BEBAMOS 

Bebamos. ¿A qué aguardar las candelas? Hay un dedo de día. Descuelga y trae las grandes copas pintadas, en seguida. Porque el vino lo dio a los humanos el hijo de Sémele y Zeus para olvido de penas. Escancia mezclando uno y dos cazos, y llena los vasos hasta el borde, y que una copa empuje a la otra...

Autor del poema: Alceo de Mitilene

90.48%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:
Añade tus comentarios