LOS FUGITIVOS INMÓVILES 

Los jueves por la tarde, en el penal, los presos
es de rigor que laven sus tremendos vestidos:
asfixiantes camisas, pantalones obesos,
en públicas colectas para ellos recogidos.

Tienden, pues, las camisas crucificadas...
Y al fingir que se fugan los pantalones
cuando los mueve el viento en la madrugada,
de envidia mueren sus dueños en las prisiones.

Autor del poema: Manolo Cuadra

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios