EL OLVIDO 

La olvidé. Por completo. Para siempre
(o eso creía entonces). Me cruzaba
con ella por la calle y no era ella
quien se paraba ante un escaparate
de ropa deportiva, no era ella
quien compraba el periódico en un quiosco
y se perdía entre la muchedumbre.
Como si hubiera muerto. No era ella.
Su nombre era el de todas las mujeres.

Autor del poema: Luis Alberto de Cuenca

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
Añade tus comentarios