ALFONSO REYES OCHOA 

A falta de objetivos claros,
la belleza complace a los ojos,
feliz del bruto que en los verdes campos,
olores y mediodías creativos.

Naranjas alrededor, elefantes favoritos,
siestas de bóbilis, consuelos heterogéneos,
o mejor dicho, a pesar de lo que somos,
rusias a la mitad de yugoslabos químicos.

Entrebarreras y puntos extensos,
yardas por lo general, estratos polinómicos,
elogios y interiores callejeros,
sabia degradación de los blancos.

Ojos y espíritus aritméticos,
ciertas venidas a fines de los nitrógenos,
humillaciones y trozos ñoñados,
obsesiones ex cáthedra, camioneros sabios.

Asociaciones semejante a aviones éticos.


Un acróstico esconde un mensaje que surge de extraer la primera letra de cada verso. En este caso puede leerse su nombre, "Alfonso Reyes Ochoa".

También existen otros poemas en los que el acróstico se forma al extraer la última letra o la letra media de cada verso.

Autor del poema: Alfonso Reyes Ochoa

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:
Añade tus comentarios