22 Poemas de libertad 

La Caracola

Enviado por mayte78  Seguir

Una niña enamorada,
de la música del mar,
escuchó una Caracola,
y se puso a soñar.

Soñaba... que era Sirena,
y navegaba por la mar,
con sus versos de agua,
de amor, y de libertad.

La niña enamorada,
envueltas en olas de sal,
ha visto nuestra bahía,
y en ella, se va ha quedar.

Escuchando la Caracola,
y a la música del mar,
con aires de libertad.







75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

El Trino enamorado...

Enviado por mayte78  Seguir

Hay un pájaro enamorado,
que siempre cantando está,
nos canta por la mañana,
por la noche,
y en la madrugá,...
su amada, ….. no se despierta,
se despiertan las demás,
no sé,... en qué rama duerme?
con aires de libertad,
con ese trino tan fuerte,
despierta a la vecindad,
y a su amada, le dice:
… venga despierta ya !
soy un pájaro enamorado,
y no dejaré de trinar,
hasta que estés a mi lado,
volando en libertad.













75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

EL EXTRANJERO

Estuve entre los míos y los míos no me conocieron,
procuraron borrarme y oscurecerme, me quisieron
negar el breve amor del mundo, el corazón libre
y abundoso. Familia, yo os odio, como al espejo
que me refleja deforme o engañado. Familia:
vuestra felicidad está hecha de halago y de silencio,
dulzura y cobardía. Mi alma se afiló con vuestro
roce, pero no pudo alumbraros con su luz. Yo me alcé
con mi amor contra toda tiranía, me robé una criatura,
amada e imperfecta como la patria. Desde hoy
en parte alguna soy extranjero. Yo la recibí
opaca y deslucida, pero la frotaré con mi alma
para que brille, para verme al fin como soy:
Sé que soy un mendigo, a los treinta años de mi edad.
Orgulloso como un mendigo, pobre pero libre.

Autor del poema: Ernesto Mejía Sánchez

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Mira dentro

Enviado por alex-karpouzos  Seguir

Viniste a este mundo con suficiente luz

para encontrar la salida de la oscuridad,

suficiente bondad para salvar un alma,

suficiente amor para cambiar un planeta.

No te preocupes,

estas equipado

con todo lo que puedas necesitar.

Mira dentro,

estás empapado de magia.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

CANCIÓN DEL PIRATA

Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín:
bajel pirata que llaman
por su bravura el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa
y allá a su frente Stambul.

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío,
ni tormenta, ni bonanza,
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

«Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

«¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!

«Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra:
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

«Y no hay playa
sea cual quiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

«¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!


«A la voz de «¡barco viene!»
Es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar:
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

«En las presas
yo divido
lo cogido
por igual:
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.
«¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!


«¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río:
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna antena,
quizá en su propio navío.

«Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.
«¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!


«Son mi música mejor
aquilones;
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

«Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado.
Arrullado
por el mar.

«¿Qué es mi barco? Mi tesoro.
¿Qué es mi Dios? La libertad.
¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento!
¿Mi única patria? ¡La mar!

Autor del poema: José de Espronceda

71.43%

votos positivos

Votos totales: 28

Comparte:

Semilla de libertad

Enviado por antajuga  Seguir

Volteo las paginas de la esclavitud,
Rompiendo racismo de libertad,
Hermosa conquista de verdad,
Lejos pero juntos en una sola esencia,

Mirada temible hacia opresor,
Camino flexible hacia la gloria,
Raiz inmaculado de fortaleza,
Fresco aire sin voz en lenguas,

Creacion de dual sentimientos,
Toda poderosa alma libre de su caparazon,
Despierta y liberate del pasado,
El tiempo existencial desparece,
Y aquel corazon encadenado,
risueño de aventuras.

by #Lux_Fer

66.67%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

SONETO A LA LIBERTAD

No es que a tus hijos, de pupilas lacias
que apenas su congoja admiten ver
y mentes que prefieren no saber,
yo ame -es que el rugir de tus Democracias,

tus reinos del Terror, tus Anarquías
cual mar reflejan mi animosidad
y a mi ira un hermano dan- ¡Libertad!
sólo así tus dísonas melodías

llorando alegran mi alma, ya los jueces
todos, a mal de látigo y andanadas
robasen a los pueblos sus derechos

que no me inmute -y a pesar de los hechos,
los Cristos muriendo en las barricadas
sabe Dios que estoy con ellos, a veces.

Autor del poema: Oscar Wilde

66.20%

votos positivos

Votos totales: 71

Comparte:

LA LIBERTAD

Es la razón de nuestra vida,
dijimos, estudiantes soñadores.
La razón de los viejos, matizamos ahora,
su única y escéptica esperanza.
La libertad es un extraño viaje.
Son las plazas de toros con las sillas
sobre la arena en las primeras elecciones.
Es el peligro que, de madrugada,
nos acecha en el metro,
son los periódicos al fin de la jornada.
La libertad es hacer el amor en los parques.
Es el alba de un día de huelga general.
Es morir libre. Son las guerras médicas.
Las palabras República y Civil.
Un rey saliendo en tren hacia el exilio.
La libertad es una librería.
Ir indocumentado.
Las canciones prohibidas.
Una forma de amor, la libertad.

Autor del poema: Joan Margarit

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

PORQUE RESULTA QUE SOY LIBRE

Todos conspiran para hacerme libre
Yo intenté sumarme a sus argumentos
pero había muy Pocas actitudes
y yo necesitaba bastantes
El abandonar a la muchacha adorable
no fue idea mía
pero ella se quedó dormida en la cama de alguien
Ahora más que nunca
deseo tener enemigos
Vosotros que florecéis
en el fácil mundo del amor moderno
tened cuidado conmigo
porque he desarrollado una terrible virginidad
y al encontrarse conmigo
todos aquellos que hayan sobrepasado el beso
perecerán sumidos en la vergüenza
con verrugas y pelos en las palmas de sus manos
Ya va siendo hora de que nuestros mejores hombres mueran
en el error y la iluminación
Moisés vigilando
David en su casa de sangre
Camus junto al río
Mis nuevas leyes favorecen
no el satori sino la perfección
por fin por fin
los judíos que van
demasiado lejos en el Sabbath
serán lapidados
Los católicos que blasfemen
sufrirán la electricidad aplicada
a sus genitales
Los budistas que adquieren propiedades
serán aserrados por la mitad
Los malos protestantes
tienen gobiernos
para hacerles la vida imposible
¡Ah! el universo vuelve al orden
Los nuevos rascacielos de Montreal
se chulean de los aparcamientos
como los ganadores de un concurso de higiene
una suite de encendidas ventanas aquí y allá
como una Banda de Primera Clase
otorgada como premio a una limpieza esmerada
Una muchacha que conocí
duerme en alguna cama
y de todas las cosas bonitas
que podría decir digo ésta
veo su cuerpo desconcertado
por las impresiones de las bocas
de todos los besos de todos los hombres
que ha conocido
como un piano arrabalero
anillado por años de vasos de cocktail
y mientras ella se da cuenta y tintinea
en la encantadora vieja y pecaminosa danza
yo camino bajo
la rubia lluvia de noviembre
castigándola con mi felicidad

Autor del poema: Leonard Cohen

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Caballito blanco

Enviado por mayte78  Seguir

Adorable caballito,
mi caballito blanco,
belleza del alma,
lleno de fuerza,
de sentimiento,
con alas de libertad,
libertad inmensa,
tu vienes a mí,
y me das fuerza,
que belleza,
que ternura,
que luz,
Llevan tus alas blancas,
de libertad, y esperanza.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 22 Poemas de libertad

Añade tus comentarios