COPLAS POR LA MUERTE DE SU PADRE 

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquier tiempo pasado
fue mejor.

Autor del poema: Jorge Manrique

77.93%

votos positivos

Votos totales: 145

Comparte:
Añade tus comentarios