NADA ES DEMASIADO PEQUEÑO COMO PARA NO HACERSE PREGUNTAS 

El grillo no se pregunta
si existe el cielo
o, si es que existe, si habrá espacio para él.
Es otoño. El romance ha acabado. Aun así, canta.

Si puede, entra en una casa
por el resquicio más pequeño de la puerta.
Entonces la casa se vuelve más fría.

Canta despacio y más despacio.
Y de pronto, nada.
Debe de significar algo, no sé qué.

Pero sin duda no significa
que no haya sido un excelente grillo
durante toda su vida.

Autor del poema: Mary Oliver

83.33%

votos positivos

Votos totales: 96

Comparte:
Añade tus comentarios