EL ABANICO DE MADAME MALLARMÉ 

Como sin otra expresión
que un latir que al cielo anhela
el verso futuro vuela
de la exquisita mansión

A la baja mensajera
es el abanico si
el mismo es que tras de ti
a sí propio espejo fuera
tan límpido (dónde cede
pues brizna a brizna la amarga
la poca ceniza vaga
sola que afligirme puede)

Siempre así palpite y siga
en tus manos sin fatiga

Autor del poema: Stéphane Mallarmé

70.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:
Añade tus comentarios