DIVINAMENTE DULCE Y BIEN PLANTADA... 

Divinamente dulce y bien plantada,
en el florero, en las habitaciones
como que tienes tierra en las honduras
del corazón cantor, de la honda pena
donde nacen las rosas de este mundo,
la angustia que estercola la belleza,
el temblor que te presta los colores,
el rozar a que pides suavidades
y la esperanza que te lleva aleve,
!ala sobre las cosas, tan sin peso,
tan con suspiro, prisa, tan diciendo:
¿Estás bien? Tengo prisa. ¿Soy hermosa?

Autor del poema: José Antonio Muñoz Rojas

62.89%

votos positivos

Votos totales: 97

Comparte:
Añade tus comentarios