NUEVA YORK 

Los incrédulos repetirán
-una y otra vez-
tu nombre,
como lo hago yo
en esta noche de turbia embriaguez
en que admiro tu belleza de tigre,
tu lumbre de ramera,
tu orfebrería invernal,
las huellas que fosforecen
sobre el ávido asfalto.
Nada en tí es dulce,
nada calienta,
ni siquiera la temporal luz del sol
reflejándose en el agua.
Hechicera,
orgullosa ciudad de alas negras,
de fantasmales y nocturnas geometrías,
un duro mar acecha
tu corazón de piedra.
El latigazo de la locura
te inventa diariamente
-Nueva York-
perpetua ciudad del miedo,
más,
en algún lugar
las lágrimas empañarán tu espejo
mítica ciudad,
soberbia,
mientras me enamoras esta noche,
me engulles
en tu acuario opulento
de peces anhelantes.

Autor del poema: Carmen Matute

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:
Añade tus comentarios