21 Poemas de libertad 

El Trino enamorado...

Enviado por mayte78  Seguir

Hay un pájaro enamorado,
que siempre cantando está,
nos canta por la mañana,
por la noche,
y en la madrugá,...
su amada, ….. no se despierta,
se despiertan las demás,
no sé,... en qué rama duerme?
con aires de libertad,
con ese trino tan fuerte,
despierta a la vecindad,
y a su amada, le dice:
… venga despierta ya !
soy un pájaro enamorado,
y no dejaré de trinar,
hasta que estés a mi lado,
volando en libertad.













66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

NI UN PASO ATRÁS

Árbol de luna que obedece al clima
un sistema de nocturnidad,
no permitas que el murciélago te oprima.
Ni un paso atrás.

No permitas que el largo regimiento
de los años de crimen pertinaz,
te toque el hombro con el pensamiento.
Ni un paso atrás.

Que la alta flor que de tus ramas brota
en este chapuzón de libertad,
no pierda en miel ni la más breve gota.
Ni un paso atrás.

Ni un paso atrás, soldados y civiles
hermanados de pronto en la verdad.
La vida es una sobre los fusiles,
que no hay trincheras para los reptiles,
de malos nuestros a extranjeros viles.
Ni un paso atrás.

La libertad como un antiguo espejo
roto en la luz, se multiplica más,
y cada vez que un trozo da un reflejo
el tiempo nuevo le repite al viejo:
Ni un paso atrás.

Ni un paso atrás, ni un paso atrás,
ni un paso de retorno al ayer, ni la mitad
de un paso en el sentido del ocaso,
ni un paso atrás.

Que en la lucha del pueblo se confirme,
-sangre y sudor- la nacionalidad.
Y pecho al plomo y la conciencia en firme.
Y en cada corazón... ni un paso atrás.

Autor del poema: Pedro Mir

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

AFUERA DE LA TRAMPA

Dejadme por favor vivir mi vida,
amándola,
mordiéndola,
quitándole el veneno,
limpiándola.
Dejadme que me salve o me condene,
dejadme que vomite,
que sangre,
que sonría,
que cante por el fin de tanta guerra,
que llore por la guerra de los fines.
Dejadme que en silencio
escriba en vuestra culpa una sentencia,
que borre la sentencia de la culpa.
Dejadme que me hunda,
que gima,
que flote en lo intermedio,
que sueñe,
que pueda en una esquina
pisar un alacrán inofensivo.
Dejadme cuantas veces
firmar cada recado sin mi nombre,
dejad que me equivoque,
Dejadme cuantas veces
firmar cada recado sin mi nombre,
dejad que me equivoque,
que llame con maldad al bueno malo.
dejadme simplemente
que cuente por decenas,
qué coma con la izquierda,
que te ame sin remedio.
Dejadme por favor vivir mi vida,
que escape,
que reniegue,
que grite por las lluvias que se enlodan,
que ría por el lodo que se enlluvia.
dejad, pero dejad
afuera de la trampa mi cabeza.

Autor del poema: Violeta Luna

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

EL EXTRANJERO

Estuve entre los míos y los míos no me conocieron,
procuraron borrarme y oscurecerme, me quisieron
negar el breve amor del mundo, el corazón libre
y abundoso. Familia, yo os odio, como al espejo
que me refleja deforme o engañado. Familia:
vuestra felicidad está hecha de halago y de silencio,
dulzura y cobardía. Mi alma se afiló con vuestro
roce, pero no pudo alumbraros con su luz. Yo me alcé
con mi amor contra toda tiranía, me robé una criatura,
amada e imperfecta como la patria. Desde hoy
en parte alguna soy extranjero. Yo la recibí
opaca y deslucida, pero la frotaré con mi alma
para que brille, para verme al fin como soy:
Sé que soy un mendigo, a los treinta años de mi edad.
Orgulloso como un mendigo, pobre pero libre.

Autor del poema: Ernesto Mejía Sánchez

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

SONETO A LA LIBERTAD

No es que a tus hijos, de pupilas lacias
que apenas su congoja admiten ver
y mentes que prefieren no saber,
yo ame -es que el rugir de tus Democracias,

tus reinos del Terror, tus Anarquías
cual mar reflejan mi animosidad
y a mi ira un hermano dan- ¡Libertad!
sólo así tus dísonas melodías

llorando alegran mi alma, ya los jueces
todos, a mal de látigo y andanadas
robasen a los pueblos sus derechos

que no me inmute -y a pesar de los hechos,
los Cristos muriendo en las barricadas
sabe Dios que estoy con ellos, a veces.

Autor del poema: Oscar Wilde

63.93%

votos positivos

Votos totales: 61

Comparte:

Libre es el mar....

Enviado por mayte78  Seguir

Mira... que feliz es el mar,
bajo su cielo de estrellas,
igual se siente mi cuerpo,
cuando navego por ella.

Libre es el mar,
de aguas cristalinas,
de reflejos azules,
con aguas coralinas.

Libre mi cuerpo,
besando el mar,
libre es el cielo ,
en libertad.....

Libre mi risa... libre mis besos,
libre mis sueños, en libertad,
libre mis brazos, entre las olas,
de espuma blanca, en libertad.


Libre mi cuerpo besando el mar,
libre mis sueños,.... en libertad.


50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Caballito blanco

Enviado por mayte78  Seguir

Adorable caballito,
mi caballito blanco,
belleza del alma,
lleno de fuerza,
de sentimiento,
con alas de libertad,
libertad inmensa,
tu vienes a mí,
y me das fuerza,
que belleza,
que ternura,
que luz,
Llevan tus alas blancas,
de libertad, y esperanza.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Peregrino.

Enviado por mayte78  Seguir

Peregrino que caminas sin descanso,
para encontrarte contigo mismo,
o por la sencilla razón, que tu alma,
te invita a soñar,... no dudes nunca,
en seguir caminando... y volar con tus sueños,
vestido con un hermoso manto de las estrellas,
alumbrando tu camino,... y en tu despertar,
las estrellas entrelazadas , te dan,.... el más intenso
y sincero de los besos,... te abrazan el alma.

Peregrino en la noche desnuda. ..
Te he visto caminar... con tus pies...
cansados...extenuados
y tu corazón fuerte..., esperando respuestas,...
que solo, te responden el caminar...

¡ Peregrino...
Tu,... te sientes,
con tus sueños de libertad !






50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

LA LIBERTAD

Es la razón de nuestra vida,
dijimos, estudiantes soñadores.
La razón de los viejos, matizamos ahora,
su única y escéptica esperanza.
La libertad es un extraño viaje.
Son las plazas de toros con las sillas
sobre la arena en las primeras elecciones.
Es el peligro que, de madrugada,
nos acecha en el metro,
son los periódicos al fin de la jornada.
La libertad es hacer el amor en los parques.
Es el alba de un día de huelga general.
Es morir libre. Son las guerras médicas.
Las palabras República y Civil.
Un rey saliendo en tren hacia el exilio.
La libertad es una librería.
Ir indocumentado.
Las canciones prohibidas.
Una forma de amor, la libertad.

Autor del poema: Joan Margarit

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

PORQUE RESULTA QUE SOY LIBRE

Todos conspiran para hacerme libre
Yo intenté sumarme a sus argumentos
pero había muy Pocas actitudes
y yo necesitaba bastantes
El abandonar a la muchacha adorable
no fue idea mía
pero ella se quedó dormida en la cama de alguien
Ahora más que nunca
deseo tener enemigos
Vosotros que florecéis
en el fácil mundo del amor moderno
tened cuidado conmigo
porque he desarrollado una terrible virginidad
y al encontrarse conmigo
todos aquellos que hayan sobrepasado el beso
perecerán sumidos en la vergüenza
con verrugas y pelos en las palmas de sus manos
Ya va siendo hora de que nuestros mejores hombres mueran
en el error y la iluminación
Moisés vigilando
David en su casa de sangre
Camus junto al río
Mis nuevas leyes favorecen
no el satori sino la perfección
por fin por fin
los judíos que van
demasiado lejos en el Sabbath
serán lapidados
Los católicos que blasfemen
sufrirán la electricidad aplicada
a sus genitales
Los budistas que adquieren propiedades
serán aserrados por la mitad
Los malos protestantes
tienen gobiernos
para hacerles la vida imposible
¡Ah! el universo vuelve al orden
Los nuevos rascacielos de Montreal
se chulean de los aparcamientos
como los ganadores de un concurso de higiene
una suite de encendidas ventanas aquí y allá
como una Banda de Primera Clase
otorgada como premio a una limpieza esmerada
Una muchacha que conocí
duerme en alguna cama
y de todas las cosas bonitas
que podría decir digo ésta
veo su cuerpo desconcertado
por las impresiones de las bocas
de todos los besos de todos los hombres
que ha conocido
como un piano arrabalero
anillado por años de vasos de cocktail
y mientras ella se da cuenta y tintinea
en la encantadora vieja y pecaminosa danza
yo camino bajo
la rubia lluvia de noviembre
castigándola con mi felicidad

Autor del poema: Leonard Cohen

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 21 Poemas de libertad

Añade tus comentarios