DESPERTAR EN NUEVA YORK 

Las cortinas imponen su voluntad
contra el viento,
los chicos duermen,
intercambiando sueños
con los serafines. La ciudad
se arrastra despierta por
los pasamanos del subte; y
yo, una alarma, despierta como
un rumor de guerra,
me estiro hasta el amanecer,
sin solicitar y desoída.

Autor del poema: Maya Angelou

87.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:
Añade tus comentarios