La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.

Los civiles tienen miedo a los militares. Los militares tienen miedo a la falta de armas.

Las armas tienen miedo a la falta de guerra.

Es el tiempo del miedo.

Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones y miedo a la policía.

Miedo a la puerta sin cerradura.

Al tiempo sin relojes.

Al niño sin televisión.

Miedo a la noche sin pastillas para dormir y a la mañana sin pastillas para despertar.

Miedo a la soledad y miedo a la multitud.

Miedo a lo que fue.

Miedo a lo que será.

Miedo de morir.

Miedo de vivir.

Autor del poema: Eduardo Galeano

81.18%

votos positivos

Votos totales: 356

Comparte:

TENGO MIEDO DE TI...

Tengo miedo de ti,
de mí,
del mundo, del aire,
del amor, de la sombra.
Tengo miedo de todo.
¡Tengo miedo del miedo!
Tengo miedo a caer
sin nombre,
sin memoria y sin cuerpo,
en la eternidad
del olvido y del silencio.

¿Para qué soy
si para siempre dejaré de serlo?

Autor del poema: Elías Nandino

80.63%

votos positivos

Votos totales: 3366

Comparte:

EL PESO DEL TIEMPO

Hay una intensa carga
que oprime, asfixia y esclaviza,
que no se detiene
ni aunque la quiera dejar de lado

Y se ceba
Persiste en el correctivo.
Persiste en la sanción.
Persiste.

Más cuando hinco la rodilla,
sobreviene el alivio
y respiro ligero.

Autor del poema: Nemo

80.49%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:

POEMA DE LAS COSAS

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

Autor del poema: José Ángel Buesa

80.16%

votos positivos

Votos totales: 257

Comparte:

BIEN PUDIERA SER

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido
No fuera más que aquello que nunca pudo ser,
No fuera más que algo vedado y reprimido
De familia en familia, de mujer en mujer.

Dicen que en los solares de mi gente, medido
Estaba todo aquello que se debía hacer...
Dicen que silenciosas las mujeres han sido
De mi casa materna... Ah, bien pudiera ser...

A veces a mi madre apuntaron antojos
De liberarse, pero se le subió a los ojos
Una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado
Todo eso que se hallaba en su alma encerrado,
Pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

Autor del poema: Alfonsina Storni

80.00%

votos positivos

Votos totales: 45

Comparte:

Mi Vejez

Enviado por gabl  Seguir

Aunque nuestra piel esté arrugada por el paso de los años nos despertaremos juntos, muy cerca uno del otro. Nos miraremos a los ojos y nos detendremos en la mirada y sonreiremos en cada amanecer.
Yo quisiera retroceder el tiempo y permanecer por más tiempo en tus pupilas hasta que mi vida se detenga y aun así dejar reflejado en tus ojos el recuerdo difuso de la mirada que se irá perdiendo del brillo de tus ojos.

gbl
23/12/2017
Derechos Reservados de Autor

80.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

EL CORAZÓN QUE RÍE

tu vida es tu vida
no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión
mantente alerta
hay salidas

hay una luz en algún lugar
puede que no sea mucha luz pero
vence a la oscuridad

mantente alerta
los dioses te ofrecerán oportunidades
conócelas
tómalas

no puedes vencer a la muerte pero
puedes vencer a la muerte en la vida, a veces
y mientras más a menudo aprendas a hacerlo
más luz habrá

tu vida es tu vida
conócela mientras la tengas

tú eres maravilloso
los dioses esperan para deleitarse
en tí.

Autor del poema: Charles Bukowski

79.82%

votos positivos

Votos totales: 228

Comparte:

LA MUJER Y EL HOMBRE

El hombre es: la más elevada de las criaturas.
La mujer es: el más sublime de los ideales.

El hombre es: el águila que vuela.
La mujer es: el ruiseñor que canta.

Volar es: dominar el espacio.
Cantar es: conquistar el alma.

El hombre es: el cerebro.
La mujer es: el corazón.

El cerebro ilumina.
El corazón produce amor.

La luz fecunda.
El amor resucita.

El hombre es el genio.
La mujer es el ángel.

El genio es inmensurable.
El ángel es indefinible.

Las aspiración del hombre es la suprema gloria.
La aspiración de la mujer es la virtud eterna.

La gloria engrandece.
La virtud diviniza.

El hombre tiene la supremacía.
La mujer, la preferencia.

La supremacía significa fuerza.
La preferencia representa el derecho.

El hombre es fuerte por la razón.
La mujer es invencible por las lágrimas.

La razón convence.
Las lágrimas conmueven.

El hombre es capaz de todos los heroísmos.
La mujer es capaz de todos los sacrificios.

El heroísmo ennoblece.
El sacrificio sublimiza.

El hombre tiene un farol: la conciencia.
La mujer tiene una estrella: la esperanza.

La conciencia guía.
La esperanza salva.

El hombre es un océano.
La mujer es un lago.

El océano tiene la perla que lo adorna.
El lago tiene la poesía que lo deslumbra.

En fin:
El hombre está colocado en donde termina la tierra;
y la mujer en donde comienza el cielo.

Autor del poema: Víctor Hugo

79.75%

votos positivos

Votos totales: 158

Comparte:

LA VIDA, AHÍ FUERA

Esa vida que no es mía y me rodea,
el misterio de la muerte, lo que llamamos la muerte
y el misterio de la vida siempre abierta,
lo que llamamos la vida
en el árbol, en las nubes y en el agua,
y en el viento y en el mundo que es quien es sin ser humano,
y en la inmensa transparencia que no se dice, se muestra
en eso que busqué tanto y ahora encuentro regresando:
La infancia, quizá, la infancia, nuestro final seguro,
nuestro cuento, nuestro canto, nuestra mágica conciencia:
El total de lo sin fin y de la vida abierta.

Autor del poema: Gabriel Celaya

79.73%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:

La vida en párpados

Enviado por gabriel  Seguir

La primera vez que miras el mundo, ¡todo es gigante!, gente por doquier, te sientes desprotegido, bueno, hasta que la mujer más bella del mundo te tiene en sus brazos, ahora nada malo ocurrirá.

cierras un momento los ojos y al abrirlos estas en la escuela con tus mejores amigos, la pasas increíble, no quieres que termine al atardecer.

Una vez más, tu primer beso, sientes infinidad de sentimientos encontrados, como mariposas revolotear, le prometes siempre juntos estar.

Vuelve a pasar, ya has crecido, ella se ha ido, esta vez quieres terminar esa mala sensación, y con fuerza cierras los ojos para no llorar.

La adolescencia, borracheras, malas calificaciones, malas experiencias, malos amigos, y desamores por montón, crees tener un buen momento, pero en realidad es el más oscuro que pasaras.

Wow, abres los ojos y ya estas en la facultad, tareas, trabajo, angustias, y de más. Te sientes bien, pero te urge acabar.

Ahora ya estas casado y con un hijo, has madurado, y por fin entiendes los consejos que día a día te dio tu padre, y era cierto, crees tener al más bello ser al por fin verlo después de la gran espera, te sientes agradecido con la vida.

Tienes que cambiar las salidas con amigos por quedarte a cuidar a tus crios, pero adoras verlos, sus expresiones, su risa, su imaginación, cierras un momento los ojos para recordar tu maravillosa infancia.

Tus viejos ya no están, comprendes que la materia que te compone es inmortal, pero tus experiencias, tus alegrías, tristezas y recuerdos no lo son, terminará tu ciclo como el de cualquier persona, serás olvidado, y morirás.

Le cuentas a tus nietos lo que les espera de la vida, ya estas cansado, ya caminas lento y no ves del todo bien, sin embargo estas feliz por todo lo vivido, estas listo para que termine.

Y sucede, en el último parpadeo ves toda tu vida en un momento, tu cuerpo colapsa, termina tu vida solo para comenzar otra, este es el ciclo de la vida.


79.59%

votos positivos

Votos totales: 49

Comparte:

EL VIAJE

Un día por fin supiste
lo que tenías que hacer, y lo empezaste,
aunque a tu alrededor algunas voces
insistían en gritar
malos consejos…
aunque toda la casa
se puso a temblar
y sentiste el viejo tirón
en los tobillos.
“¡Arréglame la vida!”,
gritaba cada una de las voces.
Pero no te detuviste.
Sabías lo que tenías que hacer,
aunque el viento husmeara
con sus dedos rígidos
hasta en los cimientos,
aunque su melancolía
fuese tremenda.
Ya era bastante tarde
y era una noche espantosa
y la carretera estaba llena
de ramas y piedras caídas.
Pero poco a poco,
a medida que dejabas atrás sus voces,
las estrellas comenzaron a arder
a través de las láminas de nubes,
y se oyó una voz nueva
que lentamente
reconociste como tuya,
que te hacía compañía
mientras a zancadas
penetrabas cada vez más en el mundo,
con la decisión de hacer
lo único que podías hacer…
la decisión de salvar
la única vida que podías salvar.

Autor del poema: Mary Oliver

79.56%

votos positivos

Votos totales: 181

Comparte:

Suspiro

Enviado por gabl  Seguir


Me preguntas;
¿que es un suspiro?
es como la expresión del alma,
del corazón,
del sentimiento.
Es como,
un abrazo sin palabras,
como un tenue beso de despedida.
Es como,
reencontrarse,
y simplemente verse a los ojos.
Es como,
partir sin rumbo fijo,
sin volver la vista atrás,
es como,
sufrir por lo impredecible.
Es como,
anhelar algo imposible.
¡Un suspiro!
es una frase de amor,
que cuando el aire pasa se la lleva,
Y deja melancolía en el alma
o alegría en el corazón.

gbl
11/11/2014
Derechos Reservados de Autor
(Editado)

79.17%

votos positivos

Votos totales: 120

Comparte:

EL PEATÓN

Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta.

Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta!

Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas?

¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón.

¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón.

Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.

Autor del poema: Jaime Sabines

79.13%

votos positivos

Votos totales: 115

Comparte:

EL BESO DEL TIEMPO

Con una reconfortante caricia,
evoco la juventud, la niñez, la despreocupación.
Rememoro los cálidos momentos
de tiempos mejores.

Ésta memoria cuyos recuerdos acechan,
indiferentes a mi deseo,
indiferentes a como soy hoy,
indiferentemente crueles.

Más sin esa carícia,
por mucho que trate de olvidarlos
no consigo recordarlos.

Autor del poema: Nemo

78.79%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

YA ESTÁ

Ya poseemos
casi todo
lo que nos iba
a hacer felices.
Puede decirse
que lo hemos
conseguido.

Ya está.

Ahora solo
nos queda
comprobar
hasta qué punto
fuimos sinceros
con nosotros
mismos.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

78.76%

votos positivos

Votos totales: 113

Comparte:

Mujer.

Enviado por gabl  Seguir


Tú, eres esa mujer
que apareció de la nada,
de entre la niebla,
arrogante y atrevida.

Vestida de morado marchito
como violetera de flores ajadas
que perdieron belleza y aroma
pero aún enamora.

Mujer de historias atrevidas
que tus ojos revelan
romance y pasión enajenada
en pasado y tiempo sin medida.

Tú, eres esa mujer
arrogante y atrevida,
adorada como un mito
que otra madre no verá nacer.

gbl
28/10/2017
Derechos Reservados de Autor

78.38%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:

COMO TÚ

Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y

ligera...

Autor del poema: León Felipe

78.38%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

MI NACIMIENTO...

Mi nacimiento no trajo ningún bien al mundo.
Mi muerte no disminuirá ni su esplendor ni su grandeza.
Nadie pudo jamás explicarme para qué he venido
ni por qué he venido, ni por qué me iré.

Autor del poema: Omar Khayyam

78.05%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:

Desde el 1 hasta el 20 de un total de 94 Poemas de la vida

Añade tus comentarios