UNA FLOR DONADA A MI HIJA 

Frágil la blanca rosa es y frágiles son
Las manos que la dieron
Su alma está marchita y es más pálida
Que la difusa onda del tiempo.

Como la rosa frágil y hermosa: aún más frágil es
El silvestre prodigio
Que en tus ojos ocultas,
Mi pequeña de azuladas venas.

Autor del poema: James Joyce

72.90%

votos positivos

Votos totales: 417

Comparte:
Añade tus comentarios