A LUCRECIA, QUE LLEVABA UN RELOJ EN SU SORTIJA DE CASADA 

Vierte el tiempo, Lucrecia, en esa copa
que acabas de llenar hasta los bordes
y que él levantará, como un trofeo,
brindando por tu amor. Que él envejezca
y no tú. Que se dé cuenta de todo
y no pueda hacer nada, que el veneno
del tempus fugit corra por sus venas
y le devore el cuerpo y el espíritu.
Y cuando en la sortija ya no quede
rastro de tiempo, lléname la boca
con el néctar sin horas de tus labios.

Autor del poema: Luis Alberto de Cuenca

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
Añade tus comentarios