EL VIEJO PONTIAC 

A la altura de su propia medida el viejo Pontiac es un jardín que se abre.

Antes,
de esto hace ya muchísimo,
fingía un tigre manso deslizándose blanco entre mujeres bellas.

Hoy por hoy
el noble bruto envejece dignamente y sin prisa
hasta la consumación de los siglos... y le salen
de puertas y ventanas
florecillas del campo.

Autor del poema: Roberto Sosa

75.00%

votos positivos

Votos totales: 60

Comparte:
Añade tus comentarios