EN LA MAÑANA DEL MUNDO 

Apenas la caricia de tu mano.
Mi piel es de cristal cuando me tocas.
¿Qué apaciguada luz, qué temblor hecho brasa
se deslíe en mis ojos si me miras?
¿Dónde hiere tu risa y por qué hiere
si con ella me abres la mañana del mundo?
Tu existir me hace un dios y tú me creas.
No hay mayor claridad ni otro misterio.

Autor del poema: Abelardo Linares

62.10%

votos positivos

Votos totales: 219

Comparte:
Añade tus comentarios