88 Poemas de tristeza 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

La edad

Enviado por jorjais  Seguir

Me gustaría que no avanzara el tiempo,
que no sea a mi al que vea en el espejo,
que no acabará la melodía de este viejo.

Pero el tiempo no para,
en mi espejo lo que veo es mi cara,
y una melodía tarde o temprano acaba.

84.73%

votos positivos

Votos totales: 262

Comparte:

ELLA ESTA SOLA SOLA EN UN...

Enviado por is-may  Seguir

Ella esta sola
sola en un rincón,
los demás ven como se hiere
su pobre corazón.

Su mente se inunda
de una tristeza profunda,
que atraviesa su alma
arrebatando la calma.

Solo quiere compañía
compañía de su amor,
aquel que volvería
pero nunca volvió.

84.46%

votos positivos

Votos totales: 457

Comparte:

Mi Vida

Enviado por gabl  Seguir

Devuélveme mis ilusiones,
mis sueños y la vida que te llevaste,
dejándome agonizante,
vacío, sin aliento,
sumido en tristezas,
sin esperanza,
en la agonía, en la hora final,
¡solo devuélveme mi vida!

gbl
30/03/2018
Derechos Reservados de Autor

83.52%

votos positivos

Votos totales: 91

Comparte:

LLORAR

Fue en la selva, en la Amazonia ecuatoriana. Los indios shuar estaban llorando a una abuela moribunda. Lloraban sentados, a la orilla de su agonía. Un testigo, venido de otros mundos, preguntó:

—¿Por qué lloran delante de ella, si todavía está viva?

Y contestaron los que lloraban:

—Para que sepa que la queremos mucho.

Autor del poema: Eduardo Galeano

82.69%

votos positivos

Votos totales: 208

Comparte:

EL PÁJARO AZUL (BLUEBIRD)

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo soy demasiado duro con él,
le digo, estate ahí dentro, no voy
a dejar que nadie
te vea.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo derramo whisky sobre él e inhalo
el humo de los cigarrillos
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca saben que
él está
ahí dentro.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo soy demasiado duro con él,
le digo, estate ahí abajo, ¿es que quieres
hacerme un lío?
¿quieres cargarte mis
obras?
¿quieres arruinar las ventas de mis libros
en Europa?

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo soy muy listo, solo le dejo salir
algunas veces por la noche
cuando todo el mundo está dormido.
Y digo, sé que estás ahí,
así que no estés triste.

entonces lo vuelvo a guardar,
pero él canta un poco
allí dentro, no le he dejado
morir
y dormimos juntos
así
con nuestro
pacto secreto
y es lo suficientemente hermoso
para hacer a un hombre
llorar, pero yo no
lloro, ¿lo haces
tú?

Autor del poema: Charles Bukowski

82.64%

votos positivos

Votos totales: 144

Comparte:

Despédida

Enviado por gabl  Seguir

Una noche me dijiste, que dejaste
de quererme, aún sabiendo
que mentías, me amabas en silencio
más allá del final de la vida.
No comprendí tu decisión
el amor te lo llevabas tú,
arrancado de mi alma,
sin explicación, y yo pensé;
que el amor nos unió
y hoy nos separa,
será la muerte
de mi corazón enamorado,
entonces dejaré de quererte,
y puedas comprender
que fue la despedida,
que me fuí esa noche,
y cerré los ojos para siempre.

gbl
08/02/2018
Derechos Reservados de Autor

82.52%

votos positivos

Votos totales: 103

Comparte:

Tus ojos

Enviado por gabl  Seguir

Son tus ojos tristes, de luz opacada
que marchitan tu mirada descarriada,
marcando las ojeras que deja el sueño
entrecortado y tormentoso en noche sin dueño.

gbl
09/05/2018
Derechos Reservados de Autor

81.94%

votos positivos

Votos totales: 155

Comparte:

GOLONDRINAS

Las dulces mensajeras de la tristeza son...
son avecillas negras, negras como la noche.
¡Negras como el dolor!

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van
y que dejan el nido abandonado y solo
para cruzar el mar!

Cada vez que las veo siento un frío sutil...
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas
amantes de abril!

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar
como los emigrantes, a las tierras extrañas,
la migaja de pan!

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales, con las alas de luto
llegaos hasta mí!

Sostenedme en las alas... Sostenedme y cruzad
de un volido tan sólo, eterno y más eterno
la inmensidad del mar...

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?...
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera,
la fuente del amor?...

¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis!
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia
¡Llevadme donde vais!

¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis,
que tengo el alma enferma porque no puedo irme
volando yo también?

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto
llegaos hasta mí!

¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!...
¡Qué lástima, pequeñas, que no tengáis las alas
tejidas en azul!

Autor del poema: Alfonsina Storni

81.65%

votos positivos

Votos totales: 158

Comparte:

ROMANCE DEL AHORCADO

Enviado por doblezeroo  Seguir

~~~~~~

Mira hacia lo alto la niña
al ahorcado de la plaza
que arriba lleva colgado
hace hoy ya una semana.

Rizando el rizado rizo
una mentira se ensancha
la verdad queda en el rostro
y en la boca las patrañas.
Juan tiene en los ojos roto
el cristal de las palabras
y su mujer bien lo sabe
y su mujer bien lo calla.

Rizado el rizado rizo
ya ha pasado una semana
de la traidora vendetta
y Juan retorna a su casa
como se vuelve al trabajo
volviendo como si nada
mientras su mujer lo sabe
mientras ella se lo calla.

Pedro fue el ajusticiado
pero eran dos en la cama
y puso a Dios por testigo
pero Dios allí no estaba
y por el ¡¿que dirán?!, dijo
que hubo sido violada,
la mujer de Juan, mintiendo,
la mujer de Juan, la mala.

Treinta collares de espinas
desangran en su garganta
cuando le habla algún vecino
de la angustiosa mañana
que a su mujer fornicando
con el amigo encontraba
pero en el pueblo sabían
mas de lo que confesaban.

Rizando el rizado rizo
en los tejados temblaba
la sangre de Juan el muerto
y las mentiras gritaban
mientras abajo en las calles
silbaban las hojalatas
y en los portales sabían
mucho en lo que se callaban.

Mira hacia arriba la niña
hija de Pedro y la mala
la niña mira a su padre
el ahorcado de la plaza
pálido como la muerte
helado como la plata
colgado de aquella soga
anudada en la garganta
mientras la niña tirita
llorando como una blanca
indefensa y pequeñita
paloma recién cortada.

~~~~~~

81.40%

votos positivos

Votos totales: 301

Comparte:

A XXX DEDICÁNDOLE ESTAS POESÍAS

Marchitas ya las juveniles flores,
nublado el sol de la esperanza mía,
hora tras hora cuento y mi agonía
crecen y mi ansiedad y mis dolores.

Sobre terso cristal ricos colores
pinta alegre tal vez mi fantasía,
cuando la triste realidad sombría
mancha el cristal y empaña sus fulgores.

Los ojos vuelvo en su incesante anhelo,
y gira en torno indiferente el mundo,
y en torno gira indiferente el cielo.

A ti las quejas de mi mal profundo,
hermosa sin ventura, yo te envío:
mis versos son tu corazón y el mío.

Autor del poema: José de Espronceda

80.85%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 88 Poemas de tristeza

Añade tus comentarios