FUE MI NIÑEZ COMO UN JARDÍN RISUEÑO 

Fue mi niñez como un jardín risueño,
donde a los goces de mi edad esquivo,
presa ya de la fiebre del ensueño
vague dolientemente pensativo.

Sentí en el alma un natural deseo
de cantar a la orilla del camino
halle una lira no cual la de Orfeo
y obedezco el mandato del destino.

Al mirarme al espejo, ¡cuán cambiado
estoy! no me conozco ni yo mismo
tengo los ojos de mirar cansado
algo del miedo del que ve un abismo.

Autor del poema: Juan Ramón Molina

84.46%

votos positivos

Votos totales: 341

Comparte:
Añade tus comentarios