LA NOCHE ES UNA MUJER DESCONOCIDA 

Preguntó la muchacha al forastero:
—¿Por qué no pasas? En mi hogar
está encendido el fuego.

Contestó el peregrino: —Soy poeta,
sólo deseo conocer la noche.

Ella, entonces, echó cenizas sobre el fuego
y aproximó en la sombra su voz al forastero:
—¡Tócame! —dijo—. ¡Conocerás la noche!

Autor del poema: Pablo Antonio Cuadra

82.61%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:
Añade tus comentarios