50 Poemas de tristeza 

Comparte:
ROMANCE DEL AHORCADO

Enviado por doblezeroo  Seguir

~~~~~~

Mira hacia lo alto la niña
al ahorcado de la plaza
que arriba lleva colgado
hace hoy ya una semana.

Rizando el rizado rizo
una mentira se ensancha
la verdad queda en el rostro
y en la boca las patrañas.
Juan tiene en los ojos roto
el cristal de las palabras
y su mujer bien lo sabe
y su mujer bien lo calla.

Rizado el rizado rizo
ya ha pasado una semana
de la traidora vendetta
y Juan retorna a su casa
como se vuelve al trabajo
volviendo como si nada
mientras su mujer lo sabe
mientras ella se lo calla.

Pedro fue el ajusticiado
pero eran dos en la cama
y puso a Dios por testigo
pero Dios allí no estaba
y por el ¡¿que dirán?!, dijo
que hubo sido violada,
la mujer de Juan, mintiendo,
la mujer de Juan, la mala.

Treinta collares de espinas
desangran en su garganta
cuando le habla algún vecino
de la angustiosa mañana
que a su mujer fornicando
con el amigo encontraba
pero en el pueblo sabían
mas de lo que confesaban.

Rizando el rizado rizo
en los tejados temblaba
la sangre de Juan el muerto
y las mentiras gritaban
mientras abajo en las calles
silbaban las hojalatas
y en los portales sabían
mucho en lo que se callaban.

Mira hacia arriba la niña
hija de Pedro y la mala
la niña mira a su padre
el ahorcado de la plaza
pálido como la muerte
helado como la plata
colgado de aquella soga
anudada en la garganta
mientras la niña tirita
llorando como una blanca
indefensa y pequeñita
paloma recién cortada.

~~~~~~

90.78%

votos positivos

Votos totales: 206

Comparte:
MELANCOLÍA

la historia de la melancolía
nos incluye a todos.
me retuerzo entre las sábanas sucias
mientras fijo mi mirada
en las paredes azules
y nada.
me he acostumbrado tanto a la melancolía
que
la saludo como a una vieja
amiga.
ahora tendré 15 minutos de aflicción
por la pelirroja que se fue,
se lo diré a los dioses.
me siento realmente mal
realmente triste
entonces me levanto
PURIFICADO
aunque no haya resuelto
nada
(…)
hay algo mal en mí
además de la
melancolía.

Autor del poema: Charles Bukowski

87.50%

votos positivos

Votos totales: 40

Comparte:
LAS MAÑANAS TRANSCURREN CLARAS

Las mañanas transcurren claras
y desiertas. Así se abrían tus ojos
en otro tiempo. La mañana
fluía lentamente, era una gorga
de luz inmóvil. Callaba.
Tú callabas, viva. Las cosas
existían bajo tus ojos
(sin pena, sin fiebre, sin sombra)
como un claro mar en la mañana.
Luz, donde estás tú está la mañana.
Tú eras la vida y las cosas.
Despiertos en ti respirábamos
bajo el cielo que perdura en nosotros.
Sin pena, sin fiebre entonces,
sin esta pesada sombra del día,
poblado y distinto. Oh luz,
claridad lejana, aliento
vehemente: vuelve tus ojos
inmóviles, claros, hacia nosotros.
La mañana que pasa es oscura
sin la luz de tus ojos.

Autor del poema: Cesare Pavese

86.21%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:
DE NO SABER HALLAR SU SITIO

De irrelevante apariencia,
el pasear esconde una gran ciencia.
Lo sé yo, que cultivo dicho arte
cuando el corazón se me parte.

No por ningún desamor,
más bien, pesa el desazón
de no entender éstos pasos
de no comer de éstos pastos.

Veo como reís todos y todas,
mientras a mí, me arrastran las olas
Del mar furioso,
que duda de todo lo hermoso.

Autor del poema: Nemo

83.33%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:
GOLONDRINAS

Las dulces mensajeras de la tristeza son...
son avecillas negras, negras como la noche.
¡Negras como el dolor!

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van
y que dejan el nido abandonado y solo
para cruzar el mar!

Cada vez que las veo siento un frío sutil...
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas
amantes de abril!

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar
como los emigrantes, a las tierras extrañas,
la migaja de pan!

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales, con las alas de luto
llegaos hasta mí!

Sostenedme en las alas... Sostenedme y cruzad
de un volido tan sólo, eterno y más eterno
la inmensidad del mar...

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?...
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera,
la fuente del amor?...

¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis!
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia
¡Llevadme donde vais!

¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis,
que tengo el alma enferma porque no puedo irme
volando yo también?

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto
llegaos hasta mí!

¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!...
¡Qué lástima, pequeñas, que no tengáis las alas
tejidas en azul!

Autor del poema: Alfonsina Storni

82.35%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:
QUÉ IMPORTA QUE TU PUÑAL

¿Qué importa que tu puñal
se me clave en el riñón?
¡Tengo mis versos, que son
más fuertes que tu puñal!

¿Qué importa que este dolor
seque el mar, y nuble el cielo?
El verso, dulce consuelo,
nace alado del dolor.

Autor del poema: José Martí

82.28%

votos positivos

Votos totales: 79

Comparte:
DOLOR

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar...

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Autor del poema: Alfonsina Storni

81.82%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:
VOY A DORMIR

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

Autor del poema: Alfonsina Storni

81.25%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:
APOLOGÍA

¿Es tu voluntad que yo crezca y decline?
Trueca mi paño de oro por la gris estameña
y teje a tu antojo esa tela de angustia
cuya hebra más brillante es día malgastado.

¿Es tu voluntad - Amor que tanto amo -
que la Casa de mi Alma sea lugar atormentado
donde deban morar, cual malvados amantes,
la llama inextinguible y el gusano inmortal?

Si tal es tu voluntad la he de sobrellevar
y venderé ambición en el mercado,
y dejaré que el gris fracaso sea mi pelaje
y que en mi corazón cave el dolor su tumba.

Tal vez sea mejor así - al menos
no hice de mi corazón algo de piedra,
ni privé a mi juventud de su pródigo festín,
ni caminé donde lo Bello es ignorado.

Autor del poema: Oscar Wilde

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
INTUICIÓN DEL FRÍO

No es el de la niñez,
aquellas mañanas de diciembre,
a lo largo del río,
hacia el colegio.

Ni se trata tampoco de aquel otro
que te sorprendería
años después
más de una madrugada
dando tumbos.

No, este es distinto, este
da miedo:
viene
del futuro.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

78.41%

votos positivos

Votos totales: 88

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 50 Poemas de tristeza

Añade tus comentarios