LA LLUVIA 

He aquí la lluvia:
los aires callados remece,
y las golondrinas
-gaviotas de mínimos peces-
las aguas oscuras, tranquilas,
rizan en los lagos.
Un olor de heno
satura recintos y campos.

Y el año se va
sin dar un lamento,
ni lanzar un grito,
que un día más
pudiera ganar de improviso.

Autor del poema: Salvatore Quasimodo

60.00%

votos positivos

Votos totales: 120

Comparte:
Añade tus comentarios