LA INQUIETUD DEL ROSAL 

El rosal en su inquieto modo de florecer
va quemando la savia que alimenta su ser.
¡Fijaos en las rosas que caen del rosal:
Tantas son que la planta morirá de este mal!
El rosal no es adulto y su vida impaciente
se consume al dar flores precipitadamente.

Autor del poema: Alfonsina Storni

78.24%

votos positivos

Votos totales: 216

Comparte:
Añade tus comentarios