NO HAY BIEN QUE DEL MAL ME GUARDE 

No hay bien que del mal me guarde,
temeroso y encogido,
de sinrazón ofendido
y de ofendido cobarde.
Y aunque mi queja, ya es tarde,
y razón me la defiende,
más en mi daño se enciende,
que voy contra quien me agravia,
como el perro que con rabia
a su mismo dueño ofende.

Autor del poema: Vicente Espinel

80.84%

votos positivos

Votos totales: 214

Comparte:
Añade tus comentarios