79 Poemas de despedida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

POEMA DE LA DESPEDIDA

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste... No sé si te quería...
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí...
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.

Autor del poema: José Ángel Buesa

89.09%

votos positivos

Votos totales: 953

Comparte:

Recuérdame.

Enviado por gabl  Seguir


Ojalá me recuerdes
en cada amanecer lluvioso,
cuando el frío erice tu piel
y el calor de mi cuerpo no te cobije.

Ojalá me recuerdes
cada noche cuando falte un abrazo,
un beso que toque tu corazón
y oigas mis pasos en la nada.

Ojalá me recuerdes
por toda la vida que vivimos,
por la que nos faltó por vivir
como si fuese un poema de amor.

gbl
11/01/2018
Derechos Reservados de Autor

86.11%

votos positivos

Votos totales: 108

Comparte:

Adios mi Angel.

Enviado por andres33  Seguir

El cielo se viste de gris,
ha llegado tu momento de partir
y en el cielo un leve matiz me dice
que en algún momento
volveré a sonreír.

Es ahora cuando tus alas haz de expandir,
ya no escucharé de nuevo tu canto celestial
y no volveré a ver tu cara angelical.

Es hora de que tu vuelo
dirijas a otro cielo,
y desde lo alto...
nos mandes tu consuelo.

Adiós ángel mío,
no me dejes triste
y en desconsuelo.

Adiós ángel mío,
desde tu cielo, siempre sigue mis pasos en silencio,
si en algún momento me pierdo en el camino,
llévame de nuevo a encontrar mi destino.

84.41%

votos positivos

Votos totales: 295

Comparte:

SÚPLICA

Va entre sombras y luz mi pensamiento,
va entre amor y dolor mi corazón:
verte, es mi bien; no verte, mi tormento;
y el verte es, ¡ay!, par decirte ¡adiós!
¡Ser feliz lo que dura una mirada!
Ser nuestro amor secreto de los dos,
¡y no poder el alma enamorada
ir a ti en alas de mi triste adiós!
¡Ser mío tu corazón, y amando tanto
darme sólo un relámpago de amor!
De ese incesante enamorado canto
¡sólo escuchar la nota del adiós!
Mi bien, si me amas tú, si me adivinas
responde a las tinieblas a mi voz:
ciñe me así de flores o de espinas,
¡pero dame algo mas que un triste adiós!

Autor del poema: Rafael Pombo

84.28%

votos positivos

Votos totales: 407

Comparte:

SIMPLEMENTE

Nos dijimos adiós.
La tarde estaba
llorando nuestra despedida.
Nos dijimos adiós tan simplemente
que pasó nuestra pena inadvertida.

No hubo angustia en tus ojos
ni en mis ojos.
No hubo un gesto en tu boca
ni en la mía.
Y, no obstante, en el cruce de las manos
calladamente te dejé la vida.

Fuiste valiente con tu indiferencia
y fui valiente con mi hipocresía,
nos separamos como dos extraños
cuando toda la sangre nos unía.

Pero tuvo que ser
y fue mi llanto,
sin una escena ni una cobardía.
Tú te fuiste pensando en el olvido
y yo pensando en la melancolía.

Hoy sólo resta de esa vieja tarde
un recuerdo,
una fecha
y una rima.
Así, sencillamente nos jugamos
el corazón en una despedida...

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

83.41%

votos positivos

Votos totales: 928

Comparte:

PERSONALMENTE ODIO LAS DESPEDIDAS NO...

Enviado por emongv19  Seguir

Personalmente odio las despedidas, no es fácil dejar marchar. Decir adiós duele, es triste y la melancolía se apodera de ti. A veces es necesario, a veces opcional y otras muchas veces es el reloj de la vida quien precipita la despedida sin pedir perdón ni permiso.
Las despedidas duelen, pero más fuerte aún es la esperanza de volvernos a encontrar y más bella la fantasía del recuerdo.
Esto no es un adiós, esto es un gracias o más bien un hasta luego.”
“Las despedidas no son para siempre. Las despedidas no son el final. Simplemente quieren decir: te echaré de menos hasta que nos encontremos de nuevo.” No existen las despedidas entre nosotros. Allí donde estés, te llevaré en mi corazón.”
“A pesar de los kilómetros que vayan haber entre nosotros, nunca estamos separados, la amistad no se cuenta en metros, se mide por el corazón.”
“El dolor de la separación no es nada comparado con la alegría de reunirse de nuevo.”
Adiós no significa siempre el final, a veces significa un nuevo comienzo,

82.98%

votos positivos

Votos totales: 94

Comparte:

SU VOZ

La intrépida abeja vaga de rama en rama,
Con su hirsuto abrigo y ligeras alas,
Ahora sobre el pétalo del lirio,
Ahora balanceándose en un jacinto,
En torno a él:
Estaba cerca el amor; y fue aquí, supongo,
Donde realicé mi voto.

Juré que dos almas deberían ser una,
Mientras las gaviotas amen el mar,
Mientras los girasoles amen el sol.
Será, dije, nuestra eternidad,
Tuya y mía.
Querida amiga, aquellos tiempos se han ido,
La red del Amor se ha cerrado.

Mira hacia arriba, donde los álamos
Danzan y danzan en el aire del estío,
Aquí en el valle, la brisa nunca
Agita los frutos, pero allí
Los grandes vientos soplan,
Y desde el susurro místico del mar
Arriban las olas que acarician la costa.

Mira hacia arriba, donde gritan las níveas gaviotas,
¿Qué pueden contemplar qué nosotros no vemos?
¿Acaso una estrella? ¿O quizás la lámpara que ruge
En algún lejano y perdido buque?
¡Ah, puede ser!
¡Hemos vivido en una tierra de sueños!
Y que triste parece.

Mi Vida, no queda nada por decir,
Salvo esto: el amor nunca se pierde,
El filo del invierno desgarra el pecho de mayo,
Y sus rosas carmesí brotan quebrando el hielo.
Los navíos de la tempestad
En alguna bahía encontrarán su muelle,
Así como nosotros deberíamos hacerlo.

Y no queda nada por hacer
Salvo besarnos una vez más, y partir.
No, no hay nada que debamos lamentar,
Yo tengo mi belleza, y tu el arte.
No, que nunca comience,
Un mundo no es suficiente
Para dos como tú y yo.

Autor del poema: Oscar Wilde

82.16%

votos positivos

Votos totales: 213

Comparte:

DESPEDIDA

Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña.

Autor del poema: Alejandra Pizarnik

82.04%

votos positivos

Votos totales: 167

Comparte:

LA DESPEDIDA

Aquel día -estoy seguro-
me amaste con toda el alma.
Yo no sé por qué sería.
Tal vez porque me marchaba…

-Me vas a olvidar -dijiste- .
Ay, tu ausencia será larga,
y ojos que no ven… Presente
Has de estar siempre en mi alma.

Ya lo verás cuando vuelva.
Te escribiré muchas cartas.
Adiós, adiós… -Me entregaste
tu mano suave y rosada,

y, entre mis dedos, tu mano,
fría de emoción, temblaba.

…Sentí el roce de un anillo
como una promesa vaga…

Yo no me atreví a mirarte,
pero sin verte, notaba
que los ojos dulcemente
se te empañaban las lágrimas.

Me lo decía tu mano
en la mía abandonada,
y aquel estremecimiento
y aquel temblor de tu alma.

Ya nunca más me quisiste
como entonces, muda y pálida.
…Hacía apenas tres días
que eran novias nuestras almas.

Autor del poema: Gerardo Diego

81.43%

votos positivos

Votos totales: 140

Comparte:

No quiero extrañar

Enviado por lunaroja  Seguir

No quiero extrañar tu sonrisa, tus labios al darme un beso
No quiero extrañar tu mirada tan profunda como el mar y el cielo,
No quiero extrañar tus abrazos que me abrigaban en invierno
No quiero extrañar tu voz tan dulce al pronunciar aquel: “TE QUIERO”

81.22%

votos positivos

Votos totales: 181

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 79 Poemas de despedida

Añade tus comentarios