FUE MUY TARDE PARA EL HOMBRE... 

Fue muy tarde para el Hombre
pero temprano todavía para Dios
La Creación, impotente para ayudar
pero la plegaria quedaba de nuestro lado
Qué excelente el Cielo
cuando la Tierra no se puede tener
Que hospitalario, entonces, el rostro
de nuestro viejo vecino, Dios.

Autor del poema: Emily Dickinson

85.89%

votos positivos

Votos totales: 248

Comparte:
Añade tus comentarios