LAS MANZANAS 

Del alma sólo sé lo que sabe el cuerpo:
donde la esperanza y la gracia
aspiran al ardor
del fuego está la morada del hombre.
Ve cómo arden las manzanas
en la frágil luz del invierno.
Así debería ser una
casa: brillar en el crepúsculo
sin usura ni vileza
con la compañía de las manzanas.
Así: limpia, madura.

Autor del poema: Eugenio de Andrade

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:
Añade tus comentarios