A UNA MUJER 

A ti vuelan mis versos, por la consoladora
gracia de tus pupilas, por tu alma buena y pura,
donde el más dulce ensueño a veces ríe y llora...
A ti vuelan mis versos tan llenos de amargura.

¡Ay, me acosa esta horrible pesadilla cruenta
sin descanso, furiosa, loca, desesperada;
por doquiera que voy mi camino ensangrienta
y me muerde lo mismo que lobos en manada!

¡Oh, sufro mucho, sufro tan espantosamente
que el gemido primero que exhaló el primer hombre
casi es dulce en contraste con mi dolor sin nombre!

Y tus penas, querida, serán como un divino
tropel de golondrinas, que cruzan el riente
horizonte de un día dorado y septembrino

Autor del poema: Paul Verlaine

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:
Añade tus comentarios