ESTATUA ECUESTRE 

Permanece el trote aquí,
entre su arranque y mi mano.
Bien ceñida queda así
su intención de ser lejano.
Porque voy en un corcel
a la maravilla fiel:
inmóvil con todo brío.
¡Y a fuerza de cuánta calma
tengo en bronce toda el alma,
clara en el cielo del frío!

Autor del poema: Jorge Guillén

78.26%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:
Añade tus comentarios