ES TEMPRANO AÚN 

Es temprano aún.
Miro la oscura mañana en la ventana.
La cortina amarilla no está.
Aguda y grave
escucho las dos voces el viento
y, súbitamente, siento frío.
Me froto los tobillos. Las rodillas.
Golpeo las manos:
“Ninguna mano aplaude sola”.
Frente a la pared
sacudo los brazos como un espantapájaros;
lucho con la rapidez de mi sombra
y después recito de un tirón:

“Para entrar en el reino de lo cálido
tenemos que aprender a salir de la frialdad”.

Autor del poema: Juan Manuel Inchauspe

76.47%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:
Añade tus comentarios