15 Poemas de árboles 

El Buho....

Enviado por mayte78  Seguir

Hay una palmera,
Frente a mi ventana,
Que me da frescor,
Todas las mañanas,
Y en la palmera,
Vive un búho…
Con acento inglés,
Que me da,…
Las horas en punto,
Y las, y medias también.
……………..
Y en esta palmera…
Entre sus hojas,
Cuenta las horas en ingles,
la una , las dos, y las tres,
One... Two... Three .

En la vistosa, palmera…
Tiene su casa,… el búho,
Donde apenas, se le ve,
Yo escucho su cancioncilla,
Y aprendo… alegre con él,
Repasando por las noches,
Las horas…
Y frases en inglés…
y pasando las doce,
el me dice:
“ Good night my friend





66.67%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

ALABANZA AL ÁRBOL

Imposible sin ti la primavera,
los verdes paraísos terrenales.

Solicitud y celo, maternales.

Tu producto y tu sombra remunera
el trabajo del cuidado:
alta compensación, defensa umbría,
abogado fornido
del frescor en el estivo empedernido.

Corpulencia de Dios, sobre alegría,
ocupas de verdor la geografía,
robusteces el viento,
y a su corriente muda
imprimes voz, acento,
palabra de los cielos.

Naces con voluntad, no con ayuda;
vienes de Dios y a él surten tus anhelos.

La soledad tu vegetal criatura
acompaña y procura;
entibia el sol, después el cielo ambiente
hace habitable la temperatura
de maneras peores;
en la copa la luz más reluciente,
en lo interior más dulces sus ardores.

Debajo de tu amparo creosotado,
las batallas son paces,
el trabajo sosiego sosegado.

Agrupas a los hombres y los haces
hermanos en tu umbría.

La rotación del fruto, la alegría
del pájaro fomentas
y el bienestar y la salud de paso.

Si el aire tú no aventas,
si no estás tú en el aire de consuno,
sin movimiento alguno
se queda el aire raso.

Tienes fisonomía y sentimiento;
el sol te da tristeza
y las aguas contento.
¡Cúmulo de riqueza!.

En ti se asiste el agigantamiento
del tiempo y del paisaje.
Le diré al que te impide y te vulnera
¿qué maldición?, ¿qué ultraje>?

La inquisición obrera
está quemando, mártir de madera,
lo hermoso de tu vida;
¡qué imposibilidad ya de los abriles!

Te maltratan los viles
y tú, Dios los perfumas.

¿Donde pondrán su vuelo y su mirada
las brisas y las plumas?

¡Pobre júbilo umbrío!
Quid de los huertos y de los panoramas;
te perniquiebra el hacha con su frío,
con su calor las llamas.
Bautistas ya las ramas,
ya es poda los espacios forestales,
las savias manantiales,
por las frescas matrices
que abren ira y acero en la corteza,
interrumpen la acción de los frutales
y la circulación de las raíces.

El árbol esta hecho
para ocupar el mundo de provecho,
como el viento la rama de cantares.

Un bosque nos revelas e incorpora,
¡oh soledad sonora!
la majestad de Dios y de sus mares.

Hermano y campesino,
hay que extender la encina,
que propagar el pino,
fresco en el campo, ardiente en la cocina.

Vuelve a la educación del arbolado,
a la repoblación de la campaña.

¡Pódame un miembro a mí, pero no al prado!

Espúrgale alternado
el racimo y el piojo.
Cauteriza y restaña
con barro sus heridas del gorgojo.

En nombre de los bosques, yo maldigo
a quien toma venganza, árbol, contigo.

Autor del poema: Miguel Hernández

66.67%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

EL CIPRÉS

Quizá nació en Judea,
Pero se ha hecho ciudadano en todos
Los cementerios de la tierra.

Parece un grito que ha cuajado en árbol
O un padrenuestro hecho ramaje quieto.
No ampara ni cobija. Siempre clama
Por los muertos.

Y si a veces se enrosca por su tronco
Un rosal que florece en los veranos,
Como un trapense extático no siente
La brasa de la flor sobre sus gajos.

Tiene pasta de asceta, el solitario.

O pasta de abstraído.

Pero si uno está hastiado o está triste,
le hace bien recostarse contra el tronco
Recto y liso.

Se siente algo sedante en la mejilla,
como si dentro del leñoso tallo
Una intuición ardiente y sensitiva
Compadeciera el gesto de cansancio.

Nunca el ciprés comprenderá la risa,
La plenitud, la primavera, el alba.
Sólo se da a la angustia de los hombres
Y arrulla el sueño eterno como un aya.

Es un gran dedo vegetal que siempre
Está indicando el ruido: ¡Calla!

Autor del poema: Juana de Ibarbourou

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

A UN OLMO

Qué lenta libertad vas conquistando
con un silencio lleno de verdores!

Apenas si se nota en ti la vida
y nada hay muerto en ti, olmo gigante
Tus hojas tan pequeñas me enternecen,
te aniñan, te disculpan
de los brutales troncos de tus ramas.

Las hojas que resbalan por tu rostro
parecen el espejo de mi llanto,
parecen las palabras cariñosas
que me sabrías decir si fueras hombre.

¡Quién como tú pudiera ser tan libre,
con esa libertad lenta y tranquila
con la que así te vas formando!
Tú permaneces, pero te renuevas,
estás bien arraigado, pero creces,
y conquistas el cielo sin derrota,
dueño de tu comienzo y de tus fines.

Si yo tuviera comunicaciones
con las duras raíces ancestrales;
si mis antepasados retorcidos
me retuvieran firmes desde el suelo;
si mis hijos, mis versos y las aves
brotaran de mis brazos extendidos,
como un hermano tuyo me sintiera.

Olmo, dios vegetal, bajo tu sombra,
bajo el rico verdor de tus ideas,
amo tu libertad que lentamente
sobrepasa los duros horizontes,
y me quejo de mí, tan engañado,
andando suelto para golpearme
contra muros de cárcel y misterio.

Las tinieblas son duras para el hombre.

Autor del poema: Manuel Altolaguirre

44.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

COMUNICACIÓN OPCIONAL MANICOMIO VIENEN Y VAN...

Enviado por retrogradabro8  Seguir

Comunicación opcional manicomio vienen y van es demente esta wuea aguanta la realidad hermana vamos allá señor ... aguarda con el corazón don nadie .

33.33%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Desde el 11 hasta el 15 de un total de 15 Poemas de árboles

Añade tus comentarios