DEL OLVIDO Y LA SUPERACIÓN 

Esta poesía no es una mercancía,
viene de muy adentro.
Así que ¡siéntela como la luz de un nuevo día!,
que en ella he puesto todo lo que siento.

Primero puse la confusión, propia de quién duda.
Después puse el coraje, patrimonio de la juventud.
Les siguió un frío vacío, el mismo de quién se asusta;
y acabó con el gozo de la plenitud.

Ahora ha pasado el tiempo,
he vivido como pensé que quise vivir.
Sin más abandonaste mi pensamiento,
y puedo volver a reír.

Autor del poema: Nemo

71.05%

votos positivos

Votos totales: 38

Comparte:
Añade tus comentarios