LLUVIA 

Toda la tarde llovió, y luego
semejante poder cayó de las nubes
en un hilo amarillo,
autoritario como se supone que es Dios.
Cuando golpeó el árbol, el cuerpo de ella
se abrió para siempre.

Autor del poema: Mary Oliver

72.27%

votos positivos

Votos totales: 119

Comparte:
Añade tus comentarios